El principal candidato presidencial opositor en Bolivia, el ex presidente Carlos Mesa, advirtió que no confía en "la transparencia del proceso" electoral y acusó al Tribunal Supremo Electoral de haber beneficiado al mandatario y candidato a la reelección, Evo Morales, a lo largo de toda la campaña tras autorizar su candidatura.

"No confío en la transparencia del proceso. El Tribunal Supremo Electoral nos demostró que es un brazo operativo del gobierno y nuestra desconfianza es muy alta", aseguró Mesa a la prensa luego de votar en un colegio en el barrio de Mallasilla, en la zona sur de La Paz.

Pese a su desconfianza, el candidato destacó que la clave de la legitimidad de las elecciones será el buen funcionamiento del sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) que el órgano electoral usó en el referendo del 2016, cuando se impuso mayoritariamente el rechazo a la reelección de Morales.

"Ojalá que el TREP nos cambie una opinión que en este momento es muy escéptica y que no puede ser de otra manera después de la experiencia dramática que vivimos este año", afirmó.

Mesa votó en una escuela de Mallasilla.

Tanto Mesa como el resto de la oposición condenó la decisión del Tribunal Supremo Electoral de autorizar la candidatura de Morales a un cuarto mandato presidencial, pese a que el mandatario había perdido en 2016 un referendo convocado en especial para definir si los presidentes podían ser reelectos dos veces consecutivas.

LEÉ TAMBIÉN:  Evo Morales se declaró "muy optimista" para ser reelecto por cuarta vez

Con este trasfondo legal, Mesa aseguró que esta "no es una elección cualquiera", sino "una que define el destino del país en muchos sentidos".

 

Las últimas encuestas lo ubican segundo en esta primera vuelta, pero pronostican que en un balotaje tiene muchas chances de aglutinar el voto opositor y ganar.

Mesa, el rostro de la alternativa a Evo

El periodista e historiador de 66 años fue elegido vicepresidente en el 2000 y sucedió al presidente liberal Gonzalo Sánchez de Lozada luego de que renunciara por el rechazo del pueblo tras reprimir una rebelión popular que dejó un saldo de más de 60 muertos. 

Mesa fue presidente de Bolivia sin partido que lo respaldara, lo que complicó su gestión con una presión social e instabilidad política incontrolable. Eso lo llevó a dimitir y dejar al abogado Eduardo Rodríguez Veltzé, quien llamó a elecciones en 2005, ganadas por Morales.

LEÉ TAMBIÉN:  Elecciones en Bolivia: Evo Morales va por su cuarto mandato

En 2018, Mesa anunció su postulación para disputarle a Morales una hegemonía de 13 años y en la actualidad, es el principal candidato opositor capaz ir a un balotaje presidencial con el presidente que busca su cuarta relección.

Según el sondeo de CiesMori publicado el domingo pasado, último día para hacerlos públicos, Morales está primero con un 36,2% y Mesa segundo con 26,9%. 

De confirmarse estos resultados, los bolivianos deberán votar de nuevo en un balotaje presidencial ya que Morales no alcanza el 50% de los votos ni un 40% con una diferencia de 10 puntos porcentuales con Mesa.

Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos