Seis amigos se juntaron a comer en un restaurante, pidieron los platos más caros y se fueron sin pagar. La realidad es que estas situaciones se dan más seguido de lo que uno piensa, pero la mayoría de las veces, estos “sinvergüenzas” logran su objetivo sin tener que pagar por las consecuencias.

En esta oportunidad, la historia fue diferente, ya que el dueño persiguió a los delincuentes hasta lograr que paguen lo que debían.

Arroz “prohibido”, gyoza de langostinos, croquetas de espinaca, una pizza de jamón y bebidas de piña colada y gin tonic; además del café de la sobremesa, fue el menú que ordenó el grupo instantes antes de que huir sin pagar una cuenta total de €165 (alrededor de 23.000 pesos). 

Sin embargo, los dueños no quisieron quedarse de brazos cruzados y contactaron a los protagonistas de esta historia, algo que sucede con poca frecuencia y que evidenció la sorpresa de todos.

 

 

 

El lugar se llama “La Manuela Cocina Copas” y sirve a sus clientes hace 10 años. El negocio está ubicado en el municipio gaditano de Chipiona, Andalucía (España), y es la segunda vez que sucede lo mismo. “Piden muy bien de comer y, luego, esperan el primer despiste para irse”, detalló el dueño a través de la cuenta de Facebook de su restaurante.

Este fue le caso mencionado anteriormente, la mesa 211, que no solo estaba conformada por adultos, sino que además había niños pequeños. Los comensales aprovecharon un descuido de los mozos para irse sin pagar la cuenta.

Por su puesto que jamás se imaginaron que los dueños del negocio actuarían como detectives para dar con ellos y cobrarles todo lo consumido. 

“Hola, Laura, somos de La Manuela. Tenemos que hablar con usted. Sabemos por las cámaras quién es. Es simple, nos llamás, hablamos y lo solucionamos”, escribieron desde el restaurante a una de las implicadas, a través de WhatsApp.

Pero la ex clienta, en un primer momento, se hizo la desentendida. “¿Disculpa? No sé nada de eso. A lo mejor te dieron el celular mal”, respondió. Los dueños insistieron a través de llamadas y enviándole la factura al número en cuestión, pero la mujer identificada como Laura lo ignoró.

“No te preocupes. Si querés, lo hacemos mal o lo hacemos bien. Te fuiste sin pagar”, insistieron desde el negocio. Pero la mujer prosiguió con su confusión: “No te atiendo porque no sé de qué me hablas”.

Pero la paciencia tiene su límite y fue ahí cuando llegó la amenaza formal de los dueños del negocio: “Te fuiste sin pagar y te voy a denunciar, ya que tengo tu número de celular y las imágenes de cómo entrás y salís de La Manuela. ¿Lo entendés así?”. Automáticamente, la exclienta se ofreció a pagar la factura: “¿A dónde hago bizum (un método de pago similar digital) ¿A este celular?”.

 

 

 

Al final los buenos siempre triunfan

Finalmente, el local recuperó el dinero que perdió cuando el grupo huyó sin pagar la cuenta. Además, a pesar de la insistencia de los usuarios de la red social en que revelaran la identidad de los implicados, los dueños decidieron no escracharlos: “No publicamos el teléfono ni las imágenes del grupo. Esto último, por respeto a los niños que acompañaban a los sinvergüenzas”.

Y explicaron: “Estamos en un mundo en el que, los que tenemos restaurantes o negocios, estamos expuestos a las críticas a través de distintas plataformas, como Tripadvisor o Google. Y tenemos que aceptarlo, pero también el cliente se expone a esto y no deben salir ilesos”. “Contamos en nuestro negocio con más de 35 trabajadores como para que nos hagan estas cosas”, concluyeron.

Ver comentarios