Alberto Fernández participó por primera vez del tradicional Tedeum del 25 de Mayo desde que es Presidente, luego de que las dos últimas ediciones se realizaran sin público por la pandemia del Covid-19.

Antes de ingresar a la ceremonia religiosa oficiada por Mario Poli, cardenal primado de Argentina y arzobispo de Buenos Aires, en la Catedral Metropolitana, el jefe de Estado envió un mensaje a los argentinos por el 212ª aniversario del Primer Gobierno Patrio de 1810 en el que pidió que haya “más unidad que nunca, porque es un tiempo muy difícil” a nivel mundial y solicitó la clase política “unir esfuerzos” porque “primero está la gente”.

Aníbal Fernández, Sergio Massa, Juan Manzur, Victoria Tolosa Paz y Santiago Cafiero, entre otros, antes de ingresar a la Catedral (Crónica/Fernando Pérez Ré).

Al salir de la Casa de Gobierno, el Presidente declaró: Hay que tener más unidad que nunca porque es un tiempo muy difícil en el mundo, que después de la pandemia que tanto dolor nos trajo, ahora nos somete a una guerra cruenta que nadie hubiese querido”.

Y continuó: “Tenemos que seguir trabajando por la paz y a donde vaya voy a pedir por la paz, porque es un tiempo de reencuentro y donde no nos podemos dar el permiso de someter a la humanidad a más daño y más dificultades”.

A donde voy lo diré. Lo digo en el G20, lo diré eventualmente en la Cumbre -de las Américas- y lo diré en el G7 a donde me invitaron”, agregó.

Fernández también aseguró que “la unidad depende de nosotros” y remarcó que “ lo que más necesitamos, en este mundo tan convulsionado y muy daño donde la humanidad corre el riesgo de sufrir grandes hambrunas, es unir esfuerzos”.

En otro tramo de su mensaje, “Hay que unir esfuerzos. No quiero que piensen como yo, sólo que sepan que primero está la gente”, consideró.

Sobre la fecha en la que se conmemora la conformación del Primer Gobierno Patrio y también el 19 aniversario de la asunción presidencial de Néstor Kirchner, indicó: “Conmemoramos el 25 de mayo de 1810 que fue el tránsito de la Argentina hacia su independencia y que coincidió con el día que llegamos -a la Presidencia- con Néstor allá en el 2003”.

Luego, el Presidente caminó junto a varios de los integrantes de su Gabinete de ministros los 300 metros que separan a la Casa de Gobierno de la Catedral Metropolitana para participar de la tradicional ceremonia religiosa que este año volvió a realizarse de manera presencial.

El oficio religioso fue seguido por los fieles en una pantalla ubicada afuera de la Catedral Metropolitana (Crónica/Fernando Pérez Ré).