A cincuenta años de lo que fue el último viaje a la Luna, la NASA anunció el lanzamiento para este lunes de la misión Artemis 1 desde Florida, Estados Unidos. Para hacerlo utilizará el cohete más poderoso jamás construido y se tratará, además, de la primera prueba de un vuelo sin tripulación que prepara el camino para establecer la presencia humana a largo plazo en el satélite.

La cápsula no tripulada Orión será puesta en órbita alrededor de la Luna para asegurarse de que es segura para los futuros astronautas, entre lo que figurará la primera mujer y a la primera persona negra en pisar la superficie lunar. 

"Esta misión lleva consigo los sueños y esperanzas de muchas personas. Ahora somos la generación Artemis", expresó el jefe de la NASA, Bill Nelson, según reprodujo la agencia de noticias AFP.

El despegue está programado para las 8.33 hora local (9.33 de Argentina) desde la plataforma de lanzamiento 39B en el Centro Espacial Kennedy. El pronóstico del clima es 80% favorable para cumplir a tiempo con el lanzamiento, cuya ventana de despegue es de dos horas.

Con 98 metros de altura, el cohete SLS de color naranja y blanco no podrá despegar si hay lluvia o tormentas eléctricas. Desde la noche del domingo hasta la madrugada de hoy, más de tres millones de litros de hidrógeno líquido y oxígeno abastecieron los tanques de combustible.

Quien dará la luz verde definitiva será Charlie Blackwell-Thompson, la primera mujer en dirigir un lanzamiento en la NASA. Las mujeres representan el 30% de la fuerza laboral dentro de la sala de despegue, en contraste con el Apollo 11, donde participó solo una mujer.

Dos minutos después del lanzamiento, los propulsores regresarán a la Tierra para caer en el Atlántico. Ocho minutos después, el segmento principal se separará y aproximadamente una hora y media después, un último impulso enviará la cápsula rumbo a la Luna, adonde tardará varios días en arribar.

Se estima que asistirán al lanzamiento entre 100.000 y 200.000 personas, entre las que figura la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris.

Tuvieron que pasar 50 años desde la última vez que un hombre caminó por el satélite terrestre en 1972 para que la NASA creara la continuación del programa Apolo y lo bautizara Artemis en honor a Artemisa, la hermana gemela de Apolo y diosa de la Luna, la caza y la naturaleza en la mitología griega.

"Este programa permitirá probar las tecnologías que van a servir para la exploración tripulada de Marte, que es el otro gran objetivo", detalló a Télam Pablo de León de León, científico argentino quees investigador en la NASA hace más de 30 años. Luego, detalló: "La Luna, como está nada más a tres días de la Tierra, y no a casi un año como Marte, va a permitir probar todas estas tecnologías, muchas de ellas críticas, cerca de casa"

La misión Artemis 1 por dentro

La misión de seis semanas en el espacio Artemis 1 es la primera prueba integrada de los sistemas de exploración del espacio profundo de la NASA: la nave espacial Orión, el cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) y los sistemas terrestres en el Centro Espacial Kennedy en Florida que mantendrán la comunicación a medida que la nave se desplace rumbo a la Luna.

Orión volará más lejos de lo que jamás haya volado ninguna nave espacial construida para humanos, superando el récord de distancia del Apolo 13. Viajará 450.000 kilómetros desde la Tierra, alcanzará 64.000 kilómetros más allá del lado oculto de la Luna y volverá para sumergirse en el océano Pacífico frente a la costa de California, según informó la NASA.

Como el vuelo no es tripulado, en el asiento del comandante irá el maniquí "Moonikin Campos", bautizado así en memoria de Arturo Campos, el ingeniero que tuvo un rol clave en el regreso seguro del Apolo 13 a la Tierra.

Moonikin vestirá con el traje completo de astronauta y estará acompañado por dos torsos llamados Helga y Zohar, que ocuparán los dos asientos inferiores de la nave y medirán la radiación espacial que los astronautas pueden experimentar.

En la parte inferior de Orión estará el módulo de servicio elaborado por la Agencia Espacial Europea (ESA), un cilindro de 4 metros de altura y de diámetro y un peso de 13 toneladas que le proporcionará electricidad a la nave y la impulsará hacia su órbita lunar.

 

Seguí en vivo el lanzamiento de la misión Artemis 1 a la Luna

 

 

 

Ver comentarios