El avance de la inflación sigue a pasos agigantados. Los números que arrojó el mes de julio indican que la misma fue de 7,4 % aunque algunos aumentaron de manera estrepitosa y otros de manera medida.

Entre las categorías con mayores aumentos figura la de ropa e indumentaria, que registró un aumento del 100% en los últimos doce meses (comparación con mismo mes de 2021). El impacto en el bolsillo de la gente se ve reflejado en los comercios.

 

Crónica realizó un relevamiento en el cual dialogó con protagonistas de este rubro para saber cuál es la situación que están atravesando. Camilo, dueño de un comercio ubicado en el barrio de Villa Crespo, explicó que "hay impuestos que no tienen que sacar porque eso va al consumo, si las PYMES no existen no hay empleo".

"Hoy estoy muy preocupado porque mi fábrica trabajaba 24 horas al día y hoy estamos en 12, tenía 40 empleados y hoy hay 10. No se está vendiendo y a la gente que trabaja en la noche le pago el sueldo, pero no sé hasta cuando será", sostuvo.

El vendedor (quien sostuvo que paga 250 mil pesos por mes de alquiler) agregó que "hay inflación sin consumo y no alcanza la plata". Y en ese sentido, continuó: "Tengo 78 años y no puedo tirar la toalla, la gente está con problemas, pero si no hay PYMES no hay empleados. Bajó bastante el laburo, a la gente le falta la plata y hay que entender que hay aumentos abusivos de las empresas y nos afectó a las PYMES, son los formadores de empresas y a la gente no le alcanza".

INDEC: números de julio

En el mes de julio el aumento de precios en el rubro "Prendas de vestir y calzado" fue de 8,5% y se ubicó por encima del nivel general, que llegó al 7,4%, el valor mensual más alto en los últimos 20 años. Además, es la primera vez en los últimos 30 años que el INDEC registró un aumento de tres dígitos en este sector de consumo en lo que refiere a la escala de un año corrido.

Con relación a esto, Camilo argumentó que "el INDEC mira en los shoppings y ven los números en ciertas provincias, pero si va a comercios de cielo abierto, puede haber otros precios. Hay gente que con la corrida que hubo comienza a remarcar y aprovechó la situación. Después de la caída de Martín Guzmán, el consumo nos cayó un 20% más o menos, en el caso nos ayuda la compra de los turistas brasileños, uruguayos y chilenos que por nuestros precios los favorece con el cambio, y esto nivela el consumo en el negocio".

 

Otro de los puntos claves es que según el lugar donde se compra es el precio que se abona, ya que por ejemplo en algunos shoppings los precios que se manejan es de un top a 24 mil pesos, mientras que en otras marcas menos tradicionales pueden ir de 7.000 a 13.000 pesos por la misma vestimenta en el mismo establecimiento.

En cuanto a los valores básicos que pueden encontrarse en comercios porteños son los siguientes: campera con peluche 15.000 pesos, calza de dama 1.990, remera térmica 4.390, campera 12.900, campera deportiva 9.990, remeras lisas 2.500, zapatillas 5.000, buzo para niño 3.990, boxer 2.100, jean 6.900, gorro de lana 1.500, campera de hombre (rompeviento) 13.000, campera chaleco 17.000, jean para chicos 3.990, jogger 1.500, zapatillas para trekking 14.000, campera de nieve 24.000, medias térmicas 1.400, entre otros.

Si bien este rubro de indumentaria subió el 100% durante un año, los otros sectores que le siguieron fueron “Restaurantes y hoteles”, con un alza del 90,6% y “Salud”, con 72,1%, “Equipamiento y mantenimiento del hogar” (70,7%), “Alimentos y bebidas no alcohólicas” (70,6%), “Recreación y cultura” (70%), “Educación” (64,6%), “Bienes y servicios varios” (64,8%), “Transporte” (63,9%), “Bebidas alcohólicas y tabaco” (61,2%), “Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” (50,3%) y “Comunicación” (35,5%).

Inflación: ¿Qué dicen los expertos?

En relación a este tema, el economista Martín Epstein, del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), sostuvo que "claramente el dato es terrible 7,4% en un mes, un dato que nos remite a 20 años atrás y hay que pensar en estos indicadores, pero miramos datos que parecen ser pormenorizados, si el interanual está en 71% que es un dato altísimo y nos encontramos con que prendas de vestir en el Gran Buenos Aires aumentaron en casi un 100% anual es muy fuerte".

"La disparada de precios está muy asociada con la inestabilidad política que giro en torno a la salida de Guzmán y como explotaron los dólares financieros en esos primeros días, y obviamente como ocurre siempre, hay una disparada fuerte del dólar que sirve de justificación para ampliar y seguir discutiendo ese margen de ganancia, pero luego cuando los dólares se estabilizan no hay un retroceso de precios que es lo que habitualmente pasa", agregó.

 

Epstein argumentó que "es difícil cuantificar cuál fue el peso que tuvo la crisis política respecto a la inestabilidad económica, recordemos que veníamos de una inflación de 5,3% en el mes en el cual todavía estaba Guzmán, con lo cual no es que veníamos en un piso inflacionario muy bajo y de repente todo salto por el aire por el conflicto político, pero naturalmente y esto lo vimos todos, la primera semana tras la salida de Guzmán mostró una subida muy fuerte de los tipos de cambio de los dólares y esto, automáticamente repercute en el aumento de precios de todos rubros, con listas remarcadas de un día para otro, con retención de producción para generar condiciones normales de precios".

"El propio ministro asumió que el dato de este mes iba a ser muy malo y que el dato de agosto seguiría el mismo sendero. Es muy difícil imaginar que va a pasar en setiembre y octubre, y lógicamente el gobierno está generándose condiciones para o por lo menos adelantando, que los datos del mes que viene va a ser malo, cosa que es esperable porque cuando llegás a un nivel inflacionario como el de este mes, el freno es difícil", finalizó.

 

POR G.A.

 

Ver comentarios