Leonardo Schwarz
paranormales@cronica.com.ar

Existen misterios que no se logran develar con el correr de los años. Esas preguntas que no tienen respuestas, a pesar de que el tiempo pasa... ¿Qué habrá ocurrido aquel día...? ¿Se sabrá alguna vez la verdad...? ¿Caerá un caso en la noche de los tiempos?

Son interrogantes que aparecen a menudo en escena cuando se desconocen detalles de un determinado episodio. Y uno de los hechos más enigmáticos de la historia se gestó en Estados Unidos. El 26 de julio de 1974 un cuerpo no identificado fue hallado en las dunas de Race Point, cerca de Provincetown, Massachusetts. Como a muchos casos se lo bautizó: se le otorgó el nombre de “Lady of the Dunes” (La dama de las dunas en español) y quedó archivado en la memoria por la brutalidad. Es que aquella mujer fue detectada en condiciones deplorables, ya que el lado izquierdo de su cráneo había sido golpeado y su garganta, cortada hasta la columna vertebral. Las manos de la víctima no quedaron a salvo, ya que fueron arrancadas, una desde la muñeca y la otra hasta el codo. Si bien no hay demasiadas precisiones, se sospecha que la persona que la mató fue un asesino en serie, ya que les quitó todos los dientes para que la policía no pudiera identificar el cuerpo. Y por si fuese poco, quedó en evidencia que también abusó sexualmente.

LEÉ TAMBIÉN: El manuscrito Voynich, enigma sin respuesta

En ese contexto, apareció una pista desde el lugar menos pensado: Joe Hill, quien es escritor, guionista e ilustrador de cómic y también es el hijo del maestro del terror literario Stephen King, develó, sin proponérselo, otra faceta de su persoinalidad. Es que investiga como aficionado asesinatos sin resolver. Tanto es así que cree que descubrió un indicio de suma importancia. Y esa pista tan reveladora que se la había escapado a la policía durante décadas estaba en una de las películas más vistas de la historia: la aterradora y veraniega “Tiburón” de Steven Spielberg, un exitoso filme que hizo furor en la década de los ´70, y que aún sigue aterrando gente.

Caso reabierto

Hill se interesó tanto en el caso, que continuó investigando por cuenta propia. Observó los rostros digitales que las autoridades habían trazado sobre la víctima y le quedaron grabados. Hasta que poco después, sucedió algo prácticamente impensado.

Tiempo después de que finalizara el libro de Halber, el hijo de Stephen King fue al cine con sus tres hijos para ver su película favorita: Tiburón (Jaws), del afamado director Spielberg. Fue filmada en 1974 y estrenada al siguiente.

Hill afirma haber detectado en el filme “Tiburón” a la mujer que apareció muerta mucho después, donde se filmó la película.

En el minuto 58 de la proyección, una imagen lo impactó. Un fantasma le apareció y no logró apartárselo. “¡Creo haber visto a La Dama de las Dunas!”, pensó. Allí, entre los extras, bajando de un ferry que llegaba a la isla, aparecía una mujer muy similar a la que había sido asesinada y cuyo nombre nadie conocía.

Para Hill, la descripción de la mujerera idéntica: un peinado similar, un color de pelo similar, una bandana azul, unos jeans azules y el rostro que coincidía asombrosamente con el dibujado por los expertos forenses. Sola, mirando hacia la nada, allí estaba aquella mujer cubierta de misterio y en la que nadie había reparado, salvo Hill. ¿Sería la misma persona? Si bien son especulaciones, la película se filmó cerca del lugar del hecho, con el agregado que existen certezas que en ese momento la dama de las dunas estaba viva. 

LEÉ TAMBIÉN: El enigma del pozo del infierno

Ante esta situación, aún vale remarcar que se sigue buscando la identidad de la extra para comprobar si la teoría descabellada de Hill tiene algún tinte de verosimilitud. Según el mismo escritor, Universal Studios no pudo proporcionarle el nombre porque la directora de casting falleció en 2009. Como para que todo continúe siendo un enorme misterio. Pero, quién sabe, a lo mejor en la locura de las teorías de la familia King haya más verdad de la que imaginamos o todo sea, simplemente, otra historia de misterio que nace de sus mentes.

¿Apenas una simple locura?

Así se ve la joven que Hill reconoció como "La Dama de la Dunas". 

La teoría de Hill, para algunos, es una simple locura. La policía se animó a decir que no es alocado su pensamiento, mientras que el “aficionado investigador” confía plenamente en su probabilidad. A la hora e brindar argumentos, es contundente: “He oído decir que todos los que estuvieron en Cape Cod en el verano de 1974 aparecen en la película Tiburón. Estoy seguro de que es una exageración, pero hay una pizca de verdad. La gente sabía que había estrellas de cine en Martha’s Vineyard. La posibilidad de que una persona hiciera una parada en la isla y apareciera en la película no es descabellada”, expresó.

Por entonces, según afirma Hill, las productoras no tomaban cuenta de todos los extras cuando se trataban de multitudes. Y en Universal Pictures no lograron darle datos sobre esa en particular. El escritor le comentó su “alocada” teoría a un agente el FBI amigo. Informalmente. Este lo animó. Le dijo que en ocasiones las hipótesis más increíbles suelen resolver casos misteriosos. Y que este podría ser uno de ellos. Hill se sintió entusiasmado y motivado para seguir adelante.

LEÉ TAMBIÉN: El enigma de la Cueva de los Tallos

Los medios de comunicación empezaron a jactarse de esta hipótesis y esto generó aún más expectativas en Hill por una simple razón: considera que cuantos más conozcan su premisa, más extras de la película Tiburón que participaron de esa toma podrán aportar algo. Su nombre, su identidad, al menos, podrían ser el inicio para llegar al asesino. O al menos podrá tener una despedida digna con algún familiar que haya estado buscándola durante todos estos años.

Ver más productos

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Ver más productos