L-Gante es uno de los jóvenes cumbieros que más rápido ascendieron a la fama en lo que va del año tras una seguidilla de canciones que lo posicionaron en los principales charts del mundo. Sin embargo, no todo es brillo y colores en la vida del creador de la “cumbia 420”.

Los escándalos y las portadas de noticias que hablan despectivamente de su vida íntima no cesan desde que el ídolo de General Rodríguez la pegó en la industria de la música, y los ataques de los detractores no solo impactaron directamente contra su persona, sino también contra su familia.

Así se encargó de informarlo recientemente en sus historias de Instagram la pareja de Elián Ángel Valenzuela -como se llama realmente el cumbiero-, Tamara Báez. La joven contó  a sus seguidores que tras las amenazas y críticas que recibió en los últimos días, su novio tuvo que contratar un custodio privado para que pudiera salir tranquila de su casa con la bebé de ambos, Jamaica.

La respuesta de la novia de L-Gante sobre su seguridad y la de su bebé.

Todo comenzó cuando un usuario de esa red social le sugirió que no saliera sola a la vía pública, a lo que Báez le contestó con la reciente determinación que tomó la pareja para cuidar a su hija.

“Dejá de andar en la calle sola que están pasando cosas horribles”, recomendó el internauta, y ella le respondió: “Muchos me mandaron esto, tranqui que ando con seguridad, gente. A mi beba la cuidamos re bien”, determinó Tamara.

La publicación de la empresaria causó un gran revuelo en las redes sociales, sobre todo después de las capturas de pantalla de las críticas e insultos que recibía por chats que compartió en sus stories.

“Amiga, tenés una banda de seguidores, pero siempre vas a ser una cabeza, la increpó una mujer poco tiempo atrás a Báez por privado, a lo que ella simplemente respondió: “No te digo nada porque soy buena, cuídate”, manteniendo los cavales.

Sin embargo, la detractora continuó atacándola con feroces insultos: "Yo no tengo nada de cabeza. Soy gorda, pero voy a la universidad. ¡¡¡No como vos que no sabés ni hablar!!! Negra pata sucia”.

No obstante, una vez más, de forma moderadora, Tamara contestó con altura y se refirió a la mujer de la siguiente manera: “¿Por qué te molesta como hablo? Soy una piba de barrio y me muestro como soy. Terminé la escuela con 22 años, soy mamá y pienso seguir estudiando. Tengo la posibilidad de no estudiar nada y puedo generar mucha plata igual", sentenció reivindicando su manera de vivir pese a las críticas.