En las últimas horas, el Gobierno de la provincia de Salta recomendó no bañarse, pescar ni consumir agua y peces del río Pilcomayo, luego del colapso de un dique de colas en la ciudad de Potosí, en Bolivia, y el posterior derrame de sedimentos mineros en un afluente.

Esta recomendación preventiva fue realizada por las autoridades locales a la espera de que la Secretaría de Recursos Hídricos de Salta pueda extraer y analizar muestras del tramo del río, que va desde Hito 1 hasta el límite con la provincia de Formosa, Después de tener los resultados, esperan confirmar o descartar si hay material contaminante en el cauce del Río.

El derrame se produjo el 23 de julio pasado, cuando colapsó un dique de colas de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras (Fedecomin), que extraen minerales como plata y zinc de forma artesanal. Esa estructura colapsó a unos siete kilómetros de la ciudad de Potosí, según reveló el diario El Tribuno.

Tras esta situación, están trabajando de manera conjunta con el Gobierno Nacional, a través Subsecretaría de Planificación y Gestión Operativa de Proyectos Hídricos del Ministerio de Obras Públicas, y la Comisión Trinacional para el Desarrollo de la Cuenca del río Pilcomayo.

A priori, el objetivo de las autoridades es minimizar posibles complicaciones en el cuerpo de agua. En ese sentido, los voceros indicaron que espera que, en caso de llegar el material a la zona mencionada, sería entre el domingo 7 y el martes 9 de agosto, momento en el cual se tomarán muestras destinadas al estudio para establecer si el curso de agua fue contaminado en el tramo salteño.

Mientras tanto, la secretaría de Políticas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social de Salta intentan asistir a las comunidades de la zona. “Se entregaron cinco mil módulos alimentarios, principalmente, a familias originarias con niños de entre 6 meses a 7 años, embarazadas a partir del tercer mes, personas con discapacidad y adultos mayores”, informan medios locales.

 

Por su parte, Mauricio Romero, secretario de Recursos Hídricos de Salta, consideró que es posible que este incidente en suelo boliviano no afecte el cauce en territorio provincial: “Cabe considerar que los metales tienden a ser absorbidos en los sedimentos del río y extraídos de la fase acuosa”, destacó.

Y agregó: “Su llegada depende de la velocidad de arrastre de estos sedimentos desde la alta cuenca hasta nuestro territorio, que es de menor velocidad en esta época del año, por ser época de estiaje, y un elemento fundamental es contemplar también que el traslado no es lineal”.

Por último, los medios bolivianos se hicieron eco del derrame, que fue catalogado como de “gran envergadura” por el jefe de la Unidad de Medioambiente de la Alcaldía de Potosí, Juan Miguel Alemán. Además, se informó que se abrió un proceso judicial contra los autores de la contaminación. En tanto, desde la Gobernación de Chuquisaca admitieron que se sumarán al proceso penal y, además, promoverá otro proceso ante el Tribunal Agroambiental.

Ver comentarios