Analistas económicos del sector privado proyectan que la inflación de julio estará cerca del 5%, contemplando una suba de precios en los alimentos y el alza en el costo de los servicios regulados, como las tarifas de agua y electricidad, además de un nuevo tramo de aumento en las cuotas de las prepagas.

Por su parte, la consultora Analytica estima una inflación de 5,4% para este mes de junio, con una leve suba respecto a mayo, por la tracción del ajuste en las tarifas de servicios públicos y, en segundo lugar, por el encarecimiento de alimentos con estacionalidad, como verduras.

Julio es un mes muy relevante porque, sin el impacto de la electricidad y el gas, la suba de precios va a estar más en línea con lo que sucede con la inflación núcleo, perforando después de cuatro meses el 5% hasta ubicarse cerca del 4,6%, estimó Claudio Caprarulo, director de la consultora, en diálogo con Infobae.com.

Una previsión similar tiene la consultora EcoGo, con un 4,7% para julio. “Lo que puede impactar un poco más el próximo mes son los productos y servicios estacionales por las vacaciones de invierno. Este mes y el próximo la inflación seguirá en torno al 5%, sin bajas previstas por ahora, destacó Sebastián Menescaldi, director de la consultora.

Servicios con aumentos confirmados

En julio se concretará el tercer tramo del aumento que se autorizó a las empresas de medicina prepaga. Las cuotas se incrementarán un 4% durante, luego de las subas de 8% de mayo y de 10% de junio. Estas actualizaciones se sumarán a las que ya se dieron en los primeros meses del año, con un acumulado de 43% desde el inicio del 2022.

En lo que respecta a la tarifa del agua, la Secretaría de Obras Públicas oficializó que AySA aplicará este año un ajuste del 32%, en dos tramos. El primer aumento será del 20% en julio y luego habrá un 10% acumulativo en octubre. La actualización se encuentra en línea con la propuesta formal que presentó la empresa durante la última audiencia pública que se realizó en mayo último.

Un 10% de los usuarios de servicios de gas y electricidad pasará a tener tarifa plena (Archivo/Télam).

Por otra parte, en julio se dará la segunda actualización anual desde que se sancionó la Ley de AlquileresMientras en el Congreso continua el debate por su modificación, los contratos que se firmaron en julio de 2020, cuando se reglamentó la norma, tendrán el próximo mes un nuevo ajuste.

Por ejemplo, para un contrato que en julio de 2021 tenía un valor mensual de $30.000 con la actualización anual pasará a ser a partir de julio de 2022 de $44.468, un incremento de 48,23%. El actual Índice para Contratos de Locación (ICL) tiene en cuenta en partes iguales las variaciones mensuales del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y de la Remuneración Imponible Promedio de Los Trabajadores Estables (RIPTE). El ICL es publicado diariamente por el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

En otro orden, hace una semana el Gobierno oficializó a través de un decreto la quita de subsidios mediante una segmentación tarifaria que prevé que un 10% de los usuarios de servicios de gas y electricidad pasarán a tener tarifa plena. Según el texto oficial será con vigencia a partir de junio, retroactiva, y quienes quieran seguir recibiendo los subsidios deberán inscribirse en un registro.

De confirmarse las estimaciones de las consultoras económicas privadas, la tasa anual de inflación de julio se acelerará a un rango próximo al 66%, estableciéndose como la más alta de los últimos 30 años.

Ver comentarios