Enrique Iglesias volvió a protagonizar un escandaloso episodio en un concierto que dio en Amsterdam.  

En esta oportunidad, el artista volvió a manosear a una mujer, como lo había hecho meses atrás en un show en Ucrania.

Enrique besó a su fanática y, al abrazarla, le tocó la cola, ante la atenta mirada de todos los espectadores.