Unos días después del escándalo que provocó un tuit del dueño del local, cuestionando a quienes pagaron la consumición con la tarjeta AUH, se puso en venta el 50% del local. El posteo provocó una catarata de críticas en las redes sociales, que hicieron que Claudio Santorelli debiera disculparse. 

En la polémica publicación "No sabía que eran para comer en restaurante!!", escribió Claudio Santorelli, propietario del establecimiento La Parrillita, junto a una imagen donde se ve la tarjeta.

De acuerdo el desglose, la familia consumió 1 gaseosa de litro ($530), 1 milanesa ($730), papas fritas (3$90) y 1/4 parrillada ($2850). A eso se le debe sumar los 4 cubiertos ($400), por lo que la suma total dio un total $4900.

El repudio fue ta. que se puso a la venta el 50 por ciento del fondo de comercio de “La Parrillita”, el famoso restaurante ubicado sobre la calle principal de San Clemente del Tuyú. “Excelente local con fondo de comercio más que acreditado, calle uno, parrilla ‘La Parrillita’”, anuncia la publicación en una inmobiliaria de la localidad balnearia del partido de La Costa. 

El 50 por ciento del fondo de comercio pertenecería a Claudio Santorelli. “Local más fondo de comercio, llave en mano, ideal para inversor, rentabilidad comprobable”, agrega sin dar mayores descripciones sobre superficies o precios.

Mostrador
Los clientes pueden servirse las guarniciones a gusto en la parrilla de San Clemente.

Entre los comentarios de repudio, hasta la Revista y Editorial Sudestada le dedicó una dura reflexión: "Parece que los 'privilegiados', esos que tienen el derecho a disfrutar de ir de vacaciones, de cenar afuera con la familia y de darse gustos (comprarse celulares nuevos y zapatillas último modelo), se indignan cuando alguien de menos recursos accede a 'cosas de ricos'".

Incluso los clientes más fieles del lugar criticaron la actitud del propietario: "Mi restaurante favorito en San Clemente La Parrillita, que gracias a un exitoso plan de vacunación contra la Covid (HOY) tiene el boliche lleno, 'no sabe' que los pobres tienen derecho a estar de vacaciones", escribió la usuaria de Facebook Flavia Cartabia Groba.

“¡No tenés ética! Ese que cobra la asignación es tu cliente, te deja la plata y lo escrachás", comentó una persona.

Parrillita
El interior de la conocida parrillita en San Clemente del Tuyú.

“Esa persona sabe lo que hizo, bien o mal o no, era su prioridad y vos te burlaste, lo hiciste quedar para la mier... porque ejerciste tu poder de comunicación. ¿Quién es el deshonesto? (…) Dedicate a atender bien a tus clientes, ¡A TODOS!", le respondió.

La repercusión fue tal que Santorelli tuvo que salir a pedir disculpas y a desligar a sus socios del episodio, “Quiero pedir disculpas por la publicación que realicé hace unos días sobre el pago de una adición con la tarjeta de la Asignación Universal por Hijos de Anses. Esto no ocurrió en Don Venancio. Esta situación ocurrió en La Parrillita y soy el único responsable de la publicación”, escribió.

“Pido que no se involucre a mi socio o nadie que compone el equipo de negocios. Insisto soy el único responsable de la publicación”, agregó. Horas más tarde cerró su cuenta. Además, acudió a su abogado, ante el temor a posibles consecuencias legales. A esto se agrega la actual puesta en venta del local.