Bahía Blanca quedó consternada hace 15 años cuando se conoció el brutal crimen de Luciana Moretti quien con 15 años fue asesinada, descuartizada y quemada en una parrilla por Pablo Cuchán, su novio.

Tras haber sido condenado a 17 años de prisión, condena de la cual cumplió la mayor parte, recuperó la libertad. No obstante esa condena no está firme, ya que en 2010 el Tribunal de Casación Penal bonaerense se la redujo a 17 años y en 2013 la Suprema Corte provincial declaró su nulidad parcial y ordenó que se dicte una nueva sentencia.

En ese contexto, Cuchán volvió a su ciudad natal y se abrió una cuenta de Tinder, aplicación para concretar citas. Este sábado volvió a ser noticia porque fue apresado tras intentar besar por la fuerza a una joven identificada con Tatiana Flores, a bordo de su auto y chocar cuando quiso escapar.

LEÉ TAMBIÉN: Descuartizó y quemó a su novia: ahora busca pareja en aplicación de citas

En diálogo con Crónica HD, la fiscal del caso, Claudia Lorenzo, explicó porqué el violento sigue libre, pese su conducta recurrente. "Soy fiscal de flagrancia sólo actúo sobre el hecho del sábado. Porqué está libre por el delito anterior, no soy responsable ni tuve injerencia", relató.

"El hecho del sábado era una denuncia por presunta violencia a una mujer. Yo en persona estuve con la damnificada pero no pude probar nada, no hay elemento para probar figura delictiva. A partir de ahi actúo como actuaría con cualquier persona. El sábado no hubo ningún hecho que configure un delito", detalló.

"No existe denuncia, hay acta de procedimiento policial. Yo tuve que probar lo expuesto por la policía, la declaración de Tatiana fue conmigo y no confirmó ningún dato. Si no Cuchán no estaría libre. Se hizo toda la prueba pero el parte no se pudo probar", explicó.