El turismo local se ha convertido en un importante factor de desarrollo socioeconómico regional. La provincia de Buenos Aires, es una de las áreas más beneficiadas por este tipo de actividad, ya que posee gran variedad de ecosistemas. A pesar del enorme crecimiento de las localidades, hay muchos pueblos que continúan desconocidos u ocultos. En este caso, La Rica es uno de esos sitios en donde la tranquilidad reina y esto lo vuelve en un plan ideal para salir del caos de la ciudad

Ubicado dentro del partido de Chivilcoy y a unos 20 kilómetros de la ciudad cabecera del distrito. Llegar desde la Ciudad de Buenos Aires es muy fácil, ya que se ubica a poco más de dos horas (172 kilómetros) en vehículo. Se debe tomar la Autopista 25 de Mayo hasta la intersección con la Autopista Perito Moreno que luego se transforma en Autopista Acceso Oeste. A la altura de Luján, se debe doblar por la Autopista Luján-Bragado hasta el cruce con la Ruta Provincial 30 que conduce a la entrada de La Rica. 

La historia de este pueblo se remonta a principios del siglo XIX. Lo primeros habitantes del sitio se establecieron  en la zona aledaña al Arroyo Las Saladas y la Cañada la Rica. Luego, poco a poco, llegaron familias ricas de la época que construyeron sus casas de vacaciones o fin de semana. La más importante fue la de Manuel López que establece la estancia "La Rica".

Desde la creación de dicha casona, se la tomó como referencia del paraje y luego como nombre de la localidad. Inclusive, Manuel López, fue uno de los primeros intendentes de la municipalidad de Chivilcoy. Este sitio tuvo mucha relevancia a nivel regional, esto hizo que se construyeran dos estaciones de tren dentro de sus límites. Por un lado, se encontraba la perteneciente al Ferrocarril Belgrano y la otra a la Línea Sarmiento

Hoy se pueden visitar las viejas estaciones. 

En 1977 el pueblo comenzó a disminuir en población debido a la cancelación de ambos servicios de tren. Muchas casas fueron abandonadas y por eso hoy parece un pueblo detenido en el tiempo. Actualmente, solo posee 150 habitantes, pero mucho atractivo para los turistas. 

Es una zona agrícola ganadera, donde están los mejores campos del partido. Sobre la calle principal, se pueden encontrar las casas más viejos, algunos comercios, la escuela, el dispensario, el club social, la pequeña parroquia y la plaza que es bien rural repleta de frondosos árboles

Es un lugar sumamente tranquilo. 

El principal atractivo turístico es la Estancia La Rica, que fue construida en 1851 y fue la que le dio el nombre oficial al pueblo. Al pasar el tiempo, continúa teniendo el mismo aspecto. Allí, funciona un hotel con todas las comodidades para ser visitado tanto en verano como en invierno. 

Cuenta con 500 hectáreas y entremezcla la tranquilidad y la tradición de familia. Lo principal es la vieja casona de estilo colonial, rodeada de largar galerías techadas, aljibes, pérgolas y enormes jardines que tienen especies de la zona. El lugar aun conserva el mobiliario de época. Los que ya conocen el paraje, aseguran que la estadía en este sitio es un viaje al pasado. 

La casona está rodeada de jardines muy pintorescos. 

En La Rica se pueden hacer caminatas, cabalgatas, paseos en carruaje, avistaje de aves autóctonas de la región y actividades rurales. Además, se ofrecen alquileres de bicicletas para recorrer el sitio de otra manera. 

La gastronomía es bien tradicional y se pueden encontrar muchos puestos de venta de fiambres y quesos caseros. Además, se pueden disfrutar de otros platos como asados, tortas fritas, pastelitos y más. 

La Rica ofrece muchas actividades relacionadas con el campo.