Algunos dicen que los milagros o apariciones existen y otros descreen totalmente de eso, lo cierto, es que una mujer de la localidad cordobesa de La Carlota, dijo haber visto una imagen de Jesús en el vidrio trasero de su auto; después de sacarle una foto, que se viralizó y por ende, hubo reacciones de todo tipo.

Belén Sbarbatti vive en dicha ciudad ubicada en el sur de la provincia, y tuvo un "encuentro particular" la semana pasada, en la cual la mujer fue testigo de un “milagro”: le apareció la imagen de Jesús en el vidrio trasero de su auto.

 

Tras fotografiar la imagen en el vidrio, la mujer publicó el hecho en su cuenta de Facebook“Esto que me pasó me llena el alma”, comenzó explicando la mujer, que remarcó que no es de postear contenido en redes, además, Sbarbatti relató que iba a tirar basura una mañana cuando una luz y un reflejo le llamaron la atención.

“Lo que veo es una imagen de Jesucristo. Lo llamo a mi hijo para preguntarle si él había puesto o pegado algo y viene a verlo y los dos nos quedamos helados. Es una mezcla de alegría que no para en mi pecho, estoy feliz”, explicó la vecina. De acuerdo al sitio El Puntal, la joven sacó fotos y se las envió a dos amigas suyas que estudiaban catequesis, que “se quedaron impresionadas”.

Sin explicación

La impresión de Sbarbatti llegó a tal punto que tuvo que contactarse con el párroco Jorge Basso, cura de la zona, que se acercó a la casa de Belén, vio la imagen y se quedó pasmado. Basso reconoció que lo ocurrido “es algo extraordinario, al menos curioso, una bendición” y que no encuentra una explicación lógica, ya que el cristal no parece haber sido modificado de manera artificial.

“Rezamos y él bendijo el auto. Hasta hoy (jueves) no se ha borrado y eso que lo hemos lavado, le hemos pasado alcohol y quitaesmalte, pero nada, sigue ahí la imagen”, explicó Belén. El único posible antecedente era una calcomanía que tenía el dueño anterior del auto, pero este descartó esa posibilidad y remarcó que “no tenía nada que ver con el Cristo que se ve ahora”.

 

“El fenómeno es una manifestación que se podría considerar más privada, que le ocurrió a esta familia y puede tratarse de un mensaje para ellos. El resto de la gente no está obligada a creer, puede hacerlo o no. Es algo a lo cual no se puede dar una explicación”, cerró el sacerdote.

 

Ver comentarios