Un joven de 19 años, padre de dos bebés, fue salvajemente asesinado a adoquinazos y puñaladas por parte de dos primos luego de mantener un incidente de tránsito en la localidad bonaerense de Villa Luzuriaga. El suceso, un episodio más que remite de inmediato a la célebre película del cine argentino " Relatos Salvajes", impactó a familiares, amigos y vecinos de la víctima, que incluso aseguran que "esto no va a quedar así".

De acuerdo a lo que pudo averiguar Crónica, el hecho tuvo lugar en horas de la tarde del sábado en la avenida Cristianía al 1100, del mencionado distrito del partido de La Matanza. Por ese lugar, transitaba Lautaro Damián Villaverde, de 19 años, a bordo de un Renault 9.

Por causas que las autoridades tratan de establecer, el joven mantuvo un incidentre automovilístico con los dos ocupantes de un Renault Kwid blanco, que serían primos. Según Leandro Cejas, tío de Lautaro "los dos tipos se bajaron del coche, le rompieron los vidrios de su auto a Lautaro. Por supuesto que él se quiso defender y salir de ahí porque estaba en inferioridad de condiciones, pero lo golpearon con un adoquín en la cabeza y una vez en el piso, lo acuchillaron".

Lautaro tenía 19 años y era padre de dos bebés.

Personal policial que había sido alertado de la trifulca callejera, se hizo presente en el lugar y observó que uno de los sospechosos había salido corriendo e ingresado en una vivienda situada en la otra cuadra, en Cristianía al 1000.

Un amigo de Villaverde trasladó al muchacho, en estado gravísimo con una herida de arma blanca en el abdomen, al Hospital Paroissien, donde ingresó sin vida, pese a los esfuerzos de los médicos que lo recibieron.

Un prófugo

El efectivo que vio cómo uno de los criminales había entrado en un inmueble, pidió allanamiento de urgencia que fue autorizado por el doctor Tahtagian, de la UFI correspondiente. Allí, la policía detuvo a un sujeto de 31 años, de nombre Néstor Alejandro, mientras que quien sería su primo, Luis, logró escapar y es buscado por los funcionarios.

El criminal detenido, de 31 años.

En el operativo, los uniformados encontraron una cuchilla de 25 centímetros de largo por 5 de ancho del tipo Tramontina, utilizado para atacar a Villaverde, elemento que aún tenía manchas de sangre de la víctima.

La cuchilla secuestrada, con la que mataron a Lautaro.

Profundo dolor y bronca

Los familiares de Lautaro exhibieron su dolor y bronca en redes sociales. Su padre, Mauro, posteó en Facebook: "un par de hijos de puta cagones y traidores masacraron a mi hijo. A punta de cuchillo y golpe de adoquín. Esos son los porongas del barrio... Mataron a un nene de 19 años que estaba laburando y me destruyeron la vida. Juro que la van a pagar".

El mismo Mauro, que horas antes había estado en la cancha de San Lorenzo viendo el partido que ganó ante Godoy Cruz, hizo otra publicación en la red social: "Mi chiquito... mi bebé, adónde te fuiste a volar... Me rompiste el alma y ya no sanará, hijo mío. ¡Qué dolor Dios!".

Lautaro era padre de dos bebitos y trabajaba junto con su padre. "Vendían sábanas, colchas, en el barrio y lo daban a pagar, como se suele hacer en los barrios. Lautaro iba a cobrar siempre. Era un chico muy trabajador, gran padre y muy buen pibe, lo mataron por nada", contó su tío Leandro.

La víctima será velada este lunes a las 9.30 en una casa de la localidad de Isidro Casanova. En ese lugar, familiares, amigos y vecinos pedirán justicia y la detención del criminal que se encuentra prófugo. "Queremos que nos den las imágenes de las cámaras de seguridad que hay en la avenida. También les pedimos a los negocios y las cosas que tengan cámaras, que se fijen por favor si captaron el momento, es muy importante que se sepa bien cómo fue todo", contaron los parientes de Lautaro a este medio.