A menos de 120 kilómetros de Capital Federal, la localidad de Gobernador Andonaegui se presenta como una interesante opción para elegir una escapada de fin de semana, con un lugar accesible geográfica y económicamente, y con una rica historia gastronómica y natural.

Ubicada al norte de la provincia de Buenos Aires, y parte del distrito de Exaltación de la Cruz, Gobernador Andonaegui nació como una estación ferroviaria ubicada en la localidad homónima, ramal construído por el Ferrocarril Central Córdoba que unía Retiro con La Quiaca a través del tren denominado Cinta de Plata. 

 

Esta estación fue habilitada en 1912 y recuerda a un gobernador español del siglo XVIII que sofocó una rebelión de los indios guaraníes en Las Misiones. Actualmente, la estación se encuentra en ruinas y sin carteles nomencladores, pero pasar por las zonas aledañas trae recuerdos de sus mejores años.

En su momento, supo ser el centro de atracción turística. Hoy lo mejor que queda de él son los hermosos túneles de árboles que bordean las vías del tren, una de las características principales del paisaje.

Los túneles vegetales de Gobernador Andonaegui son uno de los atractivos turísticos del lugar (Foto: Facebook).

Visita obligada: La Pulpería los Ombúes

La Pulpería los Ombúes es considerada una de las más antiguas de la pampa y muchos afirman que del país. No solo eso, sino que con sus más de 200 años es la más antigua en la Cañada. Si bien se desconoce la fecha exacta de su fundación, se sabe que fue la posta obligada para las carretas que se dirigían a la Cañada de Romero.

Al dirigirse hacia la Pulpería los Ombúes, dos viejos ombúes delatan la cercanía del antiguo lugar. La composición externa e interna del local denotan sus dos siglos de antigüedad: hay banquetas de paja y madera, un viejo mostrador con reja como se usaba en las pulperías de antaño, sus paredes decoradas con fotos y recuerdos, una nota publicada en el Buenos Aires Herald, mención de La Asociación Pro Memoria de Capilla del Señor, publicidades antiguas, etc. 

Se estima que la Pulpería Los Ombúes tiene mas de 200 años (Foto: gentileza conocelaprovincia)

Detrás de la reja, Elsa Insaugarat, descendiente de vascos franceses, atiende en el boliche que perteneció a su padre Don Luís, y antes a su abuelo, Francisco. Su familia lleva en el lugar más de 100 años.

La Pulpería está siempre abierta, menos en un momento específico: en el horario de la siesta. Los visitantes podrán encontrar fiambre cortado a cuchillo y un buen Fernet con Coca, que ya son un clásico del lugar.

El fiambre cortado a cuchillo y el Fernet con Cola son las especialidades de la Pulpería Los Ombúes (Foto: Twitter).

El local es concurrido por la gente de los campos aledaños, algunos aún llegan a caballo y otros en camionetas, donde pasan el rato charlando entre amigos y vecinos.

En sus comienzos, los domingos solía tocar una orquesta, mientras los paisanos bailaban al ritmo del pasodoble; había carreras de sortijas y partidas de taba, y un redondel trazado con palo duraznillo para las riñas de gallo.

Ver comentarios