El Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció hoy modificaciones en el sistema de pagos del comercio exterior con el objetivo de "responder a las necesidades extraordinarias de divisas para atender la importación de energía, de sostener el crecimiento económico, el nivel de actividad de las pymes y evitar maniobras especulativas sobre las importaciones".

En un comunicado que emitió la entidad, se precisó que el sistema de financiación de importaciones se extenderá también a "las realizadas bajo Licencia No Automática y a la importación de servicios". Además, se aclaró que estas disposiciones estarán vigentes durante los próximos 3 meses "para dar tiempo a la normalización del comercio exterior".

 

El presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce, señaló que las medidas tomadas aparecen "en un momento complejo" que atraviesa la economía de nuestro país y en el cual "las importaciones de energía vienen creciendo mucho" por el aumento de precios a nivel internacional.

Pesce consideró que la economía vive "un momento complejo".

Pesce aseguró además que confía en el impacto que pueden tener las medidas en torno al crecimiento de reservas del BCRA, las cuales podrían generar un ahorro de alrededor de 1000 millones de dólares por mes.

Por su parte, el ministro de Economía, Martín Guzmán, subrayó que "las medidas que se toman son las que se tienen que tomar porque la economía la necesita" y sostuvo que con los cambios "el Banco Central está adaptando ciertos aspectos de la política de administración del comercio exterior".

Desde Munich, el presidente Alberto Fernández declaró que, además de las reservas, la decisión apunta a "poner en orden las cuentas públicas porque nosotros no creemos que se pueda vivir eternamente con déficit fiscal", y agregó que eso "hay que tratar de corregirlo paulatinamente, no hay que hacerlo salvajemente".

Al igual que el presidente, Guzmán apoyó las disposiciones del BCRA.

Medidas del BCRA: Qué puntos hay que tener en cuenta

Las Pequeñas y Medianas empresas (Pymes) quedarán exceptuadas de las exigencias vigentes de financiar sus importaciones por un incremento de 15% respecto al año anterior, con un límite de hasta un millón de dólares.

La entidad monetaria explicó, también, que en el nuevo esquema de pagos, quienes operen en el SIMI (Sistema integral de monitoreo de importaciones) con licencias automáticas de importaciones, mantendrán el acceso al mercado de cambios por el equivalente al promedio mensual de importaciones de 2021 más 5% o de 2020 más 70%.

Quienes operen con licencias no automáticas, podrán acceder al mercado a partir de 180 días del despacho a plaza. Además, el Banco Central, en coordinación con el Ministerio de Desarrollo Productivo, dispuso ampliar las posiciones arancelarias de bienes equivalentes a los producidos en el país que tendrán acceso al mercado a partir de 180 días y la de bienes suntuarios que podrán acceder a partir de los 360 días.

Para las empresas exportadoras, se facilitará la prefinanciación, lo cual acelerará el ingreso de divisas, especialmente del complejo cerealero, pasando la obligación de liquidar las divisas que se ingresen de 5 a 15 días, y la financiación a largo plazo para precancelar deudas locales en moneda extranjera.

 

En cuanto a las importaciones de servicios, se equiparan en el tratamiento a la de bienes, permitiendo el acceso al mercado por el mismo monto que en 2021 y en caso de superar el importe el saldo a 180 días.

Mientras que para las importaciones de bienes de capital, se estableció una regla que permite pagar el 80% del valor en puerto de origen y el 20% restante con la nacionalización de los mismos.

Por último, cabe destacar que desde el BCRA se buscará crear una línea de liquidez de los instrumentos de deuda del Tesoro Nacional para su utilización por los Fondos Comunes de Inversión (FCI). Esto significa que el Banco Central "va a operar en la curva para garantizar la liquidez de los instrumentos del Tesoro y el sostenimiento de sus precios, explicó Pesce en un comunicado.

Ver comentarios