El 2020 marcó un antes y después en la vida de millones de personas. Nadie esperaba el surgimiento de un virus que obligara a la población mundial a encerrarse en sus hogares por varios meses. Quedarse en casa más tiempo de lo habitual, laburar desde ella (a excepción de los trabajadores esenciales), tener clases y cursar en la habitación o donde la conexión de wifi lo permita era algo impensado hace más de dos años.

 

 

A mediados de marzo de 2020, las redes sociales se convirtieron en un lazo de unión constante entre familiares, amigos y seres queridos. Pero por sobre todo, fue el escenario de diversos “booms” que despertaron el interés y la curiosidad de los usuarios, personas con historias y sentimientos que se muestran a través de una identidad virtual. Uno de los fenómenos que generó ese boom en redes sociales fue la astrología.

Ayelén Romano, una ariana de zona oeste, es una de las jóvenes astrológas y tarotistas con más seguidoras y seguidores en redes sociales, quienes destacan su calidez a la hora de comunicarse y expresarse a través de la virtualidad. Muchos coinciden en que tiene las “palabras justas” en el momento indicado y que también trae “tranquilidad” en la previa y durante los eventos astrológicos más destacados, como los eclipses y Mercurio retrógrado, este último es uno de los más preocupantes.

 

Ayelén Romano es una de las astrólogas y tarotistas con más seguidores en redes sociales.

Pero, ¿quién es Ayelén Romano? En redes sociales su arroba es @_venusandmars, cuya elección se dio justo cuando estaba pensado en un nombre para su cuenta, el cual debía estar asociado a la astrología. “Sonaba Venus and Mars de Wings en Spotify. Cuando vi eso me di cuenta que Marte y Venus son los regentes de mi sol y ascendente, así que me puse ese user”, le contó a sus seguidores en diciembre de 2019.

“Me gusta hablar de todo un poco combinando esoterismo con cultura pop, de manera tal que la información les llegue a todos, lo más "a tierra" posible, de forma práctica y responsable”, dice la presentación de su tienda virtual (https://venusandmars.mitiendanube.com/).

En diálogo con crónica.com.ar, Ayelén Romano contó cuáles fueron sus primeros acercamientos a la astrología y el tarot, su relación a las redes sociales, la demonización a Mercurio retrógrado, cómo llegó a convertirse en una de las astrólogas influencers y mucho más.

 

 

El primer acercamiento de Ayelén con la astrología fue durante su infancia. Su papá le compraba libros que solían venderse a 3 por $50 y así adquirió uno sobre Aries, signo solar de la entrevistada.

“Después de grande estaba en un momento difícil de mi vida. Se había terminado una relación importante, estaba sin trabajo, medio en crisis y justo fue todo cerca de unos eclipses. Seguía a cuentas muy superficiales sobre astrología, me llamó la atención que era época de eclipses y empecé a investigar por mi cuenta qué onda y me metí a buscar sobre mi propia carta natal”, explicó Romano.

Una cosa llevó a la otra. La joven astróloga primero sintió curiosidad por la astrología y luego llegó a la lectura de tarot, las redes sociales impulsaron ese acercamiento aún más hasta que un día se animó a compartir sus conocimientos.

 

Uno de los primeros mazos de cartas de tarot que se recomienda comprar es el "deck" de ilustraciones clásicas, por ejemplo el "Rider Waite" facilita el aprendizaje de las imágenes.

“Siempre tuve redes sociales, más que nada Twitter. Desde que arrancó Twitter tengo cuenta ahí, era mi cuenta personal y tenía 300 seguidores. Mis amigas me insistieron, medio que me convencieron de que empiece por ahí, a hacer hilos, explicar qué es astrología y notaban que se me daba bien. En ese entonces, estaba sin trabajo, tenía agorafobia, se me complicaba salir a trabajar a una oficina y demás. Entonces me dijeron que lo intente para salir del paso, hacerlo un tiempo, hacer cartas natales, algo de plata y cuando pase volver a lo mío, volver a la Universidad y a trabajar”, recordó la joven de La Matanza.

Así su cuenta creció tanto que al final se convirtió en “algo que no esperaba”. Antes de dedicarse por completo a la astrología y el tarot, Ayelén estudiaba Comercio Exterior con orientación en Marketing.

 

 

-¿Notaste que el 2020 potenció tu trabajo?

-Mucha gente empezó a mirar para adentro. Creo que se potenció el trabajo de todos, me parece que como era una época muy introspectiva, que no se podía hacer demasiado, la gente empezó a ir para dentro y se empezó a interesar por estos temas. Además, justo en 2020 y 2021 empezó a crecer en redes sociales la idea de publicar libros por mi cuenta, eso generó cierta expectativa. Definitivamente 2020 potenció todo lo que es el trabajo.

-¿Sos como una diplomática de la astrología?

- No se si tanto una diplomática en sí, pero lo que sí me sucede es que intento elegir muy bien las palabras que voy a usar, sin acotarme. Siempre digo lo que pienso y siento al respecto, si le tengo que frenar el carro a alguien también lo hago, aunque por ahí accedo a bloquear directamente si no me gusta cómo me hablan. Pero sí cuido mucho las palabras de lo que voy a decir porque no quiero lastimar ni herir a nadie, no quiero hacer sentir mal a las personas.

-¿Qué es lo que más destacás de las redes sociales y lo que menos te gusta de ellas?

-Lo que me gusta de las redes es la diversidad, mantenerse informado constantemente. Hay un pulso súper marcado que también te permite ver otros mundos y otras realidades, que te permite incluso conocer otras experiencias y saber de situaciones que de otra manera no te enterarías, está todo ahí. Una está constantemente informándose, lo que no me gusta es el odio innecesario, me parece que no tiene mucho sentido. Tampoco me gusta cuando se genera una ola de odio masivo, cancelaciones por todo. Me siento bastante incómoda cuando eso sucede. Cuando se tiene una horda de gente encima o se hace con otras personas intento no engancharme porque sé lo feo que es que te lo hagan. Muchas veces se hablan de temas complicados y a veces la cancelación viene simplemente por no aceptar que el otro es distinto, eso sí me genera un poco de rechazo.

"Intento elegir muy bien las palabras que voy a usar, sin acotarme. Siempre digo lo que pienso y siento al respecto, si le tengo que frenar el carro a alguien también lo hago".

A Ayelén no le interesa imponerse como una “gurú” en las redes sociales y reconoce que también está “experimentando”, aunque en un momento tuvo que irse de las redes sociales. De todas maneras, logró generar una comunidad con la que intercambia comentarios a diario. Ella considera que los malos comentarios vienen de “algo interno” que tienen las otras personas.

-Compartís tu experiencia en redes, ¿cómo te atraviesa la coyuntura, en especial el feminismo?

-Yo hablo de feminismo para con mi trabajo porque soy feminista, pero el ambietalista también va a hacer lo mismo. En Estados Unidos se dedican mucho a lo que son los mercados, el mundo cripto, que es lo que les interesa y varios le dan una perspectiva desde lo astrológico. Creo que uno habla desde sí mismo, con sus cosas. Para mí el feminismo es recontra importante, la astrología es una práctica que tiene miles de años y como todo está atravesado por el patriarcado y por preceptos que ya no van más. Es necesario actualizarlos, entonces yo en lo personal lo actualizo desde mi perspectiva.

El feminismo llegó al mismo tiempo que la astrología a su vida: Las he vivido como una revolución. Más que nada poder decir ‘acá hay mucha data’, información sobre mí, sobre lo que me rodea, sobre las personas que conozco, que de otra manera no llegarían a mí. Eso me parece súper importante destacarlo, como una forma de conocimiento y para mí el conocimiento es poder, me parece clave, pero también creo que hay muchas formas de practicar el feminismo, de ser feminista y también de ser astrólogo. Entonces creo que eso enriquece la experiencia”.

Su trabajo también está atravesado por las coyunturas actuales. Cuando es temporada de elecciones legislativas y para elegir cargos importantes como presidentes o presidentas de la Nación, Ayelén recibe consultas por parte de personalidades destacadas del mundo de la política: “No ellos en sí, pero sí sus asistentes o colaboradores”

“Más que nada cuando se acercan las elecciones y hay que hacer campaña. No tanto con astrología, algunos sí para ir encarando fechas para lanzar su campaña y eso, pero sí muchísimo con tarot. Cerca de las elecciones yo ya sé que tengo que guardar algunas fechas porque vienen medio de urgencia”, contó. También recibe consultas por parte de figuras del fútbol, actores y actrices, y personalidades de la farándula.

Entre las preguntas que más le realizan sus clientes hay dos temas centrales: amor y trabajo. “En la pandemia lo que más me han preguntado sobre el trabajo es cómo hacer para sostener el que tenían o que tenían miedo y preocupación de quedarse sin laburo”, explicó y agregó que “la primera cuarentena ha sido muy difícil en ese aspecto, entonces era lo que más preocupación generaba”. El tema principal que no toca es sobre salud.

“Respecto al amor me hacían muchas preguntas por relaciones a distancia, personas que se conocieron en otras provincias y no sabían qué iba a pasar cuando la cuarentena se levantara o incluso parejas que estaban conviviendo y que la relación se estaba viniendo abajo, entonces no sabían qué hacer porque tenían que seguir encerrados”, detalló la astróloga y tarotista.

-Tus seguidores destacan tu manera de comunicar. ¿En qué pensás cuando hacés tu trabajo?

-Pienso en qué me gustaría leer, qué necesitaría yo en este momento leer. No sólo hablo desde mis propias experiencias, sino que también me inspiro mucho con lo que pasa alrededor mío, a veces una conversación en terapia o con amigos activa algo, como una idea y digo ‘ok podría escribir sobre esto porque me parece interesante y siento que resuena con el movimiento astrológico del momento’. Elijo mucho el lenguaje, pero más que nada el poner sobre mi propia experiencia es lo que suma a lo genuino, en el sentido de que si yo no siento algo no lo publico. Por eso no escribo sobre cada aspecto, sobre cada tránsito, sino sobre lo que me parece importante. Lo mismo cuando atiendo a alguien, me fijo en qué momento se encuentra, su edad, sus tránsitos, veo qué le va a tocar de eclipses ese año y cómo van a ir para esta persona, ahí es donde pongo el enfoque cuando hago una lectura de carta natal porque no hay una consulta puntual, sino que es una lectura general y extensa, ahí es dónde yo arranco y pongo ese enfoque. Me parece que lo genuino es lo más importante, no escribir sobre todo, no obligarse a escribir sobre todo porque siento que hay un exceso de información que es recontra innecesario.

-¿Por qué primero hay que hacer la carta natal y después la revolución solar?

-Es importante conocerse a uno mismo antes de ir a ver qué onda la disponibilidad de energía de ese año, qué hacer o tener en consideración y cómo llevar de manera creativa toda esa energía porque para mí la mejor manera de desplegar la carta natal y la revolución solar es desde ese lugar. La elección que tiene cada uno y pensar eso es clave, la astrología sin coyuntura, sin un marco, no es nada. Yo por ahí te puedo decir que es un buen año para que te vayas de viaje, pero yo no se tu posibilidad económica, física y emocional. Me parece que eso es recontra importante, saber cuál es la realidad del consultante y pensar de qué manera puede ir desplegando esa carta natal porque no es lo mismo hacerle la carta a una chica de 25 años que vive en Capital Federal que a una persona de 60 que vive en Rusia. Son distintas situaciones y uno tiene que tener en cuenta eso también, quién es la persona que viene a atenderse, cómo se siente, la edad, de qué trabaja, cuáles son sus vínculos, la carta natal no es todo, sino que es una parte de la dimensión de uno mismo. Considero que hay que tomarlo de esa manera y también hay que complementarlo con la información que tenemos de la vida de la persona.

 

Una carta natal es un diagrama que muestra las posiciones planetarias en los signos y su casas en el momento de nacimiento de las personas. Para realizarla se necesita la fecha, hora y lugar de nacimiento. Una de las páginas para hacerle es carta-natal.es, allí se tendrá una primera visión y se debe consultar con un astrólogo para su correcta interpretación.

-¿Te gusta que te digan bruja?

-Depende, cuando hay algo de astrología en el medio no porque es algo para lo que estudio muchísimo, la formación es constante y para toda la vida. Por ahí, con el tarot tiendo a ser más intuitiva. Hay cosas que me pasan que por ahí no tienen una explicación coherente de cosas que veo en una lectura o ciertas situaciones que me suceden, como sueños que se cumplen o cosas que les digo a las personas que no sé de dónde salen y terminan pasando, pero creo que depende de quién me lo esté diciendo. Si me lo están diciendo bien como ‘uh sos re bruja’ porque les dije algo que les sirvió no pasa nada, pero a veces te lo dicen como insulto, como para menospreciar el conocimiento, entonces ahí sí me choca un poco.

Astrología como trabajo: ¿Es una fuente de salida laboral?

-¿Cuánto tiempo requiere la formación como astróloga y tarotista para que pueda ser tu trabajo?

-Creo que lo importante es complementarlo con la práctica. La idea no es solo formarse y leer un montón, sino ponerlo en práctica desde el momento uno para ir sacándole la ficha a lo que es hacer una carta natal. Mientras más cartas natales uno hace más va aceitando la experiencia. Lo mismo pasa con el tarot, hay que ir haciendo tiradas todo el tiempo, hay que entrenar eso. Sólo se saca con práctica y atender. Al principio lo ideal sería no cobrar tanto o hacer algún intercambio, es clave que siempre haya un intercambio y no regalar el trabajo, pero la idea es empezar de entrada. Yo recomiendo arrancar con familia, amigos y después ir de boca en boca creciendo.

-Los precios suben, ¿el valor de tus servicios se adaptan a las coyunturas actuales?

-No quiero ser una astróloga elitista que te cobra ocho mil pesos una carta natal cuando me parece que es innecesario. El año de la pandemia me tomé un tiempo, primero para adaptar mi servicio a los tiempos porque tenía que pensar qué le voy a decir a una persona, qué utilidad le voy a dar a la lectura de una revolución solar cuando la mayoría del año va a estar encerrada, primero pensé en eso y cuando volví a atender me puse el compromiso de durante todo ese año no subir los precios. Intento no hacerlo mucho porque también vivimos en un mundo en donde los precios suben todo el tiempo y uno también tiene que sobrevivir. La verdad es que no me interesa ser una astróloga elitista y cobrar un montonazo de dinero. De los astrólogos que tienen muchos seguidores en las redes estoy en la categoría de los que tiende a cobrar más barato que la media y me retan todo el tiempo por eso. Me dicen que aumente los precios, en lo posible trato de no hacerlo y también ofrezco otros servicios. La carta natal es la más cara porque lleva mucho tiempo y esfuerzo, ofrezco preguntas a las cartas puntuales que son cosas chiquitas o la suscripción de contenido que es mensual y eso lo pongo barato porque es accesible para todos, el que quiere una carta la puede pagar en base a eso y el que no quiere dejar de perderse contenido y recibir algo útil puede pagar la suscripción o hacer preguntas puntuales a las cartas.

- En cuanto a las consultas, ¿hay clientes que se obsesionan y otras que saben tener autocontrol?

-Veo que hay muchas personas que quieren venir todo el tiempo (a consultar) sobre el mismo tema porque hay algo que no avanza o no quieren soltar. Se genera mucha obsesión sobre ciertas relaciones donde uno tiene que poner el límite porque el cliente no está pudiendo dejar de lado ese tema, problema y siempre la sugerencia de ‘por qué no nos enfocamos en otra cosa o más en vos’, qué podés hacer en este momento, cómo redirigir tu energía y siempre está el autocontrol, la verdad que obsesionarse con un tema es fácil. Al principio creo que todos los que aprendemos de astrología y tarot nos preocupamos mucho, nos agarra cierta ansiedad por saber tanto de eso, pero después se va calmando. Hay que ir de a poquito con ese tema y tenerse paciencia, pero sí hay que poner un límite sobre ciertas consultas. Hay personas que vienen todos los meses y preguntan sobre diversos temas, hay gente que se hace la carta natal una vez y ya está, que después vienen a consultas anuales o se hacen lecturas para ciertos momentos de la vida porque hay un problema que no pueden entender, hay una crisis y una vez que la solucionan pasan a otra cosa. Para mí eso es lo mejor, no siento que sea una obligación ir al astrólogo o tarotista todo el tiempo, o de vez en cuando, de la misma manera que uno hace terapia y tiene que ir semanalmente, no le encuentro sentido a eso desde lo astrológico, para mí hay que ir por temas puntuales.

-¿Te sentiste desbordada con el trabajo? ¿Cómo lo manejaste?

-Todo el tiempo e intento organizarme mejor porque trabajo mucho y está todo a mi cargo, yo respondo los mails, manejo las redes y creo contenido. También armo contenido para otras páginas, escribo, hago muchas cosas alrededor de estos temas y uno tiene que saber organizarse muy bien, como le pasa a cualquier emprendedor.

Ayelén también contó que sus clientes la contactan después de las sesiones y que eso le “encanta”, más que nada cuando le cuentan que “pudieron salir adelante en algo que no les estaba resultando, que les pasó algo lindo o que les siguió resonando mucho tiempo después una lectura”.

“A veces he recibido mails que me dejaron llorando de la emoción, de lo lindo, por cómo les fue y más que nada cuando me mandan fotos de sus mascotas, que saben que me gusta ver a sus perritos y gatitos, manifiesta.

Mercurio retrógrado y el retorno de Saturno: dos eventos que preocupan y generan mayor interés

Mercurio retrógrado es uno de los fenómenos astrológicos que genera mayor interés y preocupación por quienes están interesados en la astrología o les genera algo de curiosidad. Por lo general, este evento se da tres o cuatro veces al año de manera ininterrumpida.

Este planeta rige a la comunicación, a la tecnología y a los procesos mentales. En estos momentos Mercurio está retrogradando (hasta el 3 de junio) y también lo estuvo el pasado 4 de octubre de 2021, fecha en la que WhatsApp, Facebook e Instagram cayeron por varias horas y dejaron a millones de personas incomunicadas.

Pero, ¿qué quiere decir que un planeta retrograda? Es el movimiento de un planeta en sentido opuesto a la de sus pares dentro del mismo sistema, esto visto desde un punto en particular, por ejemplo la Tierra.

 

Mercurio es el planeta más cercano al sol, el más pequeño del sistema solar y es apenas más grande que la Luna. Retrograda entre 3 a 4 veces al año. (Foto: Nasa).

¿Por qué está demonizado Mercurio retrógrado?

-Está demonizado porque es astrología popular. Yo te digo que hay un problema y entonces está Mercurio retrógrado, voy a seguir y te voy a ofrecer una solución. Cuando en realidad lo mejor es tomar ciertos recaudos, entender que la vida sigue y no pasa nada terrible. Que no se va a venir el mundo abajo, pero que sí hay algunos asuntos como algún retraso o problema con la tecnología, pero son todas cosas que se pueden prevenir y no es una gran desgracia. También me parece que al ser un período de introspección a la gente le cuesta eso y es más fácil echarle la culpa a lo ajeno, a lo externo, antes que decir que el problema soy yo o tengo que mirar para adentro, ver qué está pasando en mí y por eso cuesta mucho Mercurio retrógrado.

Otro de los eventos astrológicos que despertó mayor interés en el último tiempo es el retorno de Saturno, el cual se asocia con un punto de quiebre en la vida y que implica trascender los mandatos para preguntarnos cómo deseamos ser. Es un fenómeno que sucede cada 28 o 30 años e implica que el planeta vuelve a la misma posición en la que se encontraba al momento del nacimiento de las personas.

-¿Qué representa el retorno de Saturno en nuestras vidas?

-Es un periodo de trascender los mandatos, en un sentido de ir más allá de lo que me dijeron, enseñaron y se me impuso. Puede venir de los padres, de la sociedad y de figuras de poder. Uno va creando más su estructura de vida, cambiás cosas. Hay gente que se va a vivir a otro lugar, que se casa, que tiene hijos, que la pega profesionalmente, que le llega una crisis y por ejemplo se separa o que decide trabajar de otra cosa, hay muchas opciones y situaciones diversas, depende de cada uno. Es la famosa crisis de los 30, uno va cambiando muchas cosas de sí mismo, se va responsabilizando un poco más por la estructura y la base de vida que quiere crear de ahí en adelante, que va más allá de lo que pensaba que estaba escrito en piedras sobre su propia vida y su propia identidad. Depende mucho de cada uno, es una época en la que muchos aprenden a poner límites, del trabajo duro y la disciplina, entonces a muchos les va a pasar como que van a recolectar logros después de mucho tiempo y hacer un gran esfuerzo.

 

El primer retorno de Saturno se da entre los 28 y 30 años. (Gentileza: NASA).

Saturno es el señor del Karma y de las pruebas, también representa el paso del tiempo. Teniendo en cuenta estas características, si las personas “no estuvieron muy comprometidas” con determinadas situaciones o su propio crecimiento podrán sentir las consecuencias del retorno de Saturno, pero no hay nada que temer. En este contexto, Ayelén Romano adelantó que se encuentra trabajando en un libro que dará más información sobre este planeta, ya que no hay mucho sobre el tema escrito en español. La fecha de publicación se estima que podría ser en 2023 o 2024, porque antes está escribiendo otro libro que saldrá a fines de este año.

De todas maneras, no es la primera vez que escribe un libro. En 2021 lanzó su primera publicación Refugio Celestial con Inguz Editorial y Club de Brujas en conjunto con Mel Knarik para V&R Editoras. Este último trabajo es una guía para iniciar en el tarot y la astrología.

-¿Por dónde viene el libro sobre el retorno de Saturno?

-La idea es que hay planetas de los que se está hablando mucho en astrología, más que nada por parte de astrologas feministas, que enfocan en la parte ‘femenina’ como Venus o la Luna, y todas esas partes de lo astrológico. No se está poniendo el enfoque en los planetas que son ‘masculinos’ como Marte o Saturno, que también están recontra atravesados por lo patriarcal. Creo que por ese motivo hay que darle una perspectiva moderna porque seguimos considerando los preceptos de la astrología clásica, incluso la astrología antigua donde la mayoría de los astrólogos eran varones y a nosotras ni siquiera se nos permitía estudiar. Me parece que hay que pasarle el plumero a ciertas ideas, a ciertos conceptos y mi idea es empezar por Saturno y su retorno, que es por lo general cuando más me vienen a consultar, la mayoría de mis consultantes están en su primer retorno de Saturno. Yo también estoy atravesando ese momento de mi vida, entonces quiero como poner de mi experiencia así de primera mano para contar qué se siente o cómo se puede experimentar, qué tener en cuenta y quizá en algún momento poder hacer lo mismo con Marte, que siento que le dan una perspectiva tan con tendencia a lo masculino y que se pierde toda la diversidad que se puede aprovechar. De Marte se dice que hay que evitar los enojos y yo creo que los enojos cortan, limpian y sirven para poner límites y decir basta.

-¿Estamos en una época saturnina entonces?

-El 2020 ha sido un año muy saturnino porque experimentamos restricción y aislamiento. Ahora con los eclipses, que varios suceden en Escorpio, parece que estamos en una etapa muy plutoniana, de transformación absoluta y también de dejar morir algunas cosas. Creo que estamos resignificando la idea que tenemos de duelo y muerte, no quizá de manera literal sino desde un lugar simbólico. Me parece que también es importante el cómo entendemos que somos ciclos, que hay cosas que arrancan y para eso es necesario dejar que otras terminen.

Ayelén se encuentra trabajando actualmente en dos libros junto a Editorial Planeta. Uno de ellos es sobre el retorno de Saturno y otro saldrá a fin de año. A este medio le aseguró que el segundo será una publicación "muy útil", pero no pudo dar mayores detalles porque aún es confidencial.

-El proceso de crear un libro, ¿tiene algún condimento especial como una fecha para empezar a escribirlo?

-No pensé una fecha para ponerme a escribir, si busqué para firmar con Club de Brujas y con Refugio Celestial. Busqué una fecha y un horario lindo para firmar, pero para escribir no, simplemente me permito ir para el lado que lo siento. Sí lo que a veces me pasa es que me cuesta darle una estructura a cada capítulo, como para que tenga la misma cantidad de páginas porque hay cosas de las que quiero escribir un montón y de las que quiero escribir poco, tengo que ir como dándole un sentido. Yo soy de sentarme a escribir y como me sale, me sale. Siento que tengo la buena suerte, de sentirme bendecida porque no me falta el caudal creativo. Nunca me costó sentarme a escribir y que no se me caiga una idea o una palabra.

-La astrología y el tarot despertó gran interés, ¿cuál es el consejo ideal para quienes dan sus primeros pasos?

-Tenerse paciencia, más que nada. Ser gentil con uno mismo, entender que hay que practicar y para practicar hay que equivocarse, y no tenerle miedo a eso. Y más que nada observar, dedicarse a mirar todo lo que no rodea también me parece que es importante.

Ayelén Romano creó una gran comunidad en sus redes sociales. En Twitter está cerca de los 95 mil seguidores, en Instagram tiene más de 42 mil y supo extenderse a otras plataformas como Telegram donde tiene un canal con más de 4 mil suscriptores, allí comparte las reflexiones sobre los movimientos astrológicos más destacados del momento, audios y el trabajo que realiza a diario.

Una de las últimas plataformas a las que se sumó fue a Patreon, donde sus seguidores acceden a contenido exclusivo, además ofrece un servicio similar desde su tienda web. Consejos semanales según los movimientos astrológicos, información sobre la Luna llena y nueva del mes, como así también acceso a una biblioteca virtual con libros de astrología y tarot, entre otros.

-¿Alguna vez pensaste en hacer un encuentro con tus seguidores?

-Sí, pensé en un encuentro para la comunidad de seguidores, más que nada para los lanzamientos de los próximos libros me gustaría hacerlo. Como tengo agorafobia es un poco difícil, pero si está en mis planes para más adelante. También me han invitado mucho de otros lugares, de La Plata, Mar del Plata, Uruguay, México y de un montón de lugares para que vaya a algún encuentro. Ojalá que se pueda porque la verdad es que me encantaría viajar un poco por el mundo y conocer otros lugares, más que nada por los libros. Es algo para ver más adelante.