Luego de la victoria de  Boca ante Tigre por el campeonato local, el delantero Sebastián Villa, quien fue titular en el partido, tiene más pruebas en su contra en la causa a cargo de la UFI N°3 de Esteban Echeverría que lo investiga por abuso sexual de una joven.

La denunciante enfrentó una pericia psiquiátrica donde se reveló que “presenta indicadores de abuso sexual durante el relato de los hechos” con “angustia” y un “trastorno de estrés post-traumático”. Para los peritos, la mujer no miente en su relato, ya que en su testimonio no se advierten indicadores de fabulación o mendacidad”.

En el documento de cinco páginas, que llegó hoy a manos de las fiscales, los peritos médicos del Ministerio Público Fiscal evaluaron las respuestas de la mujer y realizaron un informe de sus rasgos psíquicos:

“Persona de sexo femenino, aspecto aseada, prolija, vestida acorde a la época del año, actitud psíquica activa, serena sin respuestas impulsivas, hipobúlica, estado afectivo angustiada, llanto espontáneo, ansiedad manifestada por un aumento del apetito, se observa una anestesia emocional donde se siente extraña”, explican los especialistas.

UFI N° 3 del Polo Judicial de Esteban Echeverría, donde se tramita la causa contra el delantero colombiano.

La denunciante tuvo que contar una vez más lo que vivió el 26 de junio del año pasado. Volvió a explicar que el futbolista colombiano primero la golpeó y luego la abusó sexualmente.

La psiquiatra escribió en el informe: “En la entrevista se observa que la situación vivida fue experimentada como una desilusión y donde experimentó temor a perder su vida. Durante el relato se observa una relación asimétrica de seducción-control".

Además, agregó: "Quedó atrapada en una creencia de enamoramiento, admiración y sobrevaloración, dándole el control de la relación a su agresor.

Las conclusiones de la pericia

  • Presenta indicadores de abuso sexual, durante el relato de los hechos se angustia, presenta un Trastorno de Estrés postraumático, con expresión retardada, trastornos del sueño y del apetito, miedo y aislamiento social.
  • El grado de madurez psico-biológica sexual está acorde a su edad y sexo.
  • No presenta ninguna disfunción en su esfera psicosexual.
  • Presenta un Trastorno de Estrés postraumático.
  • Los hechos no alcanzaron a corromper el normal desarrollo sexual esperado para la edad biológica y mental de la víctima.
  • Del relato de la víctima no se advierten indicadores de fabulación o mendacidad.
  • No presenta ideación delirante.
  • No padece ninguna enfermedad o trastorno mental que implique alguna perturbación en el grado de conciencia o afectación de la autocrítica y heterocrítica, no resulta peligrosa para sí o para terceros en forma inminente.
  • Se recomienda realizar tratamiento psicológico y psiquiátrico, evaluación por asistencia a la víctima y psicodiagnóstico.