Por tiempo indeterminado el paro de los transportistas de carga continúa en todo el país, en medio de una situación cada vez más complicada por el faltante de gasoil que impacta en más de 20 provincias. Cabe destacar que la medida de fuerza es organizada por Transportistas Unidos de la Argentina (TUDA), Autoconvocados Unidos, y el Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias (SUTAP).

De esta manera, los principales reclamos que llevan adelante los gremios son que se normalice el abastecimiento de combustible y que los precios sean similares a los de Capital Federal, una actualización de la tarifa de fletes, ya que el sector advierte sobre un aumento que vienen registrando los costos, y la necesidad de acceder sin dificultades a los insumos necesarios, como repuestos y neumáticos.

Al momento, hay movilizaciones de transportistas en diferentes provincias, especialmente en Río Negro, Neuquén, Santiago del Estero, Corrientes, Misiones, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, Catamarca y Buenos Aires. Se impide la circulación del transporte de carga, mientras que hay una libre circulación de los automóviles particulares, el transporte de pasajeros, el transporte de caudales y los servicios de emergencia.

En lo relacionado a la exportación de granos, en la zona portuaria del Gran Rosario la mayor complicación es en Timbúes donde están bloqueados los ingresos a la misma. También, en dicha región, hay protestas y bloqueos en el cruce de las rutas 11 y 19, en la Autopista Rosario-Buenos Aires, a la altura de Villa Constitución, en la AO12 y Ruta 18, en varios puntos de la Ruta 34, y en la Autopista Rosario-Santa Fe, en el Puente La Ribera.

A todo esto, los transportistas de la Unión Nacional de Transportistas y Afines de la República Argentina (Untra) ayer llevaron adelante diferentes bloqueos en Neuquén y en Río Negro, y en esta jornada se mantiene la protesta en la rotonda que une la Ruta 151 con el Tercer Puente, entre Neuquén y Cipolletti, donde pasaron toda la noche. Impiden el paso de camiones, pero la policía armó desvíos para colectivos y autos particulares.

En un comunicado, el gremio reclamó al Gobierno una cláusula gatillo para que las tarifas sean proporcionales a la suba del combustible, y monitorear al cumplimiento de la misma. También mejoras en las playas de camiones, y apoyo financiero del Estado para poder superar la crisis que atraviesa el sector por la suba del precio de los combustibles por un lapso mínimo de 12 meses, en cumplimiento con la Ley de abastecimiento.