Probablemente, de todas las manchas posibles con las que podés ensuciar tu ropa, la de aceite sea la que más batalla da a la hora del lavado. Si arruinaste ese pantalón que te quedaba perfecto y que ahora tienen una desagradable aureola, seguro creías que no saldría con nada y que estaba arruinado para siempre. En esta nota, te revelamos los principales tips para que puedas poner en acción y que tu prenda favorita quede perfecta para volver a darle uso. 

Inicialmente, lo más importante de todo es actuar rápido. Nada de ensuciar esa prenda preciada y que quede durante días hecha una pelota en el cesto de la ropa sucia. Si querés que estos consejos funcionen, la rapidez determinará en gran parte el resultado.  

 

 

También es de suma importancia que leas atentamente la etiqueta de tu prenda, para saber si tiene alguna especificación puntual, ya que cada material tiene sus particularidades que los tips generales no prevén.

Por otro lado, hay una regla prácticamente “de oro”: no añadirás agua a una mancha de aceite. Quizás no muchas personas lo saben, pero se trata de un líquido hidrofóbico, lo que quiere decir es que rechaza las moléculas del agua, por lo que mojar la mancha empeorará el panorama y la hará más grande.

Eso sí, podés poner un cartón para que la mancha no traspase a otras partes de la prenda y eliminar el exceso de aceite con una servilleta de papel absorbente, apoyando y presionando suavemente, sin frotar, preparando el terreno para poner manos a la obra.

Tips para sacar manchas de aceite o grasa a la ropa

  • Polvos de talco

Es una solución que pasa de generación en generación y no pierde efectividad. Podés utilizar este primer tip en tus prendas más delicadas, como las confeccionadas con seda. Posteriormente a retirar el excedente de aceite con una servilleta absorbente, ponele suficiente talco a la mancha y dejalo actuar durante cinco minutos. Cuando haya pasado ese tiempo, limpiá suavemente el excedente y envía tu prenda al lavarropas normalmente. 

  • Alcohol

Seguramente te sobró algún resto de alcohol etílico de tu spray de manos contra el Covid-19. Con este sencillo truco, vas a poder aprovecharlo de forma muy útil. Si manchaste tu remera favorita con aceite, no te preocupes: tirale un “chorrito” de alcohol encima a la mancha y dejalo actuar durante algunos minutos. Después, llená un balde con agua de fría a tibia mezclada con detergente y dejá la prenda en remojo durante algunas horas. Luego solo tenés que echarla al lavarropa y que la máquina haga lo suyo.

El detergente lavavajillas es un potente tensoactivo aficaz contra las manchas de grasa.
  • Detergente líquido para la ropa

Sigamos con lo obvio. Si bien se trata del mejor aliado a la hora de resolver manchas difíciles, no se trata solo de arrojar la prenda a la máquina y listo. Deberás tomarte unos minutos adicionales si querés que esa mancha odiosa de choripán se despida para siempre de tu jean. 

El jabón líquido para la ropa es un producto tensoactivo o surfactante, lo que significa que tiene la propiedad de mediar entre el agua y el aceite para que se mezclen y se pueda limpiar.  

Pero para ello, vas a tener que hacerte de unos minutos extras: con la prenda seca, tirale unas gotas de tu jabón líquido habitual y dejalo actuar durante algunos minutos. Luego refregá una parte con otra y, ahora sí, tirala adentro de la máquina.

El bicarbonato es un químico altamente efectivo para quitar manchas de aceite de la ropa.
  • Jabón de lavavajillas

Podés repetir el mismo procedimiento anterior pero con tu detergente de platos de siempre, ya que también es un potente tensoactivo. Ambos tendrás la habilidad de ayudarte con esas manchas que ya tienen algunos días y son más rebeldes. También podés hacer lo mismo con el jabón neutro o “blanco”. Siempre se recomienda dejar en remojo en un balde antes de meter la ropa en la máquina de lavar.

  • Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un químico altamente efectivo para sacar manchas de aceite o grasa de los tejidos. Como en los tips anteriores, primero retirá el excedente de aceite con una servilleta y colocá el bicarbonato sobre la zona afectada.

Será importante que lo dejes actuar durante varias horas, idealmente durante todo un día para aumentar su efectividad. Posteriormente, con cualquier cepillo suave, cepillá la zona delicadamente, rociá el área con una mezcla de vinagre y agua, frotá con jabón neutro o blanco y luego enjuagá con abundante agua tibia.

  • Tiza

Según varios especialistas, la tiza es un aliado eficaz contra las manchas de grasa o aceite en tus prendas. Podrás usarla en salpicaduras pequeñas y con un procedimiento similar a los anteriores. Para que sea efectivo, frota la mancha con la tiza y dejá que haga efecto durante varias horas, luego poné la prenda en remojo unas horas más ¡Y al lavarropas!

Ver comentarios