Tal y como lo había publicado crónica.com.ar unas semanas atrás, finalmente el kilo de pan ya se vende a 400 pesos y la pregunta que se hace más de un consumidor es si este precio se estacionará un tiempo en esta cantidad o si llegarán otros incrementos más adelante.

Con el valor consumado, la opinión de los vendedores es clave para saber a cuánto se consiguen las principales de pan, facturas u otros productos alimenticios para acompañar la mesa de todos los días.

 

 

Leonardo es dueño de una panadería ubicada en la zona de Once, y ante la requisitoria de Crónica HD sobre el alza de los precios, el comerciante sostuvo que "todas las semanas aumenta y siempre me viene la lista nueva, con lo cual a la gente le cuesta pagarlo y si bien, en mi caso trato de no elevar los precios, termino haciéndolo porque tengo que solventar los gastos".

El vendedor agregó que "me estoy manejando con harina subsidiada, la cual pago más barata y el Gobierno la termina dando a 1.500 pesos más IVA, es decir, que absorbe un importante porcentaje, si no la bolsa me estaría saliendo 2.500 pesos. En cuanto a la misma, es de buena calidad".

Aumento del pan: algunos precios

Entre los precios que se pudieron encontrar en este comercio figuran los siguientes: kilo de pan, 400 pesos, docena de medialunas 660, docena de facturas surtidas 800, libritos 70 pesos cada uno, cremona, 290 pesos, pan saborizado, 220 pesos el cuarto, grisines 80 pesos 100 gramos, alfajor de maicena 200 pesos, postre Balcarce 550 pesos el cuarto, Sopa Suiza 550 pesos el cuarto, arrollado de coco 530 pesos el cuarto y el budín inglés 480 pesos el cuarto.

Lo cierto, es que en plena crisis, Leonardo relató la dura realidad que le toca ver en su comercio: "hace rato que la gente compra por unidad, de hecho, el otro día vino una persona tenía 16 pesos y me compró una figacita, la gente ya no puede y te lleva por unidad. Además, acá vienen unas 100 personas por día a pedir algo y siempre algo le damos".

 

Teniendo en cuenta que la inflación en CABA será del 7,7 en el mes de julio, se le consultó a Leonardo para saber cómo sigue adelante, a lo que el comerciante sostuvo que "la verdad los precios los aguanto hasta que me quedo sin stock, de hecho, el fiambre aumenta seguido y se me complica para vender los sandwiches y por eso si bien se vende, hay productos que vendo menos que antes como las masas o los propios sandwiches, y la gente lleva un cuarto o medo kilo en vez del kilo que llevaba antes".

El asunto es que la bolsa de harina (que antes era de 40 o 50 kilos y ahora es de 25) sigue en franco ascenso, al igual que la mermelada para las facturas, la grasa, margarina y los servicios públicos como el gas, luz y agua.

Opinión de la Cámara

Como si esto fuera poco, un nuevo aumento podría llegar a desembarcar en las góndolas de las panaderías, aunque el mismo no está confirmado, y ante esto, el presidente de la Federación de la Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires, Raúl Santoandre, le dijo a Crónica.com.ar que "estamos con alguna expectativa porque el pago del fideicomiso a los Molinos se encuentra atrasado, y va a ir desacelerando la entrega de harina de forma importante, además estamos a la espera de lo que pase con el aumento de los servicios, sobre todo del agua, ya que si esto se produce, nosotros no estamos ajenos a este tema".

Si bien no hay un porcentaje concreto de la baja en la venta del pan en lo que va del año, el funcionario detalló que "es notable la caída de venta que hay en las panaderías, de hecho, muchos ya no compran por kilo, sino por menores valores de peso".

 

 

Finalmente, y consultado por su sector en particular, Santoandre sostuvo que "desde que se produjeron los cambios en el Ministerio de Economía, estamos aguardando una reunión con la Secretaría de Comercio para saber qué pasará con los precios".

 

Ver comentarios