El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció este domingo la convocatoria a nuevas elecciones generales, tras el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que recomienda la repetición de la primera ronda de los comicios celebrados el 20 de octubre que lo dieron como ganador y que la oposición calificó de fraudulentos.

"He decidido renovar la totalidad de los vocales del Tribunal Supremo Electoral y convocar a nuevas elecciones generales", confirmó el mandatario en una breve conferencia de prensa. 

Secundado por el vicepresidente Álvaro García Linera y representantes de los movimientos sociales a fines a su gobierno, pidió que tras esta decisión "bajar toda la tensión""Todos tenemos la obligación de pacificar a Bolivia", consideró.

Morales señaló que acordó la salida de todos los miembros del Tribunal Supremo Electoral, a quienes la oposición y comités cívicos acusan de fraude, y que era una de las medidas que reclamó la OEA en el comunicado difundido más temprano.

Al respecto, sin mencionar al organismo multilateral, indicó que el Parlamento boliviano, el órgano competente para renovar el tribunal electoral, iniciará próximamente el proceso para nombrar nuevos vocales.

Morales declaró que el próximo proceso electoral, sin concretar fechas, será llevado a cabo por "nuevos actores políticos"

Este anuncio del mandatario boliviano ocurrió apenas unas horas después de que la OEA difundiera un informe para solicitar la anulación de las elecciones del 20 de octubre, pero también en paralelo al agravamiento de la crisis política que causó tres muertos y unos 385 heridos.

Durante las últimas horas, un gobernador y tres alcaldes alcaldes oficialistas renunciaron a sus puestos, mientras que dos de los tres principales partidos opositores rechazaron participar de una mesa de diálogo convocada por Morales.

El informe de la OEA

A primera hora de este domingo, el organismo recomendó anular las elecciones presidenciales en ese país "en virtud de la gravedad de las denuncias y análisis respecto al proceso electoral" relevado por el equipo de auditores del organismo; y reclamó "nuevas garantías", entre ellas renovar la composición del órgano electoral.

"La primera ronda de las elecciones celebrada el 20 de octubre pasado debe ser anulada y el proceso electoral debe comenzar nuevamente", señaló el comunicado de prensa difundido este domingo por el titular de la OEA, Luis Almagro.

La conclusión del organismo, aunque provisorio, está sostenida en "la gravedad de las denuncias y el análisis respecto al proceso electoral" volcados por los enviados de la OEA en un documento titulado "Informe Preliminar Auditores Proceso Electoral en Bolivia".

En esa línea, el organismo aconsejó que el proceso electoral en Bolivia debe iniciarse otra vez efectuándose "la primera ronda tan pronto existan nuevas condiciones que den nuevas garantías para su celebración, entre ellas, una nueva composición del órgano electoral".

 

"La situación en el país exige a los actores gubernamentales (primordialmente) y políticos de las diferentes opciones, así como a todas las instituciones actuar con apego a la Constitución, responsabilidad y respeto por las vías pacíficas", señaló.

El organismo también reclamó que el derecho a la protesta pacífica sea "amparado y garantizado" y consideró que "lo más valioso a tener presente en estas horas es el derecho a la vida de los bolivianos y evitar cualquier enfrentamiento violento entre compatriotas".

LEÉ TAMBIÉN:  Evo Morales llamó a la oposición a un diálogo y a las Fuerzas Armadas a "preservar" Bolivia

Tras las elecciones presidenciales del 20 de octubre, cuyo escrutinio provisorio fue interrumpido por varias horas, se desataron protestas opositoras en buena parte del país, desconociendo los resultados que mostraron ganador a Morales.

Según esos cómputos, el presidente boliviano se impuso por más de 10% de ventaja, respecto de su principal oponente Carlos Mesa, y quedó habilitado por su cuarto mandato consecutivo.

Pese a ello, los opositores rechazaron aceptar los resultados definitivos y reclamaron la convocatoria a nuevas elecciones.

En los últimos, con el recalientamiento de la crisis, se esperaba el resultado del informe de la OEA, que fue invitada por el gobierno de Morales para relevar el proceso.

LEÉ TAMBIÉN: Partidos opositores y Fuerzas Armadas rechazaron la invitación de Evo Morales

Por otro lado, Morales convocó a los partidos opositores con representación parlamentaria a un diálogo con “agenda abierta” para intentar encausar la crisis. “Convoco al diálogo a los partidos que han obtenido asambleístas (legisladores) en las últimas elecciones, con una agenda abierta, a debatir para pacificar Bolivia, al diálogo de manera urgente inmediata”, dijo en conferencia de prensa en el hangar presidencial, en El Alto, ciudad vecina a La Paz.

Al mismo tiempo, Morales exhortó a las organizaciones sociales afines a él a movilizarse para “defender la democracia”, pues reiteró que está siendo víctima de un golpe de Estado.

Fuente: Télam

Ver más productos

San Gregorio Taumaturgo.

La Iglesia recuerda a San Gregorio Taumaturgo

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos