Mónica Arana, la mujer de 60 años que fue asesinada el lunes a balazos por los integrantes de una banda de falsos policías, era proteccionista de animales. Sus amigos la despidieron, con dolor, en las diversas redes sociales, a la vez que reclamaron justicia y que el caso no quede en la impunidad.

El crimen, que fue adelantado por cronica.com.ar y que originó gran consternación, ocurrió a raíz de un intento de entradera en una estancia ubicada en la localidad bonaerense de General Rodríguez.

La víctima, que era muy querida en la zona, se encargaba de rescatar y cuidar a animales que habían sido abandonados o que se hallaban en situación de riesgo.

Como consecuencia de este motivo, ahora sus allegados comenzaron una campaña destinada a derivar a los perros que la mujer protegía en su estancia, situada en el cruce de Brasilia y la Ruta Provincial 24, con el objetivo de que no permanezcan desamparados. Además la gente pidió que el asesinato no quede impune.

Varios años atrás, Mónica vivía en la localidad bonaerense de Olivos, pero decidió mudarse a General Rodríguez, porque su intención era tener un lugar más amplio para poder albergar a los animales a los que se ocupaba de cuidar.

La mujer estaba considerada como una referente en su tarea y muchas personas se solidarizaron inmediatamente con su familia, al conocer la noticia del crimen.

Así fueron los hechos

Tal como publicó cronica.com.ar, el hecho se produjo a las 12.30 del lunes, cuando delincuentes trataron de realizar una entradera en la estancia en la que residía la víctima. Empleados del lugar dijeron que cuatro hombres arribaron al predio, en un vehículo Ford, y que uno de ellos bajó de la unidad con la excusa de pedir agua.

En forma inmediata, los otros tres individuos descendieron del rodado y aseguraron que habían concurrido al terreno para efectuar un allanamiento, debido a que eran efectivos policiales. Con rapidez, los asaltantes dieron a conocer sus verdaderas intenciones y amenazaron con fines de robo a las distintas personas que se encontraban en la estancia.

Para impedir el asalto, Arana se apoderó de una escopeta y resolvió enfrentarse a disparos con el asaltante que había solicitado agua. La mujer fue entonces alcanzada por un impacto de bala, oportunidad que los delincuentes aprovecharon para escapar en el Ford y en otros dos vehículos que estaban de apoyo (un Fiat Cronos negro y un Fiat Palio blanco). Hasta el momento, se presume que eran en total siete ladrones.

Al revisar el cadáver de la mujer, los peritos de la Delegación Moreno - General Rodríguez de la Policía Científica determinaron que Arana falleció al ser alcanzada por un certero proyectil en el estómago y que los delincuentes empuñaban pistolas nueve milímetros.

Mientras tanto, un sujeto de 32 años murió luego en el Hospital Mariano y Luciano de la Vega, en Moreno, y se cree que era uno de los miembros de la banda, quien habría sido herido por Arana en el enfrentamiento. Este presunto maleante presentaba un disparo en el tórax y habría sido abandonado por sus cómplices en ese centro asistencial.

Intervinieron en la causa, que fue caratulada “Homicidio en ocasión de robo”, la doctora Alejandra Silvana Rodríguez, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 9, y el Juzgado de Garantías N° 1, pertenecientes a los tribunales de Moreno - General Rodríguez. 

Por F.V.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios