Salir a comer es considerado como un gustito que uno se puede dar de vez debido al alto presupuesto que supone ir a un local gastronómico. Muchas personas piensan dos veces antes de ir a un restaurante, mientras que otros eligen hacerse los vivos y hacen acciones que dejan mucho que desear. Este es el caso de un grupo que se compró de todo para almorzar y se fue sin pagar la cuenta que superaba los 20 mil pesos. A raíz de este evento, los dueños del lugar la denunciaron. 

Muchas veces se ha visto que los clientes se quejan de los servicios, pero actualmente, las plataformas como TripAdvisor, Google Maps y hasta las mismas redes sociales son una gran ayuda para los comerciantes gastronómicos. A través de ella no solo pueden publicitar sus negocios, sino que también les sirve para generar comunidad y dar a conocer distintas cuestiones de importancia. 

Recientemente, los propietarios del restaurante "La Manuela", ubicado en España, denunciaron a través de su cuenta oficial de Facebook que habían sido víctimas de una gran estafa, luego de que seis personas no pagaran la cuenta. El enojo y el lamento de los trabajadores fue tal que decidieron escrachar a los "malos" clientes y compartieron las imágenes de los hechos.

La polémica por el ticket

"Estamos en un mundo donde los que tenemos restaurantes estamos expuestos a las críticas a través de Tripadvisor o Google y creo que tenemos que aceptarlo", comienza diciendo la carta publicada y continua "Tenemos un negocio con más de 35 personas trabajando para que nos hagan estas cosas. Pedir muy bien de comer y esperar al despiste para irse".

El hecho sucedió durante el mediodía cuando había mucha gente en el restaurante. 

En el ticket que publicaron desde el lugar de comidas, se puede ver que consumieron arroz, quesos, pizza, ensalada, entre otras cosas. Además, bebieron mucho alcohol y hasta sumaron café como postre. El total del mismo fue de 165 euros, es decir, unos 22 mil pesos argentinos. Asimismo, subieron capturas del video donde se ven como escapan del sitio. 

Gracias a las cámaras de seguridad y la difusión por redes, pudieron identificar rápidamente a los responsables y consiguieron el teléfono de una de ellos. Laura, una de las mujeres que fue señalada como estafadora, “se hizo la loca” e incluso llegó a decirles que se habían equivocado de teléfono. Después de decirle que la iban a denunciar con la policía, la joven reconoció el hecho y contestó que les haría una transferencia

Finalmente, la historia termino bien y el restaurante recupero la paga. Pese a que el grupo pidió disculpas a los dueños del restaurante, la historia ya se había viralizado en distintas plataformas e incluso muchos usuarios enojados con los sucesos, difundieron la identidad de esas personas para que sientan vergüenza y no lo vuelvan a hacer. 

Ver comentarios