Sex Education, uno de éxitos de Netflix cuenta en su elenco con figuras consagradas como Gillian Anderson, Asa Butterfield, y Alistair Petrie, pero la mayoría del reparto que interpreta a los estudiantes de Moordale son actores tuvieron su primera gran experiencia en la televisión.

Uno de ellos es Connor Swindells, que hace de Adam, uno de los jóvenes de la serie que se ganó el cariño del público. Su personaje comenzó como el rudo hijo del director pero poco a poco se volvió más complejo y profundo: tuvo que lidiar con la aceptación de su homosexualidad, sus problemas de aprendizaje y el maltrato de su padre.

El joven inglés de 25 años debutó como actor en 2017, en la exitosa serie inglesa de época Harlots. Tras esa participación, tan sólo un año después, a los 22 años, participó en su primera película titulada The Vanishing y ese mismo año protagonizó el film VS., logrando llamar la atención del público y de Netflix, que lo convocó para participar en una de las series más populares de la plataforma de streaming.

 

Luego del éxito de la primera temporada de Sex education, Connor participó en una película junto a Anya Taylor-Joy titulada Emma y, además de seguir vinculado al elenco de la serie juvenil de Netflix, también se sumó a la ficción de la BBC, Vigil, que se estrenó en 2021.

Además, ya tiene compromisos para el futuro: formará parte de otra miniserie llamada SAS: Rogue Heroes junto algunos de los actores británicos más destacados del momento, que contará los orígenes de la unidad de las Fuerzas Especiales de Reino Unido, una organización que se formó en los días más complicados de la Segunda Guerra Mundial.

La muerte de su madre, el boxeo y sus inicio como actor

Más allá de la fama y su incipiente carrera, poco se conocía de su vida privada. Pero recientemente le concedió una entrevista al diario The Independent, en la que contó su dura historia de vida y su inesperada llegada a la actuación.

Con solo nueve años, Swindells perdió a su madre, que falleció luego de luchar contra el cáncer de intestino, y se quedó viviendo solo junto a su padre discapacitado y su abuela.

“De un momento a otro, mi abuela cuidaba a dos niños: mi papá y yo. Pasamos de ser una familia de clase media a ser de clase muy, muy trabajadora. Mi padre lamentablemente es discapacitado y no podía trabajar, así que luchamos para arreglárnoslas”, reveló el actor.

 

Y casi como sucede con su personaje en Sex Education, vivió algo similar en su vida personal: Empecé a boxear probablemente para determinar mi masculinidad cuando era adolescente, para así enorgullecer a los hombres que admiraba  Y funcionó, estaban orgullosos de mí”.

Todo el sufrimiento por la muerte su madre, su rebeldía y su necesidad de demostrar qué tan hombre era lo llevaron a intentar profesionalizarse en la disciplina. Pero la actuación  irrumpió en su vida y marcó un antes y un después. 

 

Gracias a una serie de fotografías que fueron tomadas por un amigo, comenzó a participar en obras de teatro y fue contratado rápidamente por una agencia de talentos como modelo.

“Al comenzar en esta industria, sentía mucho dolor no declarado por perder a mi madre a una edad tan temprana. Obviamente, eso se manifestó de maneras diferentes como conseguir papeles de personas que han pasado por algo similar", continuó.

Pero además de su pasión por al actuación, es una ferviente miitante de la concientización del cáncer. En la biografia de su Instagram tiene el enlace a una organización inglesa dedicada a la enfermedad.

 

Su noviazgo con Aimee Lou Wood

En las grabaciones de Sex Education Connor conoció a Aimee Lou Wood, quien interpreta a Aimee Gibbs, cuyo personaje tuvo un romance con Adam al comienzo de la serie.

Fue en ese entonces que se produjo el flechazo y comenzaron una relación, que se hizo pública en enero de 2019. Aunque hace unas semenas la joven se encargó de revelar su roptura durante una entrevista.

‘‘Recuerdo que un amigo me dio uno de los consejos sobre las relaciones que más me han ayudado. Era sobre cómo intentamos descubrir quién ha sido el bueno y quién el malo. Algunas veces, es una combinación de ambos, creando problemas tóxicos. Lo que ocurrió (entre Connor y yo) es que pasamos un tiempo separados por temas de trabajo y nos dimos cuenta de que quizá nuestra relación no nos hacía bien’’, explicó.

 

El noviazgo terminó el año pasado, pero Wood aclaró: "Nos respetamos el uno al otro. Fue una ruptura buena, nada dramática’’.

Es así que aún conservan sus publicaciones juntos en redes sociales, a pesar de que la pareja nunca se destacó por mostrar su vida privada. 

Ver comentarios