Pasan los días en el calendario 2022 y el año se va quedando sin feriados, pero los argentinos todavía tienen varias oportunidades para desenchufar de la rutina y disfrutar de una escapada cerca de casa. Desde la pandemia, los porteños volvieron a disfrutar de los pueblos y parajes de la Provincia de Buenos Aires, pero hay un destino imperdible que nos obliga a mirar hacia el mar.

Se trata de la Isla Martín García, ubicada en pleno delta bonaerense. El territorio, perteneciente al partido de La Plata, se encuentra cerca de la desembocadura del río Uruguay, muy cerca de la isla Timoteo Domínguez, que pertenece al país limítrofe, y está poblada por apenas 180 habitantes. Sin embargo, se llena de actividad gracias a su riqueza turística.

 

Qué hacer en la isla Martín García

 

Comida, bebida, historia y naturaleza se ofrecen en la isla Martín García.

 

La conocida isla, bautizada por el español Juan Díaz de Solís en honor a un miembro de su tripulación que murió en altamar, sirvió como un enclave militar durante la era colonial gracias a su excelente posición. Hoy en día, a pesar de funcionar como una reserva natural bajo la dirección del gobierno provincial, vestigios de su tiempo como base todavía pueden ser vistos (y fotografiados) por aquellos que la visitan.

La isla es para recorrer a pie, las caminatas son fáciles y accesibles. Los turistas pueden caminar por un sendero que la circunda junto a la costa y pasa por los puntos más interesantes como el barrio Chino, el Parque a los Héroes, el cementerio (creado por Domingo Faustino Sarmiento para llevar a las víctimas de la epidemia de fiebre amarilla de principios de 1870), el faro y la pista de aterrizaje.

 

 

 

 

 

Los visitantes que viajan a la isla Martín García llegan atraídos también por la historia, los misterios y las personalidades que pasaron por allí. Por ejemplo, el escritor Rubén Darío encontró en este entorno la tranquilidad necesaria para recuperar su salud, y en la antigua cárcel que funcionó hasta mediados del siglo XX, estuvieron detenidos cuatro presidentes nacionales: Hipólito Yrigoyen, Marcelo Torcuato de Alvear, Juan Domingo Perón y Arturo Frondizi.

Caminando se pueden apreciar las galerías formadas por ceibos, tipas y jacarandás, o una zona costera en la que se destacan coronillos y juncos en convivencia con diferentes ecosistemas. También es un paraíso natural para más de 250 especies de aves, entre las que se destacan picaflores, horneros, garzas y lechuzas. Finalmente, no hay que abandonar la isla sin haber visitado antes sus playas; la mayoría agrestes y solitarias.

 

Cómo llegar

 

Impactantes paisajes esperan en esta escapada bonaerense.

 

La isla está ubicada en pleno Delta bonaerense, a aproximadamente 33 kilómetros de Tigre y a unos 4 kilómetros de la costa uruguaya. Se puede acceder a través de excursiones que parten desde la Estación Fluvial de Tigre o Puerto Madero, o bien en lancha privada.

El método más popular es la empresa turística Sturla, que ofrece una excursión de un día por la isla que incluye almuerzo y visita guiada. Las salidas se realizan sábados, domingos y feriados a las 9 desde la Estación Fluvial de Tigre, para regresar al continente a las 19:15, aproximadamente. El trayecto fluvial tiene una duración de poco más de dos horas.

Ver comentarios