Hay veces en las que las autoridades fomentan medidas para controlar la población de animales en un lugar determinado. Sin embargo, un intendente les envió un ultimátum a los vecinos en cuanto a sus perros. Rápidamente se viralizaron los dichos y fueron repudiados por organizaciones proteccionistas.

Se trata de Ricardo Moccero, actual jefe comunal del partido de Coronel Suárez, quien anunció que una camioneta municipal va a empezar a levantar a los perros que encuentren sueltos en  la calle y que sus dueños “no los van a poder recuperar”. Los caninos tendrán un destino seguro de perrera e incluso adelantó que si estas no alcanzan tendrán que construir más.

Ricardo Moccero aseguró que "se van a habilitar más caniles y no van a quedar más en la calle"

La medida se tomó en base a un caso en donde dos perros de raza dogo atacaron a un nene en el barrio de Güemes y recibió sendas heridas en el cuerpo. Esto no termina aquí, porque una vez  fueron trasladados a la veterinaria local, mordieron a dos empleados. Luego de esto,  trascendió que también habían atacado a un repartidor de boletas de la Cooperativa Eléctrica de San José. Todos estos antecedentes llevaron a que ambos perros fueran sacrificados

“Estamos habilitando un ente descentralizado, una camioneta con dos personas, un número de teléfono para que los vecinos llamen donde vean perros en la calle. Se van a habilitar más caniles y no van a quedar más en la calle. No larguen más los perros a la calle porque no los van a volver a ver, ni siquiera vamos a permitir que lo saquen de la perrera“, indicó el intendente en declaraciones radiales.

El jefe comunal fue tajante: "no vamos a permitir ningun perro en la calle".

Además, agregó que “no pasa por castrarlos o no castrarlos”, y que “se está haciendo un trabajo a fondo, no vamos a permitir ningún perro en la calle, se va a cargar de inmediato”.

En adición explicó los motivos de la nueva medida. “Es la única manera que encontramos para que la gente tome conciencia de que no puede haber perros en la calle. Mucho menos la gente que los ve y les da de comer. El tema nos hartó y no pasa solamente por castrarlos: esto se va a cortar, lo aseguro, porque vamos a actuar con rigor”.

“Los perros van a ir a la perrera, y si no hay caniles los hacemos, pero no vamos a dudar de llevar cualquier perro que esté en la calle, no importa la raza, no importa nada”, finalizó Moccero.