Pasó un mes del aberrante episodio ocurrido en inmediaciones de la Plaza Serrano del barrio porteño de Palermo que conmocionó a todo el país. Los seis imputados por la violación grupal comenzaron a ser trasladados a distintas cárceles federales para cumplir con la prisión preventiva, mientras que la víctima no pudo aún volver a trabajar ni a estudiar e inició un tratamiento psicológico.

Así contó el abogado de la víctima, Hugo Figueroa, sobre la joven abusada de 20 años, quien sigue con asistencia psicológica y médica permanente y que no pudo retomar su trabajo en una empresa de desarrollo de software ni sus estudios.

"Ella está de licencia en su trabajo. También estudia la carrera de programación que intentará retomar cuando ella y los profesionales de la salud que la asisten consideren que está en condiciones", dijo Figueroa.

 

 

El abogado explicó que "a nivel médico, sigue tratándose con los profesionales del Hospital Rivadavia que la asistieron en un primer momento, mientras que ya está yendo a un psicólogo particular".

La única vez que tuvo que volver a una dependencia judicial fue al Cuerpo Médico Forense (CMF), donde se le realizó para la causa una pericia psicológica. Ese peritaje, realizado en el Departamento de Psicología del CMF, detectó en su personalidad "rasgos histero-fóbicos", una "ansiedad de corte depresivo" y "vivencias de culpa y sometimiento".

Así fueron detenidos los seis imputados tras ser retenidos por los vecinos (Archivo).

"Si bien el material psicológico no presenta indicadores de riesgo cierto e inminente para sí o terceros, dado el impacto psíquico observado es necesario que continúe en tratamiento en salud mental de forma regular e intensiva", recomendó el informe remitido al juzgado.

En ese sentido, agrega: "La nombrada ha cursado situaciones de violencia, con predominio en el área sexual, que han generado un cuadro postraumático en vías de cronificación y que han dejado una marcada impronta dañosa a nivel intrapsíquico, así como la emergencia de síntomas específicos e inespecíficos derivados de dicha situación".

¿Cómo es la situación de los seis detenidos por la violación grupal?

En cuanto a la causa, a cargo del juez en lo Criminal y Correccional 21, Marcos Fernández, y del fiscal 48 del mismo fuero, Eduardo Rosende, comenzaron los traslados de los acusados a cárceles del Servicio Penitenciario Federal (SPF) y aguardaban los resultados de una serie de peritajes que podrían ser clave.

Voceros judiciales indicaron que Ángel Pascual Ramos (23), Lautaro Dante Ciongo Pasotti (24), Franco Jesús Lykan (23), Ignacio Retondo (22) y Thomas Fabián Domínguez (21) esperaban cupo para ir al Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz, mientras que Steven Alexis Cuzzoni (19), por su edad, es el único que ya fue derivado a una unidad de jóvenes adultos ubicada en ese mismo penal.

Los seis serán sometidos también a peritajes psicológicos ya ordenados por el juez. En los últimos días además se les extrajo una nueva muestra de sangre, esta vez para obtener los perfiles genéticos indubitables de cada uno para, de esa manera, poder cotejar sus ADN con los hallados en diversas muestras recolectadas para la causa como evidencia.

 

 

Así, sus patrones genéticos serán comparados con los que estén en los hisopados y en la ropa interior de la víctima. También lo harán con dos muestras de semen halladas dentro del automóvil donde se produjo la violación y con otras 16 recolectadas en las ropas de los propios imputados.

La mayor cantidad de este tipo de rastros fueron halladas en las prendas justamente de los dos acusados que, según declararon los panaderos que rescataron a la víctima, abusaban de ella en el asiento delantero del auto: Ciongo Pasotti (seis muestras) y Ramos (cuatro). Otras tres manchas dieron positivo en las ropas de Retondo, y una sola para cada uno, en la ropa interior de Domínguez, Cuzzoni y Lykan.

También esperaban que la Sala VII de la Cámara del Crimen resuelva en los próximos días las apelaciones presentadas por las distintas defensas de los acusados al auto de procesamiento con prisión preventiva dictado el 15 de este mes por el juez Fernández.

Compararán el ADN de los seis imputados con las muestras tomadas en prendas y en el auto (Archivo).

El magistrado procesó a los seis como presuntos coautores de un "abuso sexual con acceso carnal agravado por la intervención de dos o más personas" (con una pena prevista de entre 8 y 20 años de cárcel) y a dos de ellos (Retondo y Domínguez), además por las "lesiones leves" provocadas a un testigo, y les trabó embargos por 35 millones de pesos a cada uno.

El fiscal Rosende también apeló pero en cuanto al punto de que, según fundamentó, los seis deberían quedar imputados por las lesiones, y no solo los dos que procesó el juez por ese delito.

En su resolución, el juez consideró que los seis actuaron con "un plan previo, con acuerdo de voluntades y roles", más allá de que no todos hayan participado activamente del abuso de la víctima, al que describió como un "ataque sexual masivo".

La violación grupal en Palermo

El hecho ocurrió el feriado del pasado 28 de febrero a partir de las 14.45 en la calle Serrano al 1300, en Palermo Soho, donde una pareja de panaderos y otro vecino intervinieron al ver que dentro de un auto Volkswagen Gol estacionado junto a la vereda abusaban en grupo de una chica.

Mientras cuatro de los imputados -Ramos, Ciongo Pasotti, Cuzzoni y Lykan-, estuvieron dentro del auto con la víctima, los otros dos -Domínguez y Retondo-, cantaban y tocaban la guitarra en la vereda, aunque "observando y convalidando el ataque sexual", según la resolución del juez.

Fernández sostuvo que los acusados aprovecharon el estado de vulnerabilidad en el que estaba la víctima -tenía alcohol, marihuana y anfetaminas en su organismo-, a partir de lo cual no estaba en condiciones de consentir ningún acto sexual.

 

 

 

Ver comentarios