Años después de su último casting, Gran Hermano vuelve a llamar a los jóvenes argentinos que quieran encontrar la fama entre sus puertas. El popular reality show lanzó a varios concursantes al estrellato, y promete volver a hacerlo con su edición 2022. Y mientras varios de los interesados que ingresaron sus videos con la esperanza de entrar en la casa más famosa del país no son conocidos, hay una cara familiar que ya anunció su casting.

Se trata de Matías Schrank, veterano de la casa y finalista del Gran Hermano 2015. En los últimos días, el ex concursante publicó en sus redes sociales su inscripción al casting del show, sorprendiendo a sus seguidores. En diálogo con TN, el joven reconoció que tiene sed de revancha: "Me divierten mucho los realities. Considero que funcionaría muy bien si me llaman de nuevo. Todos estos años trabajé física y mentalmente para afrontar cualquier desafío, de eso se trata la vida".

Virgen y payaso del grupo: su paso por Gran Hermano 2015

 

El ex concursante logró asegurar una fiel masa de seguidores.

 

De regresar a la casa, Schrank deberá ser considerado una importante competencia por los otros concursantes, ya que demostró su capacidad para ganarse el amor del público en su primera ronda en Gran Hermano. Callado, recién llegado a Buenos Aires y (según su misma confesión) aún virgen, Schrank conmovió a los televidentes en pocas horas.

El misionero tuvo un rocoso inicio en el reality, llegando a plantearse abandonar, pero Gran Hermano lo convenció de continuar. "No me siento cómodo. Quizás por ser el más joven, venir del interior... Me cuesta encontrar afinidad con las distintas personalidades que hay acá adentro. Quiero exterminarlos de una y quedarme solo en la casa", había dicho en el confesionario.

 

 

 

 

 

Su mala racha continuó cuando se convirtió en el primer sancionado en la edición 2015, después de un fallido intento de sabotaje dirigido hacia Francisco Delgado, quien terminaría arrebatándole la victoria en la final. Durante sus cinco meses en la casa el joven se caracterizó por realizar bromas que irritaban bastante a sus compañeros, como esconder huevos debajo de las sábanas o poner papel higiénico mojado en las zapatillas, lo que le valió varias discusiones, especialmente con Fernando.

Finalmente, y gracias al incondicional apoyo de sus fans, "las plagas", Schrank llegó junto con tres otros concursantes a la final de Gran Hermano 2015. Las encuestas parecían estar a su favor, habiendo llegado al final del camino con un gran número de leales seguidores, pero la gente decidió y quedó en segundo lugar.

 

Qué fue de la vida de Matías Schrank, el finalista de Gran Hermano que quiere la revancha

 

Schrank espera regresar a la casa. (Instagram: @matiasschrank)

 

Luego de la final, a Schrank y los demás concursantes se les abrieron muchas puertas; sin embargo, no permanecieron abiertas. El misionero apareció en dos obras de teatro y debutó en la radio junto a Pía Shaw y Ale Korol, pero su fama no duró mucho más tiempo. Según contó a Clarín, "las cosas se pusieron más difíciles y cuando levantaron la segunda obra en la que participaba decidí volver a mi casa con mi familia. Dije 'ya está, prefiero volver a estudiar y adaptarme de nuevo a la vida real'".

La última aparición que realizó Schrank en los medios de comunicación fue a principios del 2020, cuando varios medios reportaron que lo habían detenido por difundir noticias falsas sobre el coronavirus a través de las redes. Un informe de la División Cibercrimen de la Policía de Misiones sostuvo que en la cuenta de Twitter de Schrank se encontraron publicaciones de "situaciones ajenas a la verdad, generando temor y alarma social".

La foto de la detención de Schrank se esparció por las redes sociales.

Fotos de Schrank en una comisaría, siendo fotografiado para procesarlo, se esparcieron en las redes sociales. En ese momento no realizó comentarios sobre el supuesto cargo, pero hoy en día aclara que nunca estuvo preso por difundir fakes news sobre el coronavirus e instalar el miedo en la sociedad.

El anuncio de Schrank sobre sus intenciones de volver a la casa no fueron recibidas con apoyo en las redes sociales, donde sus seguidores lo acusaron de "vago" y lo invitaron a "levantar la pala". En su defensa, Schrank afirmó: "Entiendo que las redes son un lugar donde el anonimato y las opiniones son utilizadas para canalizar estados de ánimos como forma de descomprimir la realidad, tal vez no tan grata, en que viven las personas que plasman su pensamiento en ellas", sostuvo para TN.

 

Ofreciendo una actualización sobre su vida, el misionero agregó: "Quiero que sepan que trabajo y lo hago de forma independiente como técnico electrónico. También hice cursos de fotografía y fui candidato a concejal. En la pandemia me metí en el rubro metalúrgico, fabricando muebles industriales y techos con materiales de hierro y madera. Ahora emprendo y tengo mi marca".

Ya mirando hacia su participación en la nueva edición del reality, Schrank comentó que quiere conocer gente nueva y ya sabe lo que hará con el premio: "Lo invertiría en proyectos propios que ojalá puedan dar trabajo a gente. También quiero viajar, conocer otras culturas y formas de vida y pensamientos".

Ver comentarios