A una semana de haber declarado "la guerra contra la inflación", el presidente Alberto Fernández evaluó este martes el aumento de precios sucedido en las últimas semanas y reclamó "ir detrás de los especuladores". "Esta es una batalla que debemos dar entre todos", aseguró el jefe de Estado, luego de una serie de anuncios realizados para contener la suba en los alimentos.

En declaraciones radiales, Alberto Fernández consideró también que es "imperioso" ocuparse del tema y admitió que se trata de "una situación realmente compleja". "Estamos haciendo un esfuerzo atacando todas las causas, trabajando en toda la cadena de valor y tomadores de precio tratando de buscar un punto de acuerdo", agregó.

Alberto Fernández hizo foco en la inflación, luego de que el ministro de Producción, Matías Kulfas, y el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, se reunieran ayer con productores alimenticios y representantes supermercadistas. Allí les dieron un plazo de 24 horas para definir qué artículos de una canasta de alimentos deben volver a los precios que tenían entre el 8 y 10 de marzo.

"Hay que sentarse y ver si podemos renovar en este momento excepcional como la guerra un acuerdo entre todos a través del diálogo. Si el diálogo no funciona, no me va a temblar el pulso. Tengo que defender el ingresos de los argentinos. No es una caza de brujas de nadie", advirtió el jefe de Estado, tras aclarar que el Poder Ejecutivo trata la suba de precios con "responsabilidad y firmeza".

"Me cuestionan los modos porque no lo digo a los gritos, pero hago lo que hay que hacer", insistió.el mandatario.

Alberto Fernández llamó a la unidad del Frente de Todos

En medio de las tensiones que vive la coalición oficialista, tras el rechazo de un grupo de diputados y senadores al votar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Alberto Fernández llamó a la unidad y manifestó que "es absolutamente necesaria" dentro del FdT.

"Hay que estar unidos para que no vuelvan a gobernar los que ya lo hicieron y dejaron un daño incalculable", sostuvo el Presidente, en tono crítico hacia Juntos por el Cambio. "No esperen un solo gesto mío en contra de la unidad", agregó.

El jefe de Estado pidió "convivir con las diferencias" que atraviesa el Frente de Todos, al tiempo que llamó a "sacarle dramatismo" a las distintas posturas del oficialismo. "Sólo van a encontrar voluntad de seguir trabajando juntos", remarcó.

"Hice un enorme esfuerzo para unir partes, lo hice sin la idea de ser candidato. Lo hice por convicción", dijo Fernández y resumió que, dentro de la coalición oficialista, "no se puede (seguir) sin nadie; aquí nadie sobra, nadie está de más".