La exitosa telenovela infantil Chiquititas fue furor a fines de los 2000 en Argentina. Producida por Cris Morena, fue emitida en Telefe durante seis años y protagonizada por Romina Yan y Agustina Cherri

Con más de mil episodios, la telenovela se transformó en la de mayor duración de la historia de la televisión nacional. Contó además con seis temporadas teatrales que superaron el millón de espectadores, y se convirtió en récord en la historia del teatro argentino. Ganó varios premios como Martín Fierro, Gardel y un Grammy Latino. 

Dentro de su variado elenco, que fue cambiando con el correr de los años, se encontraba la actriz y cantante argentina Daniella Mastricchio, quien se hizo famosa en aquella época por su papel de Sol Rivera

Su personaje era una niña que había perdido a su madre y cuyo padre la había abandonado al nacer. Por ello quedó a cargo de la mejor amiga de su madre, Belén Fraga, interpretada por Romina Yan. Junto a Belén, se va a vivir al hogar de huérfanos en el que trabajaba y allí comienza su historia.

En este marco, Mastricchio reveló recientemente cómo eran los momentos de las grabaciones de la telenovela, algo que se puso sobre la mesa luego de la denuncia de varios integrantes de la tira Cebollitas por maltrato y agresiones físicas. 

Depende el valor o el significado de lo que para uno signifique la palabra exigencia. Para mí es real que estuvo, pero yo soy muy auto exigente. Marcó mi historia grande, me formó con responsabilidad, y la producción fue equitativa desde la exigencia hasta la contención”, expresó la actriz. 

En las últimas semanas del 2021, Juan Yacuzzi, actor que daba vida a “Coqui” en Cebollitas, fue quien dejó en claro que el clima amistoso y de compañerismo que se veía en pantalla no era el mismo que los jóvenes experimentaban en las horas de grabación. A él se le sumaron otras denuncias, lo que generó mucha polémica en el mundo del espectáculo. 

Mastricchio, en este sentido, afirmó que en Chiquititas nunca” vio “ningún tipo de maltrato a una compañera, mientras que sobre las denuncias hechas de integrantes de otras ficciones, apuntó: “Obviamente, había un nivel de exigencia muy elevado como cada producción de Cris Morena. No sé qué le habrá pasado. Tampoco escuché algo cercano".

Todo tiene sus pro y contras. Cuando sos chiquito no te das cuenta de la exposición que tenés en ese momento. Hoy es distinto, en ese momento no había redes sociales y eso ayudaba a que quedaba todo ahí, en la intimidad. El termómetro era el teatro, y ahí te dabas cuenta de la repercusión”, concluyó la joven artista.  

El presente de Sol Rivera de “Chiquititas”

Cuatro años fueron los que Mastricchio encaró su papel en la serie, hasta que el 1998 decidió retirarse del ciclo. Sin embargo, en 2001 participó del último capítulo junto a otros viejos actores de la novela, y ese mismo año fue convocada para el especial Chiquititas de Oro, donde ella y los personajes más destacados y queridos de todas las temporadas se reunieron para recibir el premio “Chiquititas de Oro”.

Si bien siempre estuvo ligada al medio, el ir y venir de una familia la inclinó a dedicarse por varios años al crecimiento de sus hijos, Valentin, Sol, y Bautista. Pero poco a poco, y sobre todo en pandemia, comenzó a buscar nuevos horizontes. 

Allí fue cuando arrancó a buscar un productor musical para sus composiciones y dio con Nico Melo, a través de TikTok. La actriz y cantante le mostró alguna de sus letras y grabaron la primera canción: Knock out. Probó con varios géneros, como el reggaeton, la cumbia y el melódico, pero asegura no quiere "encasillarse" en uno solo.

 

Ver comentarios