Por Francisco Nutti
@franNutti

Joaquín tiene 10 años, es de General Rodríguez y en 2018 estaba con su hermanito cuando por una travesura decidió arrojarle alcohol a una brasa caliente. Aquella acción hizo que el fuego trepara rápidamente por su cuerpo hasta provocarle severas quemaduras por las que debió ser internado en terapia intensiva, donde permaneció más de un mes

Ya recuperado, el niño descubrió que le apasionaba la pastelería, entonces comenzó a hacer tortas, muffins y budines para su familia. Sin embargo, la necesidad económica lo llevó a tener que monetizar sus creaciones para conseguir fondos y así poder pagar la operación. 

Su mamá y el marido de ella lo ayudan en el emprendimiento.

"Joaquín necesita cuatro expansores que van por debajo de la piel, son solamente para la cara y valen 500 dólares cada uno. Según los médicos, la intervención quirúrgica va a ser el año que viene porque primero tiene que crecerle la piel, así que hay tiempo para juntar el dinero", sostuvo en diálogo con Crónica la mamá del menor, Raquel Escobar, quien explicó que su hijo estuvo cerca de 45 días en terapia intensiva en el hospital del quemado, luego de haber pasado por el centro de salud del municipio donde reside. 

Sueña con ser pastelero

Según su madre, Joaquín aprendió a cocinar a una muy temprana edad y con el paso de los meses se enamoró de la gastronomía. "Me encanta hacer tortas y algún día me gustaría poder conocer al cocinero Damián Betular", contó a este medio el nene, que está entusiasmado con ser dueño de una pastelería "cuando sea grande"

"Hola amigos, soy Joaquín. Hace unos días subí un video haciendo un bizcochuelo, pero este que hago no es para mostrar ninguna receta, sino que es para darle un consejo a los chicos que estuvieron en la misma situación que yo, que tienen discapacidad o que padecieron algún problema de salud", comenzó diciendo en un video publicado en su Instagram (joaquinn5054).

"A ellos les digo que no se rindan, que sigan adelante y que todo va a salir bien. Y a los padres les pido que los acompañen", expresó el niño en su perfil, que ya cuenta con más de 1.300 seguidores.

La historia se volvió viral en las redes sociales, donde decenas de usuarios lo motivaron y se ofrecieron a ayudarlo. "Hay un nene que encontré en Facebook que sueña con ser repostero y ya hace productos, pero está muy complicado con eso y su operación (tuvo un accidente donde se quemó 25%) sale carísima. Hace sorteos y demás. Dejo su CBU, necesita colaboración", posteó uno de los usuarios.