La madre de Sergio Ramón Ríos de 17 años denunció que su hijo murió luego de que se negaran a brindarle atención médica en un hospital de la ciudad de Itatí, en la provincia de Corrientes. El adolescente sufría daños neurológicos y falleció esa misma noche en su casa.

La mujer se presentó en la guardia del centro médico luego de que el joven se descompensara y tras intentar -sin éxito- de que le enviaran una ambulancia a su domicilio. Allí le informaron que la médica estaba durmiendo y por lo tanto, debería regresar al día siguiente.

Sergio no recibió ayuda a tiempo y murió en brazos de Marta, su mamá. "¿Cómo es posible que una médica duerma en su guardia y cuando se la necesita te manda a tu casa. ¿Quién responde por la muerte de mi hijo, que pudo ser evitada?", declaró a medios locales.

El joven sufría daños neurológicos como consecuencia de un cuadro de meningitis neumocócica que padeció cuando tenía seis meses. Cuando se descompensó, Marta llamó a una ambulancia pero fue ignorada.

"Nunca atendieron mis llamados, así que lo envolví en una frazada, lo cargué y fui caminando hasta allá", relató. "Cuando llegué, todo estaba cerrado y con mi hija de doce años tuvimos que golpear las manos muchas veces para que los atiendan", añadió.

Cuando finalmente apareció alguien, Marta le preguntó por el médico de guardia porque Sergio no estaba bien. “Me respondieron que la doctora estaba durmiendo. La enfermera le puso oxígeno y yo insistí por el médico", afirmó la mujer.

Según el relato de la mujer, una enfermera le informó que debía regresar al día siguiente porque la doctora estaba dormida.

Una enfermera le comunicó que debía retirarse y volver al día siguiente a las 8 porque a esa hora entraba de guardia el médico que siempre atendía a Sergio.

"Volví a mi casa y mi hijito lloraba, pero nunca supe qué era. Él no hablaba, sólo decía ‘mamá’ y golpeaba las manos para comunicarse", explicó Marta. Sergio falleció a las 6.30 de la mañana. "Se me murió en mis brazos y me partió el corazón”, aseguró.

La mujer realizó la denuncia en la comisaría de la localidad. “Conté todo lo que pasó y me la tomaron como supuesto homicidio culposo. Pero nadie se comunicó conmigo. Me mandaron un cajón que era grande para él, por ejemplo. Pero estoy destrozada. Necesito que alguien me ayude porque soy sola. Tengo tres chiquitos y necesito ayuda para que se haga justicia”, concluyó afligida.

Ver comentarios