María Rosa Fugazot es una de las actrices más apreciadas por el público argentino, ya que fue parte de numerosos éxitos televisivos, teatrales y cine, además, compartió escenario y amistades con grandes figuras del espectáculo nacional e internacional. A pesar de su vasta trayectoria y que supero todas las pruebas que se le presentaron en la vida, la referente actoral asegura que su jubilación no le alcanza para vivir e incluso continúa trabajando para subsistir

Nació en Vicente López el 20 de diciembre de 1942, pero vivió gran parte de su niñez en un departamento ubicado en las cercanías de la Casa Rosada. No hay dudas que el arte corría por sus venas, ya que sus padres: Roberto Fugazot y María Esther Gamas eran reconocidos actores y cantantes. Además, tenía una hermana mayor llamada Diana, que era hija de su progenitor con otra mujer. Debido al trabajo de ambos, desde muy chica se acostumbró a caminar los escenarios, se rodeó de intérpretes muy importantes y aprendió actuar. Si bien su sueño era ser médica forense, su padre le insistía para que sea arquitecta, pero el destino la llevo a seguir la pasión de sus papás.  

María Rosa siempre fue muy compañera de sus padres. 

Una larga carrera como actriz 

Cuando aún era una jovencita, les toco pasar un momento muy difícil en familia. Estaba yendo a tomar el colectivo en la cercanía de Plaza de Mayo, cuando una bomba explotó a 100 metros de donde estaban. En aquel entonces no sé sabia que estaba pasando, pero con el pasar de los dramáticos minutos descubrieron que los aviones de la Fuerza Aérea Argentina estaban tratando de derrocar al presidente de aquel entonces, Juan Domingo Perón. Luego de correr entre un gran tumulto de personas, llegó a su casa toda ensangrentada, pero no con su sangre, sino que con ajena. 

Finalmente, su comienzo como actriz fue en el musical tanguero de "Francisco Canaro" donde su mamá era parte del elenco estable de artistas. De pasar tanto tiempo allí, se sabía perfectamente el libreto de memoria y asimismo, hacía danza desde los 8 años y por eso, una tarde le pidió al director salir a escena a escondidas de su padre, quien no quería que estuviera en un musical de ese estilo. Pese a los impedimentos, ella se presentó con solo 15 años arriba del escenario. En ese ambiente artístico, conoció a su primer amor, Narciso Ibáñez, quien era hijo del actor Ibáñez Menta.

A los 15 años, Fugazot ya era una vedette consagrada. 

Si bien nunca se dudó de su talento, sus primeros años de profesión fueron muy duros porque sus compañeras de elenco "le hicieron pagar derecho de piso". Cuando tenía 17, ocurrió un hecho que le marco para siempre la vida, las bailarinas le pusieron pedazos de vidrio en el maquillaje que usaba. En aquel momento, la salvo una amiga chilena que había visto que le había hecho. También aseguró en muchas entrevistas que la empujaron dos o tres veces y le hacían malos comentarios

Los comienzos de Fugazot fueron en teatro, pero para 1966 le llego la gran oportunidad de debutar en cine con un pequeño papel en "Las locas del conventillo". Luego, en 1967, se unió al elenco de "Operación Ja-Já", producido por los hermanos Hugo y Gerardo Sofovich. Alli tuvo la posibilidad de actuar con grandes cómicos como Fidel Pintos, Vicente La Russa, Juan Carlos Altavista, César Bertrand, entre otros. Asimismo, protagonizo distintos proyectos con Alberto Olmedo y Jorge Porcel (a quienes conocía desde los 12 años porque eran amigos de sus pasres). Además, compartió pantalla con Susana Giménez y Julio de Grazia, y muchas otras figuras queridas del país. Dentro del ambiente artístico era conocida como "La princesa de Bebán", debido al gran cariño que se tenían entre ambos. 

Desde que inicio su carrera en 1959 hasta hoy en día, no ha dejado de trabajar. En sus más de 6 décadas como actriz, ha sido parte de éxitos de todos los tipos. Se pueden destacar programas de televisión como "La peluquería de don Mateo",  "Durmiendo con mi jefe", "Los Roldán" y "Culpables". También se destacó en obras teatrales, algunas de ellas son "El jardín de los cerezos", "Espíritu travieso", "Locos de verano" y "La casa de Bernarda Alba". En cuanto a la pantalla grande, se pueden señalar films como "Los superagentes contra los fantasmas", "El rey de los exhortos", entro otros. 

Fugazot fue amiga de los grandes capocómicos de Argentina. 

Un presente económico difícil 

Según contó la actriz en distintas entrevistas, se ve imposibilitada de dejar de trabajar a los 78 años porque con la jubilación que cobra no le alcanza para vivir. “Yo nunca me quedé con la jubilación, si hubiera tenido que vivir de mi jubilación, me suicido”, sostuvo Fugazot luego de confirmar que gana la mínima. También dijo que le da mucha tristeza no poder pagar un alquiler a esta altura de su vida.

Actualmente, está actuando en la obra "La chica del sombrero rosa" en el Teatro La Casona y está por comenzar con "Mi suegra o yo" una comedia junto Alberto Martin, Kitty Locane, Matias Santoiani, Adriana Brodsky, bajo la dirección y producción general de Aldo Funes. Asimismo, recientemente terminó de filmar la serie "Nada" con Robert De Niro y el Beto Brandoni. Aún no se sabe cuando se estrenara la ficción, pero fue un gran proyecto que la emociono mucho. 

En cuanto a su vida personal, César Bernard fue el gran amor de su vida. Con él estuvo casado y padres de su único hijo, Rene Bernard, quien actualmente también es actor y director. Tras muchos años de convivencia y cariño, el actor sufrió un cáncer que terminó con su vida y desde ese entonces está sola (ya han pasado más de 20 años desde el fallecimiento). María Rosa tiene dos nietos: una nena llamada Sofía y un varón llamado Franco. Ambos niños son su motor en estos momentos difíciles en los que no se puede dar el lujo de disfrutar los logros que cosecho en su vida. 

Ver comentarios