Carmen Sevilla es española, pero recordada en Argentina por ser una de las actrices que acompaño al reconocido cantante, Sandro. Sin embargo, su carrera no solo se desarrolló en nuestro país, sino que llegó a ser una celebridad en muchos países latinoamericanos e incluso en Hollywood. Después de muchos años en el ámbito actoral, debió retirarse por su delicado estado de salud

A diferencia de otras artistas de su generación, pertenecía una familia de clase media alta de la localidad de Sevilla y llegó al mundo artístico por vocación más que por necesidad. Empezó su carrera en los medios como bailarina de cantantes reconocidos de los 60. A raíz de estas participaciones, los productores pudieron conocer su belleza. Con solamente 18 años protagonizó junto a Jorge Negrete su primer filme, "Jalisco canta en Sevilla". Luego, su carrera comenzó a crecer a pasos agigantados. 

Desde el primer momento Carmen fue reconocida por su belleza. 

En aquel momento, fue llamada "La novia de España" porque era considerada una mujer ideal, que entremezclaba la belleza clásica, la idea de pureza y castidad, pero también el talento y las capacidades para ser una buena esposa. Rápidamente, se volvió figura de respeto y llevo estas características a la publicidad y finalmente conquistó la televisión. Uno de sus proyectos más emblemáticos fue "Violetas Imperiales" en 1952.  

Carmen consiguió algo único que muy pocas artistas lograron. Con menos de 25 años, ya había traspasado las fronteras de su país. Su fama la llevó a ser protagonista de películas en Italia, México, Argentina y Hollywood. Gracias a su talento, gracia y la simpatía, conquisto a la audiencia de dichas regiones y alzó aún más su popularidad. 

Carmen Sevilla se consagró como actriz con menos de 25 años. 

En 1970, se instaló en Buenos Aires para grabar la película con Sandro. Meses después, estrenaron "Embrujo de amor" que fue un éxito rotundo porque eran dos personajes muy queridos. Además, el público destacó el fuego que generaba la pareja entre "La novia de España" con "El cantante de América", ya que ambos eran símbolos sexuales y populares de la época. 

Años más tardes, volvió a nuestro país para protagonizar la telenovela "La viuda blanca", junto a los reconocidos actores Alejandro Rodrigo y Gerardo Romano. Este programa también fue un gran acierto. También, fue una de las invitadas más importantes que tenía Alejandro Romay en el viejo canal 9. Cada una de sus presentaciones en la región, era un gran caudal de audiencia que hacía trepar el rating por las nubes. 

 

Por ese entonces, se hablaba de varios romances con distintas estrellas como Marlon Brando, Frank Sinatra y hasta el mismísimo Sandro, pero ella nunca confirmo estos amoríos. Tuvo dos matrimonios legales, el primero con el padre de su hijo, Augusto Algueró, y el segundo con el empresario Vicente Patuel, quien la obligó a retirarse de la profesión artística y la llevó a vivir al campo. Sin embargo, no duro mucho este arreglo de convivencia. 

Durante varias décadas fue una de las figuras más queridas en España y Argentina. A lo largo de su carrera profesional, su sonrisa cautivó a más de una generación y fue partícipe de más de 70 películas, grabó más de 16 discos musicales y condujo un centenar de programas. Su último trabajo en los medios fue en 2010. En ese momento se desarrollaba como presentadora de televisión, en un famoso ciclo español llamado "Cine de barrio". 

La despedida de Carmen fue un gran dolor en España. 

Aun superando los 80, la actriz seguía trabajando diariamente, sin embargo, en 2009 fue diagnosticada con un alzhéimer muy avanzado. De hecho, se vio obligada a dejar de conducir el programa, que tenía desde 2004, porque no podía recordar lo que tenía que decir en las emisiones. En ese momento, la familia y la diva, guardaron silencio y simplemente desaparecieron. Dos años después, el hijo de la cantante salió públicamente a confirmar el grave estado de salud de su madre. 

Desde hace un poco más de una década, la mujer se encuentra alejada de todo. Vive en una residencia para adultos mayores en Aravaca, España. Allí recibe cuidados especiales, ya que su vida está muy debilitada. Según trascendió, su única visita es su hijo, quien concurre a la institución todas las semanas.

 

Ver comentarios