Fama, pasión, amores y tragedia; la vida de Marixa Balli no siempre fue simple. Nacida como Marisa Laura Caballi, la cantante, modelo, vedette y actriz encontró la fama en el mundo de la música, el amor en los brazos de Rodrigo "el Potro" Bueno y la tragedia donde menos lo esperaba.

Para Marixa todo comenzó en 1990, cuando fue elegida como una de las Diosas del verano por el programa de televisión "Ritmo de la noche". La exposición trajo fanáticos, contratos y su primer CD, "Hola mi amor". Después de sumarse a "Las reinas de la bailanta" junto a la Bomba tucumana, Marixa apareció en el video musical de "La chica del ascensor" junto a Rodrigo Bueno, comenzando lo que todavía recuerda como el amor más grande de su vida.

La chica del ascensor, lo mejor y lo peor del amor

Los artistas se conocieron a través de su música, y estuvieron juntos 3 años.

Marixa Balli siempre dejó en claro que fue una de las mujeres más importantes para Rodrigo Bueno. En varias entrevistas contó que fue todo a primera vista y que la pasión los desbordó por completo. La cantante acababa de terminar su relación con Marcelo Tinelli, su segundo CD estaba en proceso y comenzaba a tocar el mundo del teatro con su primera producción veraniega, pero siempre tuvo tiempo para Rodrigo.

Fueron tres años de amor y, a pesar de haberse separado, la bailarina aseguró que quedó una gran relación entre ellos: "Creo que fui su gran amor. Duró lo que duró por un montón de cosas, por otras personas que… Pero yo puedo hablar de lo que él me decía hasta sus últimos días y me voy a quedar con eso".

Balli afirmó que Rodrigo escribió "Lo mejor del amor" sobre su relación con ella.

A pesar del romance de cuentos de hadas que Marixa recuerda, ella misma compartió los episodios más oscuros que vivió junto al cantante. En su aparición de PH: Podemos Hablar, contó como Rodrigo la dejó esposada a una silla por nueve horas para que no salga de fiesta con sus amigas: "Él era muy celoso y me dijo: mirá qué bien, ¿y adónde van? Vamos a ir a comer y después para acá y para allá, y mientras yo hablaba, yo que soy muy de gesticular, me agarró la mano -él con su metro noventa- y me dejó esposada".

"Lo que estás contando es lo peor del amor, no lo mejor", respondió Andy Kusnetzoff parafraseando el título de la emblemática canción sobre la que Marixa Balli se atribuye protagonismo. "No, eso es pasión", replicó ella. "Era una forma de juego, era amor, era intenso. Me hizo muchas cosas, pero yo era caprichosa. Éramos bravos. Yo las cuento con mucho amor, me divertí".

El choque de ruta que nadie recuerda

Terminada su relación con Rodrigo, Mariza continuó extendiéndose por el entretenimiento argentino: teatro, modelaje y música, lo hizo todo. Pero el cambio de siglo trajo una tragedia que sacudió su mundo. En junio del 2000, Rodrigo Bueno muere en un accidente automovilístico. Lo que pocos recuerdan es que Marixa, un mes atrás, también sufrió un accidente automovilístico que se cobró una vida.

El hecho sucedió el jueves 16 de marzo de dicho año a la altura del paraje Samborombón, en la ciudad bonaerense de Coronel Brandsen. El entonces acompañante de Balli, reconocido como Mariano Fischer, de 27 años, quien tenía una relación cercana a la vedette y también la representaba, estaba en el auto y murió en el impacto.

Balli sobrevivió la tragedia, pero su pareja no tuvo la misma suerte.

"En un momento me entregué, no me acuerdo de nada, y de golpe vuelvo, como que me voy y vuelvo con la mente, el auto frena y yo me pellizcaba para ver si estaba viva", recordó sobre el accidente en PH. Pero el mundo sigue girando, y Marixa pronto estaba de regreso en los escenarios protagonizando obras de teatro junto a Silvia Süller.

En 2007 regresó al lado de Marcelo Tinelli, esta vez como concursante en Patinando por un sueño. El año siguiente la volvió a recibir en la pista de La Academia para el Bailando, siendo eliminada la última semana cuando enfrentó a Adabel Guerrero.

"La reina de la Salada", marcada por la tragedia

Marixa sufrió una grave pérdida en 2018, que la llevó a distanciarse permanentemente de los medios.

Con el paso de los años, la ex vedette se alejó de los escenarios y comenzó un emprendimiento de ropa. La marca, llamada "Xurama", le ganó reconocimiento entre los puestos de la Salada, y continúa siendo su principal inversión a pesar del temblor que pasó durante la época de restricciones por la pandemia del coronavirus.

Los años previos a la crisis sanitaria que inundó el mundo tampoco fueron fáciles para Marixa. El 13 de octubre de 2018, la modelo perdía a su hermano Luis Alberto Caballi, quien fue atropellado a los 60 años por una moto al cruzar la intersección de las avenidas Corrientes y Ángel Gallardo. Su muerte, que hasta el día de hoy ella llama un asesinato, inició una intensa pelea legal que continúa hasta el día de hoy.

"Justicia injusta y absurda, son Jueces entrenados para liberar asesinos, violadores etc… Mientras ellos continúan sus días normalmente con la causa cerrada y archivada, yo sigo reclamando que me entreguen el cuerpo de mi hermano para darle una cristiana sepultura", escribió furiosa la empresaria desde su cuenta de Instagram, en el tercer aniversario de muerte de su hermano. 

La tragedia terminó de sedimentar su distanciamiento de los medios: después de una última aparición en ShowMatch antes de la muerte de su hermano, Marixa no regresó a las pantallas de la televisión argentina: "Necesitaba estar fuera de la televisión, mi mejor terapeuta soy yo, me autoanalizo y trato de conducirme de la mejor manera y respetar a los medios", explicó a un móvil de Implacables que la sorprendió en su local de ropa.

Mientras su reclamo de justicia continúa, Marixa mantiene el contacto con sus fans desde sus redes sociales, donde comparte su vida cotidiana, fotos junto a sus amados perros y recuerdos de la Reina de la bailanta.