Belén vive en Australiajunto a su mamá desde fines de diciembre, pero al irse tuvo que dejar a alguien que forma parte de su familia, su perro Baco. Es que para poder trasladarlo debía cumplir una serie de requisitos y papeleo que finalmente consiguió, luego de pagar una suma de 10 mil dólares. Por ello, volvió al país y ahora la familia con la que lo dejó, una muy amiga de la madre, no se lo quiso devolver.

"No me contestan. El pibe me bloqueó diciendo que le hacen mal mis agresiones cuando yo ni siquiera lo insulté", contó la dueña mientras en la vivienda en la que estaba su mascota apagaron las luces y cerraron las ventanas.

"Me fui a Australia el 23 de diciembre y volví esta semana. El 4 de abril volví para rescatar a mi perro. Me bloquearon de WhatsApp, cierran las puertas, apagan las luces. No aparecen, no atienden los llamados, no quieren dar la cara ni devolver a mi perro. Ellos se ofrecieron a cuidarlo, nosotros no se lo pedimos", señaló en diálogo con el móvil de Crónica HD.

La mujer, amiga de su mamá, es una reconocida pediatra y les habría dicho que no se lo devuelven porque ya se encariñaron con el animal. "Dicen que se encariñaron y que como este pibe ya había perdido un perro me dijeron que no podía soportar otra pérdida. Me ofrecí a regalarle otro perrito pero no aceptaron. Esto es una estafa moral y un abuso de confianza. Baco tiene 7 años, y lo dejé acá mientras yo pudiera arreglar los papeles y juntar el dinero porque es carísimo llevármelo. Hay temas burocráticos que no puedo pasar por arriba. No me voy a mover de Argentina hasta que no recupere a mi perro", aseguró.

Agredieron a su mamá cuando intentó rescatar al perro

La madre de Belén volvió antes al país para poder llevarse a su mascota, pero sufrió una inesperada escena de violencia. "Creo que no están en sus cabales. No hay otra explicación para lo que están haciendo, es un capricho. No sé qué les pasa por la cabeza", agregó la "abuela" de Baco.

"Mi mamá vino hasta acá el 20 de marzo junto con mi mejor amigo para que nos lo devuelvan, no vino con intenciones de otra cosa más que de hablar. Lo encontró de casualidad porque lo habían sacado a dar una vuelta. Lo vio, lo abrazó. La mujer salió desquiciada a llevarse el perro, lo agarró y empujó a mi mamá al piso y metió a mi perro a rastras", relató la joven.

Ya intentaron recuperarlo ayer, incluso con ayuda de los vecinos pero no obtuvieron resultados. "Ayer armé un escándalo acá. Me paré en esta puerta gritándole que me devuelva a mi perro. La gente también le gritaba. Acá estoy. Si me tengo que cruzar todo el mundo por mi perro lo voy a hacer, es parte de mi familia", sentenció la chica.