El jueves fue un día muy triste por el terrible incendio que se produjo en el departamento del piso 7 de un edificio ubicado en la intersección de la Avenida Córdoba y Ecuador, Recoleta. El feroz fuego terminó con la vida de 5 personas que eran miembros de una misma familia y dejó unos 35 heridos. Actualmente, continúa habiendo víctimas internadas en distintos nosocomios de la Ciudad de Buenos Aires.

Hace pocas horas, la Oficina de Incendios y Explosiones de Bomberos de la Ciudad dio a conocer los resultados preliminares de las pericias realizadas en el hogar. En este documento se informó, que la principal hipótesis que manejan es que el incendio se habría originado por "la súbita reacción térmica de baterías de litio pertenecientes a un scooter monopatín eléctrico".

 

Tras el informe, la población en general le hizo foco en una problemática poco conocida, pero que cada vez está más vigente debido a que, en estos tiempos, la tecnología se ha convertido en una herramienta fundamental para la vida diaria. Los dispositivos cuentan con un elemento que, de no ser bien cuidado, puede generar graves consecuencias no solo a nivel material (quemadura del equipo o de otros objetos) sino también a nivel salud (estado físico) de un individuo. 

Las baterías de litio son una pieza relevante para el funcionamiento de muchos productos electrónico. Como bien se sabe, son las encargadas de cargar y darle vida duradera al aparato. Estas tienen la característica de ser compactas y livianas, esto es un punto crucial para entender su masivo uso en notebooks, cámaras, celulares, equipos de sonido y hasta los famosos monopatines que están de moda por su valor ecológico. 

Hoy en día, muchos de los artefactos que requieren carga tienen batería de litio. 

Para entender por qué este tipo de baterías pueden ser un gran peligro, hay que saber como es su funcionamiento interno. Estos elementos cuentan con dos electrodos separados por un electrolito. La transferencia de energía se da a partir del contacto de esta última parte mencionada y un cátodo de metal de litio, que es un disolvente orgánico. A pesar de que es un elemento utilizado en todo momento, poco se informa de que este fluido de iones es inflamable.

Si bien a nivel mundial no es una problemática recurrente, la realidad es que un mal desenlace por este material puede ser un hecho cuando no se realizan los cuidados necesarios. Es importante destacar que el contenido se encuentra bajo presión en el artefacto electrónico, por lo que si un fragmento de metal perfora el sitio que mantiene los componentes separados, el litio se expande como un humo en el exterior y luego se produce, en ocasiones, un incendio.  

 

Estas consecuencias no son solo un mero hecho físico, sino que también depende de factores externos. Por ejemplo, las altas temperaturas dentro de la casa puede desencadenar una suba de los valores de la batería y por ende puede suceder esta falla. Asimismo, guardar en un mismo sitio varios productos con este tipo de material, puede hacer un efecto cadena. El motivo de incendio más común es por una sobrecargar. Es normal dejar el celular, la tablet o la computadora cargando toda la noche, pero esto puede producir uno de estos peligrosos efectos. 

Para evitar inconvenientes, lo mejor es mantener una serie de cuidados, sobre todo dentro del hogar. Cuando una batería se hincha, la solución está en cambiarla y desechar ese producto en un sitio específico de reciclaje donde saben como maniobrar con el litio. Si tu electrodoméstico se nota demasiado caliente, lo recomendable es desenchufarlo. En el caso de los smartphones se especifica que para que no suceda esto, se utilice un buen cargador que sea oficial de la marca y no un genérico.

Muchos incendios se generan por una sobrecarga de la batería. 

Otro punto importante para mencionar acerca de esta problemática es que nunca hay que usar agua para apagar el fuego que se genera. En estos casos es fundamental la utilización de un extintor de dióxido de carbono o un matafuegos de clase B o C. Cabe destacar también que el litio tiene un gran efecto extensivo, por eso es muy valioso cuidar, primero que nada, la vida. Ante un incendio, llamar a bomberos y alejarse lo más posible del área afectada. 

La importancia de cargar bien los dispositivos con batería de litio

Daniel Barreco, doctor en física e investigador del Conicet remarcó ante la tragedia de Recoleta: “Lo que hemos tomado conciencia con este hecho lamentable es que todos tenemos algo que tiene una batería de litio. Y tiene una energía que si se libera de forma descontrolada genera problemas”.

Con una explicación bien técnica, Barreco apuntó, en diálogo con cronica.com.ar, que las baterías de litio tienen solventes orgánicos, que son inflamables, junto con otros elementos separados por láminas de aluminio en su interior.

En el caso de que esto se rompa o altere de alguna forma, el especialista en litio advirtió: “Se van a evaporar y se van a prender fuego con altas temperaturas. Ahí se produce un incendio. Es cuando se tiene una carga mal realizada”.

Si hay monopatín o una bicicleta eléctrica para cargar dentro de la casa, hay que evitar hacerlo en el living o el comedor y buscar una habitación que no tenga nada inflamable.  Uno me dijo en broma ‘¿Qué, la vamos a poner en el baño?’. Y sí, es mejor ahí, ¿Qué se puede quemar en un baño?”, apuntó el doctor en Física.
 

Los consejos a tener en cuenta

Por otra parte, mencionó el problema habitual que tienen muchas personas: “Pasa que la gente muchas veces comete un error, por querer cargar más rápido, y es el de utilizar un cargador que no es el adecuado. Porque le dan más corriente a la batería”.

A continuación aclaró que “puede pasar un accidente, o no, pero lo que seguramente ocurra es que se va a deteriorar más rápido la batería”. Del mismo modo, Barreco insistió en que cada batería “está construida para que funcione con determinada velocidad de carga, y determinada intensidad de corriente”.

También agregó otro punto a tener en cuenta que es que las baterías se pueden hinchar. “Lamentablemente, ahora los celulares vienen en carcaza y no se pueden ver, pero si uno nota que se hincha es que esa batería ya no sirve más. Es porque ya se evaporaron los solventes líquidos orgánicos que son inflamables”, agregó el especialista ante cronica.com.ar.

Luego describió que en el mundo “hay más celulares que personas” y que se deben sumar las computadoras, vehículos y las herramientas que tienen este tipo de baterías. “Hoy en día están en todos lados”, resumió, aunque aclaró inmediatamente que no hay que alarmarse ante un episodio trágico: “Si realmente hubiera tantos casos, lo veríamos todos los días”.

Las personas tienen conciencia y responsabilidad con los elementos cotidianos que son peligrosos, como una garrafa de gas”, ejemplificó el profesional y reiteró sobre los dispositivos: “Lo que tenemos que hacer es tener respeto y utilizarlos de forma adecuada. Si usted va a cargar un celular o una computadora, ubíquese lejos, no lo ponga sobre una superficie inflamable, como la madera, por si llega a pasar algo que no se incendie”. 

 

Por M.B.

Ver comentarios