Por Fedra Abagianos
@TrinityFlux

Desde 2015 la inversión en educación disminuyó, según un informe en el que se elaboró un diagnóstico sobre los últimos 20 años. A poco más de un mes de las elecciones, la mayoría de los candidatos no parece tener entre sus temas pendientes presentar un plan pedagógico de políticas públicas; de allí que más de 35 expertos en educación les solicitaron  propuestas educativas como parte de sus compromisos presidenciales. 

Si a alguien le importa la educación es a los propios docentes, como así también a los fervientes defensores de la escuela pública que "cayeron en ella". Argentina siempre se caracterizó por levantar la bandera de la escuela para todos y recibió con orgullo los lores internacionales por la calidad académica de instituciones como la Universidad de Buenos Aires (UBA). 

Pero en los últimos años, desde la desinversión hasta la aparición de posibles "voluntarios" para reemplazar maestros en situaciones de huelga, fueron prueba de que a no todos efectivamente les importa mantener o mejorar la educación pública. . 

"En lo que va de la campaña no hemos visto definiciones contundentes, claras y precisas sobre los planes educativos que propone cada fuerza política, y ese puede ser un indicador de la prioridad que se le da a la educación", expresó a Crónica Ignacio Ibarzabal, director ejecutivo del Observatorio Argentinos por la Educación, que en su informe anual presentó el estado de la educación en la Argentina.  

"En lo que va de la campaña no hemos visto definiciones contundentes, claras y precisas sobre los planes educativos que propone cada fuerza política, y ese puede ser un indicador de la prioridad que se le da a la educación"

Desde el Observatorio  lanzaron una iniciativa con un grupo plural de más de 35 expertos en educación desde el que solicitaron a todos los candidatos presidenciales que para el 1 de octubre presenten un plan educativo con definiciones y metas concretas.

Se les pidió que asumieran tres compromisos: presentar un plan educativo con objetivos de cumplimiento concreto durante la campaña y hasta el 1 de octubre, que realicen un informe anual y público sobre el estado y los avances de ese plan en caso de ser electos y que avancen en la transparencia de datos educativos. 

"Al momento, Roberto Lavagna, José Luis Espert, Mauricio Macri y José Gómez Centurión han firmado. Esperamos que Alberto Fernández y Nicolás del Caño también firmen y que todos los candidatos presenten sus planes educativos para que puedan ser ampliamente conocidos por la sociedad civil", explicó Ibarzabal. 

Por otro lado, para Pablo Narvaja, licenciado en Ciencias de la Educación y director del Departamento de Desarrollo Productivo y Tecnológico de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa), es Alberto Fernández quien planteó la recuperación de la educación pública gratuita, la principalidad del Estado. "Eso lo dijo y lo anunció en esos términos. El candidato del gobierno que es el Presidente, no ha tenido discursos vinculados a la educación", dijo. 

Más de 35 expertos pidieron a los candidatos a presidente que trabajen en políticas públicas de educación.

"Si vemos la acción del gobierno, no ha sido algo que pueda permitir pensar que la educación pública desde el nivel inicial hasta la universidad, haya estado en el centro de su preocupación como gobierno, en función del desfinanciamiento, el cierre de escuelas de adultos, de programas del Ministerio de Educación, de escuelas rurales, o de escuelas para personas con discapacidad", agregó. 

Para Narvaja, la educación es una tradición muy antigua en la Argentina, "como pueblo valoramos la educación pública" y es "clave que la institucionalidad política tome en sus manos esa aspiración del pueblo". 

"La sociedad es plenamente consciente, sobretodo los más humildes, que la educación es una posibilidad y una oportunidad de mejoramiento social, como también es una oportunidad para que los hijos no repitan la suerte de los padres", expresó Narvaja. 

"La sociedad es plenamente consciente, sobretodo los más humildes, que la educación es una posibilidad y una oportunidad de mejoramiento social, como también es una oportunidad para que los hijos no repitan la suerte de los padres"

Y agregó: "Ahí está si se quiere la potencia de la escuela pública de permitir que los hijos adquieran mayor nivel educativo que los padres para tener mayores oportunidades de ingreso al mundo del trabajo y del ejercicio de la ciudadanía".

Para el licenciado, la educación está en un estado de "regresión" absoluta. "Sarmiento mismo, el líder de la educación conservadora liberal del siglo XIX, volvería a la tumba si ve lo que en nombre de él se está haciendo, porque para él era claro que el Estado tenía que tener la principalidad de la educación y ese es un bien de la democracia argentina, el Estado no se puede desentender. No es el mercado el que va a generar una calidad educativa con equidad, con inclusión, siempre va a ser más para los menos que tienen demasiado", dijo. 

Según Narvaja, lo "grandioso de este sistema educativo es que se mantiene de pie gracias al compromiso de los y las docentes". Docentes, que en estos últimos años han sido denostados por el mismo gobierno nacional como consecuencia de las distintas medidas de fuerza que tomaron en reclamo por la ausencia del Estado en la calidad educativa comprendida por los salarios, las condiciones edilicias de las instituciones, los equipamientos o materiales necesarios y la formación docente. 

TE PUEDE INTERESAR: Por qué se celebra el Día del Maestro el 11 de septiembre

Narvaja pone énfasis en que es necesario "garantizar la gobernabilidad" del sistema. "Es necesario un proyecto fuerte de infraestructura, de equipamiento y  de jerarquización de los docentes donde se incluya al salario. Ahí hay un núcleo de problemas que implica mucha subpolítica, de diálogo, de encuentro, de buscar, de creatividad", concluyó Narvaja.

Para Gustavo Faián Iaies, director de la Escuela de Gestión Educativa del (ESEADE), la arquitectura del sistema tiene problemas. "La vieja verticalidad de los ministerios debe ser modificada, y la escuela debe volverse un proyecto de mejora", aseguró y agregó: "Creo que la comunidad no está colaborando con esa mejora".

"Habría que pensar una política de incentivo y de reconocimiento a los maestros y directores que mejor hacen las cosas, y un modelo de trabajo de cada escuela con los resultados de sus pruebas para pensar planes de mejora", detalló Iaies.

"Me parece que hay cosas que hemos hecho bien y otras que no, y hay que dejar de lamentarse o vanagloriarse, y ponerse a trabajar", concluyó el director de ESEADE.

A Estela Fernández, rectora del Instituto de Educación Superior Juan B. Justo y presidenta del CESGE (Consejo de Educación Superior de Gestión Estatal), le gustaría que los candidatos a presidente que se presentaran este 27 de octubre, desarrollen con mayor detalle cuáles son sus propuestas educativas, ya que es un área "esencial del desarrollo social". 

"Los candidatos de la oposición manifiestan su preocupación por la defensa de la escuela pública mientras que el oficialismo no ha resuelto problemas centrales como la emergencia educativa, el bajo presupuesto en educación, o medidas sin antecedentes como el cierre de escuelas, traslados o fusiones de dos establecimientos en uno, decisiones que marcan una postura contraria a cualquier intento de mejora educativa", expresó Fernández.

"La desidia, la falta de respuesta ente situaciones emergentes de gravedad marcan los rasgos de la política pública llevada adelante", advirtió Fernández y agregó: "La desvalorización de los docentes en el discurso oficial ha sido una estrategia que ha intentado enfrentar al resto de la comunidad con el colectivo docente. Ha habido una suerte de 'demonización' de la protesta y del reclamo legítimo". 

Para la presidenta del CESGE, las políticas públicas futuras deben tener en cuenta las necesidades, las propuestas y los proyectos que surgen de las propias comunidades. 

"Cuando hablamos de enriquecimiento de la calidad educativa hablamos tanto del cuidado de las condiciones materiales como del respeto hacia quienes hacen día a día las escuelas", dijo Fernández. 

"Sabemos que tenemos mucho por hacer basándonos, por un lado, en las fortalezas históricas de nuestra educación pública y, por el otro, en las propuestas de cambio que surgen del mundo académico y de cada actor del sistema educativo", concluyó. 

Si siguen éstas o si serán otras las políticas públicas que se implementarán en educación, dependerá de la elección que haga la Argentina el próximo 27 de octubre. El destino de la educación pública no sólo está en manos del candidato que sea elegido, también está en el valor de defenderla, de valorarla y de entender que de lo que se decida con ella será lo que se decida del futuro del país y de su comunidad. 

Ver más productos

San Nicolás Bari, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Nicolás de Bari

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos