“¿Vos sos la amiga de la otra chirusa?”, increpó una estudiante de 16 años a otra de 13, a quien luego atacó a golpes con una botella e intentó herir con una tijera. La víctima aseguró que su agresora la amenazó de muerte por una disputa con una conocida que tenían en común. La Justicia ordenó una prohibición de acercamiento e impedimento de contacto entre las adolescentes por cualquier vía de comunicación.

El violento incidente ocurrió cuando la menor que asiste al primer año de la secundaria, ubicada en calle Avellaneda al 100, en el barrio Centro de la ciudad santiagueña de La Banda, caminaba de regreso a su casa.

La estudiante transitaba por calle Pueyrredón y al llegar a la intersección de Garay y Avellaneda, su agresora de 16 años la increpó, según denunció una vecina de 45 años del barrio Villa Griselda en la Comisaría Segunda del Menor y la Mujer.

Quien agredió a la menor también es estudiante, pero del establecimiento educativo ubicado en Necochea, entre Mármol y Quintana. La violenta pelea comenzó con el cuestionamiento de la joven de 16 por una disputa con una allegada de la víctima, a quien comenzó a insultar mientras le propinaba golpes de puño en el rostro y la cabeza.

En un arranque de ira, la atacante tomó una botella de vidrio con la que comenzó a golpear en la cabeza a la otra chica. Luego, sacó una tijera con punta entre sus pertenencias y amenazó de muerte a la menor. También intentó herirla en dos oportunidades pero la joven de 13 pudo evitarlas hasta que sus compañeros intercedieron a ayudarla.

Según la madre de la damnificada, la atacante estaba completamente fuera de sí y decidida a herir a su hija, informó el portal Nuevo Diario Santiago del Estero

LEÉ TAMBIÉN: "El club de la pelea: usan estación de GNC para 'vale todo'"


Tras el violento ataque, la agresora se dio a la fuga del sitio junto a unas amigas. La víctima se dirigió a su vivienda, donde le contó a su madre lo que había pasado. La mujer realizó la denuncia que dio intervención a la Fiscalía de turno de la Circunscripción Banda y Robles, a cargo Juan Alende.

El fiscal ordenó un informe socio-ambiental en el domicilio de las protagonistas del incidente, mientras que el representante del Ministerio Público Fiscal dispuso que se notificara a las partes sobre una prohibición de acercamiento e impedimento de contacto por cualquier vía de comunicación.