Si querés viajar cerca de casa, esta escapada express es ideal para vos. Villa Moll es una localidad de 529 habitantes que se ubica dentro del partido bonaerense de Navarro. Con más de 113 años de vida, este lugar esconde lindos paisajes campestres que se caracterizan por su tranquilidad y silencio. Además, tiene pintorescas almacenes y cantinas de campo donde se puede disfrutar de las mejores comidas y bebidas nacionales.

Llegar al aire libre y refrescante de este pueblo llevará poco más de dos horas, ya que se encuentra a 162 kilómetros de la locura de CABA y a unos 42 de la ciudad cabecera del municipio. El viaje hasta allí es una gran oportunidad para conocer otros bellos lugares que nos ofrece la provincia de Buenos Aires. Desde la Perito Moreno tomar la salida del Acceso Oeste hasta Luján. A la altura de dicho punto, empalmar con la Ruta Nacional 7 y conducir por ella hasta el kilómetro 161 que está la entrada del sitio.  

Una localidad de larga data 

Moll surge primero como proyecto ferroviario y luego se desarrolló como pueblo. En aquel entonces, antes de la llegada del servicio, las tierras pertenecían al matrimonio de Manuela Moll de Pardo y Acacio Pardo. Cuando se les planteó la posibilidad de tener un transporte desde la ciudad hasta la zona, los dueños no dudaron en donar parte de sus campos para la creación de la estación y otros edificios importantes. 

Debido a su ubicación geográfica, el paraje se convirtió rápidamente en uno de los puntos más pujantes de Navarro. Asimismo, esta zona era altamente fértil y su economía se sostenía de lo que producían sus campos y algunas pequeñas empresas que se dedicaban a la fabricación de productos lácteos. Actualmente, sigue habiendo un gran cultivo de  maíz, trigo, girasol y soja.

Moll es un pueblo 100% campestre. 

El turismo rural el principal atractivo 

A pesar de que es una localidad con pocos habitantes, la realidad es que tiene muchos puntos muy llamativos para conocer. Primero y principal, es un lugar donde las tradiciones no murieron, ya que allí se pueden visitar antiguas cantinas que aun hoy están en funcionamiento. Los sitios más populares son: el "Bar el Toly" y "La vieja esquina". Se destaca que aquí se pueden comer riquísimos platos, además, de ser paradas obligatorias, son un paseo por la historia del lugar.   

Otro lugar muy lindo para visitar es la Plaza "El progreso" que tiene un ambiente muy verde y repleto de árboles típicos de la zona. Este lugar es ideal para disfrutar de la tranquilidad y seguridad del pueblo, también se pueden aprovechar los espacios para hacer un pícnic y otras actividades al aire libre.

La cantina continua con la vieja estetica de campo. 

 

 

Ver comentarios