En el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, la sesión especial convocada por la Legislatura porteña quedó atravesada por una polémica entre el bloque de La Libertada Avanza -identificado con el diputado y economista Javier Milei- y el resto de los espacios, al expresarse sobre los hechos ocurridos durante la última dictadura cívico-miltar.

Los legisladores porteños buscaban votar este jueves una declaración para conmemorar el 46° aniversario del último Golpe de Estado y homenajear a los detenidos desaparecidos. El texto apuntaba a dejar en claro el compromiso con la "localización de las víctimas del plan sistemático de apropiación de menores".

 

En ese momento, y con una postura opuesta a la de los legisladores que se habían expresado antes, Rebeca Fleitas, del bloque de Milei, aseveró que "se habla de una sola parte de la historia y se niega a múltiples sectores la posibilidad de exigir justicia". Y luego continuó en su exposición: "Así la memoria se vuelve selectiva y a quienes recordamos a las víctimas del terrorismo guerrillero nos tildan de negacionistas y fachos".

Fleitas sostuvo, además, que "la Justicia ha sido solo para un sector", porque "prevaleció un relato promovido por el oficialismo y reproducido por sus medios de propaganda, que niega la existencia o reduce la violencia de grupos guerrilleros armados que secuestraban y asesinaban a civiles, policías y militares".

En el mismo sentido que su compañera de bancada, Ramiro Marra -jefe del bloque de La Libertad Avanza- afirmó que "avanzar no significa olvidar" y, aunque repudió los "excesos cometidos por las Fuerzas Armadas", dijo que "deben condenarse con el mismo rigor a los integrantes de los grupos subversivos".

Día de la Memoria: repudio general al partido de Javier Milei

Las palabras de Fleitas generaron reacciones en el recinto, como abucheos y expresiones de indignación, por lo que Emmanuel Ferrario, vicepresidente primero de la Legislatura y encargado de dirigir la sesión, debió pedir silencio en varias oportunidades.

En ese contexto, la legisladora Victoria Montenegro, nieta recuperada por las Abuelas de Plaza de Mayo, hizo referencia a su historia,  al recordar que tenía 13 días de vida cuando entraron a su casa y la secuestraron junto a sus padres: "25 años fui hija apropiada del jefe de ese operativo, hasta que llegaron las abuelas y llegó la verdad, dolorosa".

 

Al responder los libertarios, Montenegro sostuvo que "no hubo dos demonios, hubo un Estado terrorista que desapareció 30.000 personas". Y continuó: "Es cierto, la memoria no está completa, faltan cientos de nietos y nos faltan los restos de muchos de nuestros padres y seres queridos".

El último diputado en tomar la palabra fue Diego García Vilas, de Vamos Juntos, que manifestó su "rechazo a la teoría de los dos demonios" y llamó a "construir siempre memoria, verdad y justicia, ya que algunas discusiones vuelven". No sólo eso: también también recordó que su padre, quien hoy tiene 76 años, es sobreviviente de los centros clandestinos de detención el Vesubio y el Pozo de Quilmes.

Ver comentarios