La escala que tomó la polémica de Wanda Nara y Mauro Icardi en las últimas semanas puede parecer impresionante, pero haciendo un poco de historia podemos darnos cuenta que las relaciones de los futbolistas argentinos siempre fueron leña para el fuego. Hace ya más de diez años, la lupa estuvo sobre Diego "el Cholo" Simeone, cuando se separó de su mujer Carolina Baldini en 2008.

Modelo, botinera y madre de tres, la morocha llegó a las tapas de todas las revistas cuando se filtraron sus fotos junto a Fabián Orlovsky, el modelo apodado como He-Man, exponiendo una supuesta aventura. Con la fama de su pareja, tal noticia le puso el mundo en contra, por lo que decidió refugiarse lejos de las cámaras. Este miércoles, por primera vez en 12 años, Baldini volvió a posar en una tapa para dar su confesión.

El presente de Carolina Baldini y la gran pregunta: ¿Por qué desapareció?

Luego del silencio, Baldini habló desde su casa en Tigre. (Cortesía HOLA)

Años después de la polémica separación, pero tan cómoda frente a la cámara como hace 12 años, Carolina Baldini habló con la revista HOLA y confesó su razón para alejarse de la fama: "Me sentí muy expuesta en un momento y decidí bajar el perfil por mis hijos. ¡Y gané en libertad y en tranquilidad! Cuando estuve en el 'Bailando…'  tuve una alta exposición y la sufrí. Ese programa disparó otras cosas y entré como un hámster en su rueda hasta que dije "stop" y chau. No hice más nada".

¿Qué hizo desde que se alejó de las cámaras? Según cuenta, dedicó mucho tiempo a convertirse en una "supermamá", dedicándose "ciento por ciento" a la crianza de sus tres hijos, Giovanni (26), Gianluca (23) y Giuliano (18): "Estoy muy orgullosa de los hombres que son, de su presente y de las mujeres que eligieron. Me emociona mucho ver cómo las tratan. Además, soy amiga de mis tres nueras, cero celosa", compartió de la relación con sus hijos.

La pandemia del coronavirus le trajo mucha pena en relación a su familia, dejándola incapaz de ver a sus niños, todos ubicados en Europa, por más de ocho meses durante el 2020. "Lloré, medité, no me saqué el pijama por días, pero como de todo caos siempre sale algo bueno, empecé a cranear un proyecto de moda con una amiga, Julieta. Y ahora estamos por sacar una línea de jeans, BAD (Buenos Aires Denim). Es una gran apuesta. Así que estoy muy dedicada a eso", compartió.

"Los futbolistas buscan modelos y las modelos buscan futbolistas"

Apodados los "Beckham argentinos" por su estilo de vida, Baldini y Simeone fueron una pareja estrella.

Mientras Baldini se tomó muy en serio su retiro del foco, procurando ni aparecer en fotos familiares, aún observa el mundo de la farándula con un ojo conocedor; según lo que ve, el mundo cambió bastante desde su tiempo junto a Simeone: "A nosotras no nos llamaban botineras. Yo me siento del lado de Claudia Villafañe, de Ana Laura Goycochea… Nosotras dedicábamos la vida entera a nuestros maridos, éramos unas geishas y no sé si estaba tan bueno porque dejábamos muchas cosas de lado", reflexionó. "Creo que hoy algunas chicas se encandilan con la luz del futbolista estrella. A mí nunca me gustó competir con mi pareja. Yo creo que lo ideal sería encontrar un equilibrio entre aquella época y esta", comentó sobre la actualidad de las botineras. "Era otro momento. No gastábamos en aviones privados, ni teníamos una colección de mil carteras. Salíamos de shopping, pero nunca al nivel que lo hacen hoy".

Carolina Baldini habló sobre sus proyectos, presente y relación con el amor. (Cortesía HOLA)

Para Baldini no hay explicación a la tendencia botinera más que "los futbolistas buscan modelos y las modelos buscan futbolistas. Es como un imán. Pero no sé si funciona tan bien". Por su parte ella no volvería al lado de un jugador, aunque no se arrepiente del tiempo compartido junto al "Cholo": "Hoy no podría estar ajustada a la agenda de otro, ni tampoco tengo ganas de que mi pareja se vaya tanto tiempo y estar sola".

En cuanto a su vida amorosa, Baldini confesó que no es amiga de las modernas apps de citas. Lejos de esperar conocer a alguien por Instagram, prefiere esperar a que el destino le presente a una pareja y no descarta la posibilidad de volver a casarse, aunque deja fuera de la mesa un cuarto embarazo.