Una estafa conmocionó en las últimas horas a los trabajadores del Hospital Garrahan. Una enfermera de ese centro de salud, situado en Pichincha 1890 del barrio porteño de Parque Patricios, fue acusada ante la Justicia de copiar los números de tarjetas de crédito de sus compañeras y realizar compras online. La imputación también alcanzó a su hijo, debido a que los investigadores creen que colaboraba con su madre en la maniobra delictiva.

La enfermera fue imputada por "defraudación".

El caso comenzó con una denuncia de una enfermera efectuada en la Comisaría Vecinal 4A. La mujer argumentó que una compañera de trabajo del sector de Pediatría del Hospital Garrahan, quien tenía acceso a la zona donde el personal dejaba sus elementos particulares antes de comenzar la jornada laboral, había copiado los números de su tarjeta crédito para realizar compras por Internet. La denunciante dijo que en el resumen le figuraban adquisiciones que desconocía.

Agregó que hacía meses que ocurría, pero que no se había dado cuenta antes producto de que las compras eran realizadas por montos pequeños.

 

La Justicia le dio intervención a la División Defraudaciones y Estafas de la Policía de la Ciudad, que inició tareas en procura de corroborar lo denunciado.

Los uniformados, junto a personal del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ), determinaron que la enfermera imputada había estafado a varias compañeras de trabajo al realizar "al menos 18 compras de manera online por un monto aproximado a los 50.000 pesos", informaron a cronica.com.ar este viernes fuentes policiales.

Con una orden judicial, los policías concretaron un allanamiento en la vivienda de la acusada, situada en la calle José Mármol al 800, del barrio de Boedo.

En el operativo se halló un collar de mascota, que fue uno de los elementos denunciados como compra desconocida por la presunta damnificada.

 

 

Los imputados fueron notificados por el delito de "defraudación con tarjeta de crédito o débito obtenida ilegalmente". En el procedimiento, además, fueron decomisados dos teléfonos celulares, una computadora de escritorio, una notebook, dos credenciales de enfermería y el collar de mascota.

Uno de los elementos confiscados en el allanamiento.

Los acusados sólo fueron demorados. No se los detuvo pero deberán afrontar una declaración indagatoria en los próximos días.

El allanamiento fue realizado tras la intervención de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas 39, a cargo de Hernán Biglino; y la Secretaría Única encabezada por Gaspar Fleming; además del Juzgado de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y de Faltas 16, de la doctora Claudia Alvaro; y la Secretaría 31, de Federico Sigueiro. 

Ver comentarios