El presidente brasileño  Jair Bolsonaron escribió un mensaje vía Twitter luego de la masacre en la escuela Raul Brasil de la ciudad de Suzano, en San Pablo, donde 8 personas, entre ellas 6 menores, fueron asesinadas por dos jóvenes, de 25 y 17 años, que luego se suicidaron.

Al respecto, Bolsonaro sólo expresó
 

"Doy mis condolencias a los familiares de las víctimas del atentado inhumano ocurrido en la escuela Profesor Raul Brasil. Una monstruosidad y una cobardía sin tamaño. Que Dios reconforte el corazón de todos", escribió el presidente.

La masacre en Suzano, la peor desde la ocurrida en una escuela del barrio carioca de Realengo en 2011, donde murieron 13 personas (incluido el atacante), se produce mientras el Congreso debate la propuesta del gobierno de Bolsonaro para flexibilizar la venta y posesión de armas.

Para el vicepresidente de Brasil, el general retirado Hamilton Mourão, la flexibilización de la posesión de armas no tiene relación con la tragedia. "No veo esa cuestión (flexibilización). ¿Van a decir que el arma que estaban usando era legal? No tiene nada que ver", dijo. A su turno, el senador oficialista Major Olímpio afirmó que la matanza en Suzano se habría evitado si los empleados de la escuela hubieran portado armas.

Jaime Luiz Cunha de Souza, académico de la Universidad Federal de Pará, señaló a La Tercera que la matanza de hoy "ciertamente va a acentuar los debates sobre la liberación de la posesión de armas".

Por su parte, Daniel Cerqueira, consejero del Foro Brasileño de Seguridad Pública, explicó a este medio que el de hoy es "sólo uno de los muchos casos que muestra las consecuencias perversas de la difusión de armas de fuego en la sociedad".