Este 26 de julio no es un día más para quienes formaron su sentir político en rededor de la figura Eva María Duarte. Especialmente, no es un día más para Cristina Álvarez Rodríguez, quien no es una militante peronista cualquiera.

La ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires carga sobre sus hombros con el peso de ser sobrina-nieta de Evita. "Este 26 de julio es muy especial, porque se están cumpliendo 70 años de su paso a la inmortalidad, porque ella es inmortal, así la sentimos", comenzó en su repaso junto Crónica Álvarez Rodríguez.

La también presidenta ad honorem de su museo —ubicado en la calle Lafinur al 2988, en Ciudad Autónoma de Buenos Aires— recordó que, además, se celebran 20 de su inauguración. "Era un hogar de tránsito y de madres solteras de la Fundación Eva Perón. Hoy se transformó en el museo más visitado de la provincia", precisó la funcionaria.

Cristina Álvarez González
Cristina Álvarez González también es presidenta ad honorem del Museo Evita.

Sobre la relevancia de Evita en la Argentina, Cristina valoró: "Junto a Juan Domingo Perón, es la figura más representativa del siglo XX; es muy importante que hoy la podamos celebrar con esa intensidad, porque es una persona que dio la vida por sus convicciones y transformó para siempre a este país".

"Evita está presente en cada acción solidaria, en la lucha por la igualdad de oportunidades. Es la representación de los más humildes, los trabajadores y la clase media, es un ejemplo de lucha y compromiso; una persona que nunca traicionó a los que representaba, porque peleó por un país más justo. Por eso sigue tan vigente su lucha y es una inspiración", precisó la ministra bonaerense.

"Si hay algo que tiene Eva es su intensidad, ella nunca fue hipócrita o se puso una careta".

Por otra parte, Cristina hizo hincapié en la magnitud de los logros alcanzados por una mujer en aquella política tan atravesada por el prejuicio para con las mujeres. "Evita en su momento no fue feminista, porque el feminismo era para mujeres que pertenecían a otros espacios políticas, también porque formaban parte de otros sectores sociales y combatían al peronismo. Pero ella no solo lucho y conquistó el voto femenino junto a Perón, sino también, creó el primer partido político de mujeres —el Partido Peronista Femenino— y logró tener diputadas y senadoras sin ningún tipo de ley de cupo o paridad en las listas".

"Evita era dueña de una inmensa ternura para sentir el dolor del otro, para atenderlo, para generar una política pública donde había una necesidad. Creo que ella era un poco eso, la mujer de la fundación, la de la ayuda social, la mujer del partido político y los derechos de las mujeres, la que resolvía los conflictos sindicales y hablaba con los trabajadores como una más". recordó.

Álvarez Rodríguez, sobrina-nieta de Evita

Álvarez Rodríguez funge como una voz relevante durante esta jornada tan especial, a partir del lazo sanguíneo que la une a Evita. "El parentesco mío viene a través de mi abuela —Blanca Duarte de Álvarez Rodríguez— y de mi papá Justo Álvarez Rodríguez. En mi casa siempre se habló de ella en presente, presidía la mesa familiar en la casa de mi abuela, con un cuadro emblemático que tenía un pergamino en la mano". rememoró junto a Crónica.

Sobre este apartado, Cristina tiene su anécdota: "Yo me acuerdo que de chica pregunta '¿qué tiene escrito en el pergamino?'. Mi abuela me decía: 'Es el voto femenino, nena'. Mi papá que eran los derechos de la ancianidad. Cada una le ponía un significado distinto y te contaban cosas que ella había hecho. Realmente, los encuentros en casa eran muy afectivos y mi abuela me contaba de los juegos de niñas junto a ella".

Álvarez Rodríguez Museo Evita
"Evita era dueña de una inmensa ternura", la contundente definición de Álvarez Rodríguez.

Por último, invitó a reflexionar sobre Eva, abogando porque cada uno "ejerza el juicio crítico, que recorra su vida y lea sus mensajes. Por ejemplo, en "La razón de mi vida". cuando hablaba de que las amas de casa, por esa tarea, tendrían que cobrar un salario, porque eso era trabajo, en una época de un mundo de hombres".

"Si hay algo que tiene Eva es su intensidad, ella nunca fue hipócrita o se puso una careta. Era lo que uno veía, una mujer joven, trabajadora y revolucionaria que decidió con su vida cambiar la historia", concluyó emocionada su sobrina-nieta.

Ver comentarios