¿Querés salir a pasear pero cerca de tu casa? Río Tala es una pequeña localidad situada al sur del partido de San Pedro y forma parte de los pueblitos de la provincia de Buenos Aires que hay que conocer por su valor cultural e histórico . Sin dudas, es un plan excelente para hacer estas vacaciones de invierno , ya que queda a muy poca distancia de la Capital Federal y además, hay actividades para todos los gustos y bolsillos

Ubicado a  159 kilómetros de Ciudad de Buenos Aires ya 12 de la ciudad cabecera del municipio , es un punto ideal para descansar, comer buena comida y pasar un lindo momento en familia. Llegar hasta allí es muy fácil y rápido porque lleva menos de 2 horas en vehículo.

Desde CABA, se toma la General Paz hasta la salida de la Autopista Panamericana o Ruta Nacional 9. Se conduce por dicho camino hasta la altura del kilómetro 120, allí se toma la salida por la Ruta Provincial 1001 que pasa por la Avenida Juan Damaso Camelino , que entra al paraje. 

La historia de este pueblo data de muchos años, de hecho, se pudo establecer que para las épocas coloniales la zona ya se encontró habitada por el pueblo originario nacional, los Querandies que se ubicaban en las cercanías del Arroyo que baña la región. Luego, con la llegada de los primeros colonos, se realizaron algunas comprasventas de tierras y poco a poco comenzó la despoblación tradicional de la zona y llegaron familias de las grandes urbes. Una de las primeras estancias del área fue " La Barranquida" donde nació el conocido diputado del Congreso de Tucumán, Fray Cayetano Rodríguez.
 
A pesar de que el lugar estaba poblado desde hace mucho tiempo, la fundación data de la época de la llegada del ferrocarril en 1880. En aquel entonces, fueron donadas algunas tierras a la línea de transporte. Con la llegada del tren, comenzaron a instalarse grupos de inmigrantes, que habían dejado sus países natales por las guerras civiles o la pobreza. Finalmente, llamaron a la localidad como "Río Tala" en relación con la cercanía al agua y a las plantas autóctonas que caracterizaban esas tierras
La estación de Río Tala quedó detenía en el tiempo. 
Cuando cancelaron el tren, descendió a gran escala la cantidad de habitantes. Hoy en día, el pueblo tiene 1814 vecinos que se dedican sobre todo a la agricultura y a las tareas de campo. Lo que más se destaca del sitio es su perfil añejo y campestre. Su casco histórico tiene base en la linda y bien mantenida plaza. Frente a ella se encuentra la delegación municipal, las escuelas y un antiguo club de barrio que actualmente funcional. También se ubica en la cercanía la iglesia Nuestra Señora de Luján que es una de las más lindas de la región.  Sus calles y viejas construcciones de ladrillo a la vista son muy pintorescas y llamativas. 
 
Uno de los grandes atractivos son sus dos almacenes de ramos generales que datan del siglo pasado y conservan su antigua presentación con mostradores y estanterías. Actualmente, los descendientes de las familias fundadoras continúan atendiendo los comercios. Si querés probar productos regionales, son los puntos ideales para hacerlo. Cabe mencionar que uno de ellos, funciona como lugar de reunión como en aquellos primeros años. Allí hay  juegos de cartas, entretenimientos, charlas y copetín
Sus almacenes continúan intactos a pesar de los años. 

En la localidad también sobresale El Museo Paleontológico “Fray Manuel de Torres”. Está ubicado en el campo Spósito y reúne muchos hallazgos como flechas, huesos de antiguos animales, vasijas y otros elementos que usaban los pueblos originarios que habitaban antes de la llegada de los colonos. Sí te gusta conocer la historia de los lugares, sin dudas tener que visitarlo. Además, para los más chiquitos de la familia es un gran recorrido para hacer. Muy cerquita de este sitio, se puede disfrutar de la tranquilidad del Arroyo Tala. 

Continuando con el recorrido histórico de la localidad, se pueden visitar las viejas casas de distintas figuras reconocidas que vivieron en la zona. Por ejemplo, aún se conserva el viejo rancho donde vivió en su niñez Luis Sandrini. También se puede visitar la estancia donde creció Fray Cayetano José Rodríguez.

A pesar de que muchos dicen que los míticos periodistas Mónica y Cesar tienen su famosa casa "La Campiña" en San Pedro, la realidad es que el establecimiento pertenece al pueblo Río Tala. Esta opción es un plan ideal para la familia o para disfrutar en pareja, ya que se ofrece una opción imperdible del turismo rural y se desarrollan distintas actividades. 

El pueblo también se destaca por la tranquilidad y la naturaleza. 

Otro gran destacado de la localidad son las casas de campo y estancias. En la zona hay un gran desarrollo del sector agropecuario, sobre todo de frutas. Muchos de estos sitios se pueden visitar y existe la posibilidad de degustar de los productos locales y se pueden comprar recuerdos. También hay un muchos viveros que para los turistas son un boom porque pueden encontrar plantas a muy bajos costos. Todos estos lugares mencionados son perfectos para descansar en contacto con la tranquilidad de la naturaleza de la región. 

 

No cabe duda de que el turismo rural es el gran atractivo de este pueblo, por eso es importante mencionar su gran oferta gastronómica. Uno de los lugares más típicos de la zona es "Los Abraham" que es un restaurante donde se sirven platos típicos argentinos , pero que se destacan los asados y los vinos. También cabe destacar que es un centro histórico del paraje, ya que en sus paredes reflejan la vida de la zona y el entorno rural que lo caracteriza. Es un pueblo que se destaca por sus comidas, por eso, tienen la "Fiesta del Bife a la Criolla y la Empanadilla de Batata" que se celebra entre la última semana de octubre y la primera de noviembre. 

En las casas de campo se pueden comprar desde fruta recién cosechada hasta mermeladas y fiambres caseros. 
Ver comentarios