Los habitantes de la ciudad pampeana de Santa Rosa todavía no salían del estupor que les había causado un femicidio el viernes último, cuando una mujer de 50 años fue asesinada de tres balazos por su pareja y polícia de la Federal, de 44, quien utilizó su arma reglamentaria y, tras el crimen, prendió fuego la casa y se suicidó. 

Los pobladores de la capital provincial volvieron a conomoverse este lunes, cuando un suboficial del Ejército Argentino (40) asesinó con al menos un tiro de su Fusil Automático Liviano (FAL) a su pareja (31) y luego, con la misma arma, se quitó la vida de un disparo en una vivienda de la ciudad pampeana.

Poco antes del brutal episodio, la hija de la víctima, de 12 años, había salido de esa propiedad, situada en la calle Dante Alighieri, casi esquina Pestalozzi, del macrocentro de la capital provincial.

En medio de una pelea, a las 6 de la mañana de este lunes el militar, identificado por fuentes policiales como Elías Funes, atacó a su pareja, Marianela Vega Merino.

El suboficial, quien se desempeñaba en el Regimiento de Infantería Mecanizado 6 de Toay -situado a unos 10 kilómetros de Santa Rosa-, mató de al menos un disparo a la mujer de 31 años y luego se sucidó de un tiro en la boca.

“Fueron tres tiros de FAL”, aseguró en diálogo con la prensa local uno de los vecinos que se encontraban este lunes en la vereda del lugar, mientras que peritos policiales levantaban muestras en el departamento de planta baja donde ocurrió el episodio.

Por su parte, la madre de la víctima expresó: “Me la mató y después se pegó un tiro”. 

Funes y Vegas Merino estaban en pareja desde hacía cinco años. 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios