@perez_daro

Lali Espósito volvió a demostrar que está en lo más alto de la música nacional con la primera de sus dos funciones en el Luna Park en un concierto emocionante, ante más de 8.000 almas deseosas de bailar al ritmo de los temas de la jurado de "La Voz Argentina".

"Al gran pop argentino, salud" fue un disco compilatorio de varias bandas y artistas nacionales de principios de los 2000, entre los que se encontraban Babasonicos, Miranda!, y hasta Gustavo Cerati. El nombre y la compilación fue una forma de rebelarse ante los que consideraban al pop como algo malo, incluso un insulto. En otros aspectos, Lali con este recital vuelve a levantar la bandera del pop como lo que es, apócope de popular. Porque la nacida en Parque Patricios es popular por audiencia, pero también por frecuencia.

Pasadas las 21.15 del 23 de junio, desde el cielo lunar bajó Lali, en una tarima (con su dispositivo de seguridad, claro), cantando Eclipse, obviamente. Los y las fans, que dejarían el recinto dos horas más tarde con sus gargantas hinchadas de tanto cantar y gritar, comenzaron con sus alaridos para festejar a su diosa desde el minuto uno. "Están locos. No se escucha nada de lo mucho que gritan", dijo entre sorprendida y emocionada la artista.

Lali Espósito la rompió en su primer show en el Luna Park.
Lali Espósito la rompió en su primer show en el Luna Park.

Días antes, Lali había dicho que estos serían los shows de su vida. Y no exageraba. Era su regreso a los escenarios en concierto propio, jugando de local, en un lugar mítico y tras el engrandecimiento de su figura como diva pop post pandemia. 

En todo sentido se la ve más madura y por tanto más libre a la hora de cantar y de la elección de qué cantar. Toda una declaración de principios que es muy importante al ver la cantidad de niñas, preadolescentes y adolescentes que coparon el campo y las plateas del estadio en su primera noche. De más está decir que, seguramente, la segunda noche será igual de emocionante.

"¿Acaso están listos para el mejor show de sus fucking vidas?"

Entre los primeros temas, la actriz hizo gala de sus hits recorriendo su carrera. Desde aquel "Asesina" que abría su álbum debut, hasta "Tu novia" y "Somos amantes" de "Brava", Lali puso a todos a saltar al ritmo de sus temas y sus coreografías que están a la altura de cualquier banda de K-Pop. Más de una decena de bailarines acompañaron con fuerza lo que Lali gritaba con todo su cuerpo.

Con una banda musical muy percusiva (batería y set percusión grande), demostró que para el vivo, Lali es más que melodía. Lali es energía y solidez, como si necesitara seguir demostrando que es una consagrada pero que sigue a 100 sin importar el qué dirán.

"La pregunta es simple: ¿Acaso están listos para el mejor show de sus fucking vidas?", planteó entre los primeros temas, anticipando todo lo que vendría después.

Un homenaje a Cher con discurso de empoderamiento pop muy a tono con el show -porque la diversión es libertad-, varios cambios de look, que iban del vestido de gala hasta sensuales catsuit o prendas más juveniles, eran también parte esencial del show y el público lo hacía saber al halagarla con cada nuevo outfit con el que se presentaba.

Así pasó "Diva" en tono soul con mucho groove, levantando el tempo para "Hiseria", con aires disco, y usando la misma base se acercaba el clásico "Irresistible".

Una diva que se podía presentir a kilómetros a través de la vibración del suelo de lo que sonaba en el Luna. Vale reconocer que Lali casi no tiene voces grabadas, como muchos otros artistas de su generación, y cuando, por alguna coreografía o cambio debe dejar de cantar, sus tres coristas hacen un buen trabajo entendiendo sus cortes y sostienen la canción.

Un momento emotivo se vivió con "Ego", un clásico para su público, que incluso siguió coreando el estribillo cuando había terminando. En su costado mas latino/urbano, demostrando su versatilidad y dinamismo en el vivo, cantó "Lo que tengo yo", "Ladrón", "Como así" y "Una na".

Tuvo como únicos invitados musicales a sus compañeros de "La Voz Argentina", Mau y Ricky, con quienes cantó "No puedo olvidarte" y "Sin querer queriendo". 

"Este es un tema para celebrar la vida", dijo sosteniendo la bandera LGBTIQ+, al presentar "Caliente". Pero luego todo viró a donde Lali se siente más cómoda. En los temas finales del "Disciplina Tour" obviamente llegó "Disciplina", con coreografía especial y con ese ritmo llegó "Mil años luz", donde la diva pide "Es la hora de soltar tus miedos, es la hora de volar". A partir de ese momento, todo cambia.

Con una barra sobre el escenario, el show se transformó en una discoteca a puro techno, Aparecieron varias amigas de Lali, como Mery Del Cerro, Cande Vetrano, y Manu Viale, con quienes compartió varios shots, mientras el tempo de la música iba creciendo cada vez más. En ese clima siguió "Único", "A bailar" con versión renovada.

Un show imponente de Lali Espósito ante 8.000 personas.
Un show imponente de Lali Espósito ante 8.000 personas.

Llegó el estreno de "N5", su más reciente single, que incluyó, al igual que el videoclip, un beso con una de sus bailarinas, lo que provocó el delirio de todo el estadio.

De plato fuerte, -como si faltara alguno- entró el grupo malevo con sus bombos y boleadoras para el malambo pop de "Como tú". El final fue a pura emoción con "Laligera" y "Boomerang", coronando una noche soñada para Espósito que seguramente cumplió con sus propias expectativas de hacer el show más importante de su vida. Y de ahora en más, agárrense porque Lali parece no tener techo.

Por D.P